La Selección Nacional U17 masculina recuperó la sonrisa este viernes, por la quinta jornada del Mundial de Málaga. En su estreno en la etapa de Reclasificación, superó a un competitivo Japón, subcampeón asiático, por 80-66 y cosechó su segunda victoria en el certamen. Tras un comienzo ansioso y algo descuidado, Argentina impuso su jerarquía, pudo atacar la pintura y generar buenos tiros. Agresividad en ataque, circulación de balón y alta efectividad de tres puntos: 15/41 en triples, 21 asistencias en 29 canastas. Drazen Sinigoj fue el más destacado, autor de 20 puntos y seis conversiones de larga distancia. Gran tarea de Máximo Lomello sobre el MVP del último campeonato asiático. El sábado volverán a la acción ante el ganador de Canadá vs Líbano.

El partido comenzó adverso para Argentina, que tardó casi cuatro minutos en anotar su primer gol de campo. Algunos errores defensivos y un Japón que no perdonó, pusieron a los chicos rápidamente en desventaja. Para entonces, el tiro de tres puntos era la única carta anotadora del equipo, que se mantuvo en juego gracias a un gran ingreso de Drazen Sinigoj, autor de 12 puntos con 4/4 de larga distancia. Japón, que anotaba con facilidad, cerró el primer cuarto al frente por 27-19, los puntos del elenco nacional fueron producto de seis triples y un libre, Argentina intentó 12 tiros de tres y apenas tres de dos.

Pero en el segundo cuarto la cara fue otra. Los chicos sumaron intensidad a la defensa y salieron más agresivos en ataque, dispuestos a entrar en el juego de contacto y a castigar la pintura del rival. Rápidamente metieron un parcial de 10-0 que les permitió tomar el comando. La puntería de tres puntos se mantuvo porque la defensa se cerraba ante las penetraciones y los tiros eran más cómodos. Bocca y Sinigoj siguieron castigando para un equipo que dominó el segundo parcial por 23-10 y se marchó al entretiempo arriba por 42-37.

Para entonces, Drazen Sinigoj era el goleador con 15 puntos, seguido Juan Bocca, autor de 9 unidades. Ambos se combinaban para lanzar 8/12 en triples. Como equipo, el elenco nacional acumulaba 10/22 de larga distancia y 4/13 en dobles.

A la vuelta de los vestuarios, Argentina confirmó y repitió todo lo bueno que había hecho en el parcial anterior. Fue físico en defensa, atacó la pintura y aprovechó la mano caliente de sus jugadores para meter un parcial de 20-17 y escaparse por 62-54. Un buen pasaje de Respaud más la puntería de Bocca, Giovannetti y Sinigoj, permitieron ampliar la ventaja incluso cuando el rival levantó en el costado ofensivo.

En el último cuarto, Argentina terminó de sentenciar el partido. El juego ofensivo siguió siendo agresivo e inteligente, atacando la pintura y seleccionando buenos tiros. Además, el trabajo defensivo ganó en solidez y gran la tarea de Máximo Lomello sobre Yuto Kawashima provocó desgaste en la máxima figura del elenco asiático. Con intensidad y contragolpe, los chicos agrandaron la ventaja y sentenciaron la victoria por 80-66.

Tres jugadores finalizaron en doble dígito, liderados por la gran actuación de Drazen Sinigoj, autor de 20 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias y 6/12 en triples. Bocca lo acompañó con 16 y 4/9 de tercera dimensión. Juan Respaud sumó 13, con 5 tableros y 5 asistencias. Como equipo, el elenco nacional lanzó 15/41 de tres puntos, para un 36% de efectividad. Además, repartió 21 asistencias en 29 canastas, un rubro en el que no venía luciendo.

Gran victoria de Argentina sobre un rival competitivo, para recuperar la sonrisa y empezar con el pie derecho su recorrido por la Reclasificación hacia el 9no puesto. La actividad continuará este sábado con rival y horario a confirmar. Los chicos enfrentarán al ganador de Canadá vs Líbano en la siguiente etapa. De ganar, llegarán a la final por el 9no puesto de este domingo, caso contrario, jugarán por la 11na colocación.

Nota: Raúl Ruscitti | Prensa CAB

Artículo anteriorIsrael Gutiérrez: “Tenemos ganas de volver a jugar un mundial”
Artículo siguienteArgentino confirmó la contratación de Joaquín Ríos