Crédito: Lucas Curra

En su segundo partido de los Panamericanos, el seleccionado nacional derrotó al equipo del Che García 102-97 en tiempo suplementario. Mañana cerrará la fase de grupos contra México desde las 15:30.

A diferencia de ayer contra Uruguay, el cuarto inicial fue muy parejo y Argentina no se sintió cómodo. Si bien comenzó a dominar cuando promediaba el chico, República Dominicana nunca permitió que la albiceleste se aleje en el electrónico, para terminar Argentina 21-18 arriba.

De cara a los segundos diez minutos, Dominicana mejoró su defensa y estableció un parcial 10-1 a causa de varias pérdidas de los de Hernández, obligando al coach argentino a solicitar tiempo muerto. Desde ese momento, la Selección cambió su cara: dos dobles consecutivos de Deck acercaron a la albiceleste, hasta que Solano encestó un triple y los caribeños volvieron a tomar una distancia de cinco, aunque Laprovíttola respondió con la misma moneda. Presionando en toda la cancha y con una zona 2-3, que permitieron transiciones rápidas en la ofensiva, Argentina se volvió a poner al frente 39-35, y desde allí se devolvieron punto por punto hasta el final del período, el cual culminó 43-37.

Luego de las charlas en vestuarios, dos ofensivas consecutivas desarrolladas de forma perfecta por la combinación Scola-Garino establecieron un parcial de 5-0, a través del cual la Selección alcanzó la máxima de 11, instante en el cual el elenco de Oveja Hernández volvió a tomar las riendas del encuentro hasta el final del cuarto, aunque como es costumbre en los equipos del Che García, Dominicana lo complicó con varias ofensivas caracterizadas por mucha rotación de balón y algunos lanzamientos desde la tercera dimensión. 66-55 a favor de Argentina fue el resultado de cara a los diez finales.

En el último período, todo lo construído se derrumbó y se vio una albiceleste desconocida y sorprendida por su rival. Con un parcial 15-0 en los primeros cinco minutos, el combinado de Centroamérica borró al plantel sudamericano del Dibós a base de excelentes defensas, un enorme De León (3/5 en triples) y una alta efectividad en los tiros de campo. El conjunto de Hernández no pudo responder y en 6:30 de juego sólo había convertido dos dobles, pero si algo le sobra a este equipo, es el Alma.

Siempre el cierre estuvo en manos de los conducidos por el «Che» García, pero Argentina no dio el partido por perdido y llegó a los últimos 13 segundos abajo por tres (87-84): Salida de fondo propio; Facundo Campazzo penetró por la derecha, tocando la bola hacia la izquierda para encontrarlo abierto y solo a Luca Vildoza, quien clavó una bomba impresionante desde los 6,75 m. Así fue 87 iguales y fueron a tiempo extra.

Y allí, Argentina no le dejó muchas oportunidades a Dominicana. Si bien siempre se mantuvieron cerca, la conducción de Campazzo, un inmenso Deck (que culminó con 24), y un triple desde ocho metros de Nico Brussino cuando apremiaba el reloj de posesión y restaba un minuto de juego, terminaron por sentenciar la historia en un partido que se vivió con muchos nervios. 102-97, y clasificación asegurada a las semifinales del sábado.

Síntesis:

República Dominicana (97): Solano (12), Rojas (8), Suero (14), Vargas (19) y Montero (12) –FI-; Peña (8), De León (21), Santos (3), Francis, Figueroa, Townes y Martínez. DT: Néstor García.

Argentina (102): Campazzo (17), Vildoza (12), Garino (8), Scola (5), Delía (8) –FI-; Laprovittola (9), Brussino (11), Deck (24), Caffaro (5) y Gallizzi (3). No ingresaron Fjellerup ni Redivo. DT: Sergio Hernández.

Parciales: 18-21; 19-22 (37-43); 18-23 (55-66); 32-21 (87-87); 10-15 (97-102).

Nota: ucuweb

Foto: Lucas Curra