Las malas noticias no paran de llegar para los Warriors: tras un muy mal arranque con dos derrotas consecutivas, el equipo de Steve Kerr volvió a caer ante Phoenix, por 121 a 110 tras un primer tiempo de terror. Pero esto no termina ahí. Además del récord 1-3 con el que quedó Golden State, sufrió la lesión de su máxima figura, ya que Stephen Curry fue aplastado por Aaron Baynes y se fracturó la mano izquierda. Se esperan estudios para conocer la gravedad de la lesión y el tiempo de recuperación.

Mirá la desafortunada acción

La lesión se suma a la rotura de ligamentos de la cual se está recuperando Klay Thompson, y que no le permitirá volver a la acción hasta la próxima temporada. Todas negativas para los Warriors.

Artículo anteriorLuciano González: «Lo más importante es volver con la tranquilidad de definir de local»
Artículo siguienteEl amor por el básquet le salvó la vida