Luciano González, base de Instituto de Córdoba, habló en UCU Radio sobre su incorporación a «La Gloria». Además se refirió a su salida de Quimsa. Reviví la nota completa:



«Estoy contento, se dio todo muy rápido y me estoy adaptando al equipo, y estoy entendiendo la idea del entrenador, que es muy clara. Estoy motivado. Por suerte pudimos arrancar ganando en condición de local«.

«Ya venía en un proceso analizando algunas situaciones que no me hacían sentir bien. Puse como plazo mental el Súper 20, más allá del resultado y cuando terminó nuestra participación hablé con Diego Lo Grippo, y le dije que es algo más personal, mental que deportiva. Es la primera vez que me toca dejar a un equipo en mitad de temporada«. 



«Sentía que iba a ser riesgoso quedarme en un equipo donde no estaba cómodo y sentí que lo mejor era dar un paso al costado, arriesgándome de estar un tiempo sin jugar hasta la fecha que fuera necesario, porque necesitaba aflojar un poco mentalmente. Era difícil dejar un equipo como Quimsa«. 

«He pasado momentos difíciles en mi carrera y no quería seguir transitando eso porque me afecta mentalmente y me saca de foco. Habían varios puntos, me costó y fue una de las decisiones más difíciles de mi carrera, pero me hizo muy bien«. 

«Los días se me hacían larguísimos, me costaba entrenar. Sentía situaciones que no eran normales. Hablaba menos de lo normal. Antes de tomar la decisión, lo hablé con mi familia para tener una opinión de ellos y ver cómo me veían y me sirvió mucho. No era el de siempre y no me quería quedar con esa sensación«. 



«Estuve cerca de arrancar la pretemporada con Instituto y no se dio mi llegada, ahí apareció Quimsa y le dí para adelante. Por suerte después hubo interés de Instituto, lo cual me reconfortó muchísimo. Necesitaba estar en un club en el que me sentía cómodoNecesitaba descomprimir y volver al eje».

«El hecho de haber hablado con Diego Lo Grippo y la gente de Quimsa bajé mil cambios, me empecé a sentir mejor y me saqué una mochila y el proceso fue favorable. Tuve una salida sin conflictos«. 

«En Instituto me sentí muy bien ni bien llegué, con Lucas Victoriano ya había vivido un proceso y me pude adaptar rápido a un club al que me había adaptado bien. Estoy muy agradecido«. 

Foto: LNB Contenidos



Artículo anteriorAsí arrancó noviembre para los argentinos por el mundo
Artículo siguienteEl primer triunfo de Obras llegó ante Ferro