En un atractivo partido para abrir la jornada del lunes, Obras derrotó a Ferro 79 a 74 con 17 puntos de Joaquín Rodríguez.



Con un comienzo ofensivo furioso, Ferro se distanció en el marcador repartiendo el goleo por todos sus jugadores, algo que resultó una incógnita inmensa para el conjunto local, ya que ajustara por donde ajustara no lograba dar en la tecla. 10 arriba los de Fede Fernández, pero con una historia que recién comenzaba.

¿Por qué? Porque en los segundos 10 minutos fue el conjunto de Bernardo Murphy quien, de atrás hacia adelante, empezó a recortar distancias comprendiendo que el juego en ataque pasaba por abastecer a Victor Andrade y el poder resolutivo de Stone (ambos con 7 puntos en este cuarto). Llegamos al final de la primera mitad 39 a 38 para el verde.



El tercer cuarto tuvo el predominio de la defensa de Lautaro Berra, amo y señor de la pintura del Tachero, con el agregado de que le sumó puntos en el ataque. Además, con buenos pasajes de Smaniotti, Venegas y Joaquín Rodríguez, redujeron a la visita y le sacaron 7 de ventaja.

El cierre del partido mantuvo la misma tesitura; Obras resolutivo Ferro impreciso y la diferencia en el marcador que creció y creció, siendo 12 la máxima de la noche. En síntesis, un partido entretenido que Obras gana bien y encarará una seguidilla de partidos de visitante con una sonrisa.



Artículo anteriorLuciano González: «Sentí que lo mejor era dar un paso al costado»
Artículo siguienteInstituto sufrió, pero le pudo ganar a Peñarol