(Foto: Matías García)

La árbitra Bianca Tedesco decidió cambiar el rumbo de su carrera profesional y a partir de este año dirigirá para el colegio de Santa Fe. En una charla con “Somos basquet”, contó los detalles de esta situación y también cómo transita el proceso de la denuncia realizada en septiembre del año pasado. Leé sus declaraciones más destacadas:

-“Santa Fe tiene un montón de árbitros destacados en el país, trabajan muy bien. Eso nace con Romina Morales, que es como mi hermana y si bien es de San Luis, está hace un tiempo allí en el colegio y en el año 2019, cuando se da esta situación de acoso por parte de Sebastián Moncloba, ella me dice por qué en vez de dejar de dirigir te venís a Santa Fe y probas fuera de Capital. En ese momento yo estaba de novia con otra pareja (no la actual), me tenía que separar y ahora, en este 2021, me lo volvió a decir, no dejes de dirigir, podés seguir tranquilamente. Entonces hablé con mi actual pareja, porque significa dejar 31 años de mi vida, ella me impulsó, me apoyó y bueno, ahora ya tomé la decisión. Es la decisión más importante de mi vida”

-“En principio cuento con esta herramienta de trabajo del arbitraje, haciendo las cosas bien, paso a paso con la carpeta de curriculum y las cartas de recomendación, yo creo que cuento con eso. Por eso yo estaba buscando un colegio que trabaje fuerte por sobre todo, para poder crecer, y con una competencia muy fuerte que tienen. Busco crecimiento personal. Estoy estudiando periodismo deportivo, es algo que me encanta. Tiré curriculum para ver también esa posibilidad porque es algo que me apasiona”.

-“Para mí, la profesión de árbitro, sino tenés un poco de empatía, dialogar con el jugador, ponerte en el lugar, es como que no estaría bueno. Sino, quedamos como autoritarios, quedas como distante. Fui jugadora y lo entiendo. Por eso me pongo en el lugar del otro”, sobre su manera de trabajar dentro de la cancha.

-“Lo que sé es que lo asociativo es muy intenso, tiene muchos equipos, y es un desafío muy lindo. Conozco a Molina, Fernandez, Alaníz, Piedrabuena, el mismo Lea Lezcano que se fue a España. Y lo más importante, es que son grandes seres humanos, que es lo que más me importa y más necesito en ese momento, rodearme de buena gente. Más allá que son buenos árbitros, son buena gente”, acerca de su nuevo destino.

-“Se acercó mucho a mi cuando me pasó esto. Quedo golpeado con lo que me pasó. Empezaron a entender y empezaron a caer muchas fichas, como que se fue de las manos todo. Cuando tuve un intercambio con Lea fue guauuu!!!, qué buena persona, porque se interesó, me ayudó y hasta tuvo la consideración de estar presente hasta para que consiga un alquiler allá en Santa Fe. Esos son detalles que no los tienen todos”, de su contacto con su par Leandro Lezcano.

-“Sin haber entrado, ya me reciben con mucho amor y es algo que valoro mucho, te juro que es impagable. En Capital no pasa lo mismo y deberá resolver muchas cosas. La gente que maneja el Colegio en ese lugar, mientras siga pensando o queriendo tirar piedras porque uno denuncia, yo no estoy en condiciones de seguir así. Yo denuncié porque algo me pasó, está probado, está todo en la justicia afortunadamente, y que la justicia corra su curso. Yo mientras tanto trataré de disfrutar de lo que me gusta, encontrarme con gente que me quiere recibir y no con la que me quiere sacar”, del colegio santafecino.

La Justicia

-“Cualquier cosa que se pueda hacer desde el amor, va a ganar a cualquier otra situación. En mi caso por ejemplo, arriesgando tal vez la parte económica porque no sé bien cómo me voy a manejar. Puedo vivir bien, arriesgo, porque se trata de una tranquilidad mental”.

-“Afortunadamente con las abogadas (Melisa Garcia y Paula Ojeda) y la fiscal de la causa nos vamos manteniendo al tanto. Según me han dicho, mitad del año que viene estaría resuelto esto. Las pruebas son contundentes, estamos en un momento de citación de testigos y bueno, esperar la fecha del juicio que puede ser en 2 o 6 meses. No creen que se dilate más. Está todo encaminado y mis abogadas están trabajando muy bien”, respecto a cómo sigue la causa.

-“La realidad es que yo siempre digo lo mismo. No imagine tanto apoyo. Yo recibí mucho apoyo de muchos estamentos del básquetbol. No me ha pasado mucho con colegas, pero es entendible. Porque yo denuncié a la persona que les da trabajo a ellos. Yo relaciono ese tipo de cuestiones, con colegas que me han retirado el saludo, me han dejado de tratar, son las personas que se ven beneficiadas por esta persona en cuestión. Cuando metés la mano en el bolsillo de alguien, se van a defender. Puedo entender pero no comparto esta postura porque estamos hablando de una cuestión social y humana que trascendió cualquier tipo de metida de mano en el bolsillo. Yo no estoy inventando nada”, sobre la reacción general a su denuncia.

-“Acá es interesante ver a futuro. Cómo se van a manejar los colegios para defender a personas que denuncien y que haya personas agresoras o victimarios, y qué es lo que va a pasar con eso. Hay que proteger a la persona que denuncia, si vas a estar acompañada de la justicia, qué vas a hacer, cómo vas a actuar, o van a seguir como hasta ahora. Tienen que existir protocolos, estatutos, y hay muchas cosas de fondo para resolver. Yo sé que mi bomba fue la primera y no puedo pretender que de un día para otro se modifique todo”.

-“Ya hay cosas que empiezan a molestar, el hecho de no tomar posturas. No estoy diciendo si estás conmigo o no. Si mañana viene una compañera y denuncia, ¿van a actuar igual? O van a resguardar la próxima vez. Lo que no debe pasar es que vuelva a suceder. Hasta el día de hoy, en Capital se siguen manejando igual que antes de mi denuncia. Si mi caso llega favorable hacia mí, quizás sean más las denuncias o que se animen. Para ello tiene que haber cabezas abiertas, no cerradas, retrógradas y hasta misóginas”.

-“Me han dicho: te vas porque vas a perder la causa contra Moncloba. Siguen sin saber qué me pasó, sin ponerse en mi lugar. La peleé sola y tengo las pruebas suficientes. Si hay más denuncias, o denuncias de abuso, ¿de qué se van a disfrazar?, es un tema serio”.

-“El básquet no tendría nada malo si quienes estuvieran adentro no fueran personas que son quienes la contaminamos. Es un juego hermoso pero cuando hay plata, ya sabemos cómo es. Pero no podés quedar obsoleto, la sociedad cambia y hay que estar preparados para los cambios”.

-“Si lo que hacés es imponer, hay un error. No se agiornó mucha gente del ambiente y no le interesa, y me trata de exagerada, no entiende lo que yo sufrí. Antes se manejaba de otra manera pero hoy cambió. La sociedad cambió. Mi situación fue de acoso pero no hubo abuso. Si vienen denuncias de abuso, ¿de qué se van a disfrazar? Que lo mío sirva para prepararnos en situaciones a futuro”.

-“Todo evoluciona, todo va cambiando y debería ser normal adaptarse a ellos. Debemos cuidarnos, esto que yo denuncié tiene que ser un precedente, de acá en más construyamos para bien de todos. No agredir, no ofender, que el básquet sea parte de los cambios en la sociedad”.

Artículo anteriorVictoria de Warriors en el regreso de Klay Thompson
Artículo siguienteLucas Victoriano: «La Liga tendrá un final de los más abiertos»