Luego de finalizada la cobertura de un juego en Olavarria hace unos días, al terminar de hacer nuestros oficios de entrevistas, vemos a Cristian Scaramuzzino acudir al responsable de medios del equipos de Estudiantes, el gran amigo Emi Iriondo, para buscar como habían terminado los otros resultados de la jornada, pero no eran solo los resultados, iba un poco más allá.



Buscaban como le había ido a Martin Bonja (Concordia) y a Franco Barroso (Gimnasia). ¿Y por qué ellos? Cuando empezamos a escuchar la conversación, resulta que los bloqueos de la Liga Argentina son hoy una competencia cerrada entre tres: Scaramuzzino, Barroso y Bonja.

De allí empezó, para nosotros, una interesante exploración de información, así como obviamente la impresión de cada uno de los tres protagonistas, de una categoría que esta muy cerrada y que forma parte de los ingredientes que tiene la competencia.

La tabla al 20 de febrero tiene como líder a Barroso con 1,39 , Scaramuzzino con 1,30 y Bonja con 1,18; siendo Bonja el más joven de la contienda.

El líder actual

Barroso ha sido una de las apuestas de Fabian Renda para el armado de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Un club que combina muchos jóvenes con jugadores de experiencia, y en donde el liderazgo del pívot ha sido fundamental.

Con 28 juegos disputados ha propinado bloqueos en 21 de ellos. El juego mas destacado lo tuvo ante Estudiantes de Olavarría en el juego inaugural el 15 de octubre dando 5 bloqueos, luego el 31 de enero ante Villa Mitre repitió la receta.

«Esta temporada lo que hice fue hacer hincapié en lo físico. Aprovechando mi tamaño» comentó el ex Atenas y Echague. Barroso es un fiel creyente del manejo de los tiempos, no es solo pensar en ir para arriba , de acuerdo al pívot: «Manejar el tiempo en la defensa, es lo que me ha hecho estar como líder en bloqueos«.

Barroso valora altamente el trabajo de los asistentes y los reportes previos a cada juego: «Si bien ya uno conoce en la liga a los que se va a enfrentar. Tienen mucho que ver lo que hacen los asistentes y los trabajo que estoy haciendo con el preparador físico»

El escolta en la tabla

Scaramuzzino está segundo en el rubro de bloqueos y su entrenador Cristian Colli lo tiene como un referente por su liderazgo en el grupo, así como también por ese trabajo que desde la defensa empiece el armado de la ofensiva del cuadro de Olavarría.

«A veces pienso en eso del liderazgo» inició sus palabras el pívot. «Se debe trabajar la potencia del salto, mientras más rápido puedas despegar el salto, hay mucha más facilidad para tapar, pero lo más importante es el timing. Esto lo empecé a observar y a ver cuando era juvenil con el (Juan) Pipa Gutiérrez cuando yo era juvenil. Es alto y con mucha envergadura de brazos es importante para bloquear».

Scaramuzzino ha bloqueado en 20 de los 28 juegos disputados en la temporada. Hay que destacar que en los últimos 3 partidos ha tenido 3 contra Quilmes de Mar del Plata, 4 contra Zarate y 4 contra Estudiantes Concordia, cifras que lo hicieron acercarse al liderazgo del rubro.

«Hay muchos jugadores que no son altos ni tienen envergadura, y tapan bastante porque tienen timing para leer pasos o situaciones precisas» comentó el jugador de Olavarría. «Físicamente lo trabajo con ejercicios de potencia. También es importante el scouting, veo como entran en calor los jugadores , cual es su mano hábil; y en el juego estoy pendiente de eso para poder aplicar ese timing que es de uno o dos segundos»

El más joven

El joven de 2.05 metros, ha asumido roles defensivos ante la salida de Derrick Newton, la confianza que le ha dado Alejandro Elizalde ha generado un ingrediente clave para colocar a Estudiantes en posiciones de vanguardia en la Conferencia Sur. En 28 juegos ha propinado 33 bloqueos.

Estudiantes es una de sus víctimas favoritas. El 9 de enero combinó tres bloqueos, y en la victoria en casa del Bataraz del 12 de febrero se despacho con una. Bonja tiene 28 juegos con, al menos, una tapa en 21 de ellos. Lanús, Pergamino, Rocamora y Estudiantes de Olavarria han sudo algunos de los clubes que han recibido tres tapones en un juego.

«Este año tengo un papel muy defensivo, que ayuda a defender a los pívot; es mirar el juego tirar una ayuda y más que nada por allí vienen los bloqueos que meto» comentó el pivot de Concordia. «No miro muchos las estadísticas. Veo que voy allí, pero no me intereso mucho».

La lucha de los tres equipos es dura: Gimnasia busca con Barroso y sus chicos meterse en la mitad de la tabla, Scaramuzzino seguir en la vanguardia del Sur con Olavarria, y Bonja seguir ayudando a Concordia a meterse en la pelea por los primeros puestos de la tabla.

Lo interesante de esto , es que a parte de las competencias lógicas de los equipos por la tabla, estas luchas individuales le dan un sabor adicional a lo que es claramente una emocionante temporada de La Liga Argentina 2021-22.

Artículo anteriorGrandes actuaciones para las Argentinas por el Mundo
Artículo siguienteEl receso, época de cambios