San Martín de Corrientes

La química del elenco que dirige Diego Vadell está a la orden del día y jugando con un nacional mayor menos logró ser una pesadilla para el resto de los equipos, ubicándose séptimo en la temporada regular 2021/22. 

Defensa sólida y ataque variado, moderado y moderno, las credenciales del elenco correntino, que parte como favorito en una serie que, valga refutarse, podría ganar cualquiera. 

El juego en ataque de Vadell se basa en el pick and roll, ya sea en el eje o en los costados, aprovechando la eficiencia en el tiro de tres de la mayoría de sus jugadores, los triples (es el segundo elenco que más convierte con 10,9) y la gran tarea que viene teniendo Javier Saiz en las caídas. Los rojinegros poseen el ritmo más lento de toda la Liga (71,9) y pocas veces se apuran en concretas sus posesiones. 

Tanto Jony Machuca como Gastón García y Matías Solanas son excelentes con el balón para anotar y generar para sus compañeros (según Sports Analytics otorgan el 61,7% del total de las asistencias del equipo), Fabián Ramírez Barrios, Emiliano Basabe y Leo Mainoldi abren la cancha y Javier Saiz dominar en el torneo a la hora de anotar cerca del aro, puesto que, según Sports Analytics World, es el jugador con el mejor tiro de campo efectivo (60,0%) entre los que intentan al menos 5,0 lanzamientos por partido esta temporada.

Atrás jamás defienden dos veces de la misma forma, aunque la rotación, conformada por dos jóvenes, Franco Méndez y Rolando Vallejos, y con un solo centro natural (Saiz) tiende a quedarse corta en algunos tramos. 

Gracias a eso, y a las pocas posesiones que utilizan, San Martín es el tercer conjunto que menos puntos recibe en la temporada (77,7), pero tiene esos baches que todavía no le permiten alcanzar su versión más óptima. 

Olímpico de La Banda

Olímpico posee un estilo similar al de San Martín a la hora de jugar estacionado y apostar al tiro de tres. Es el sexto ritmo más lento del torneo (73,4) y el cuarto que más triples promedia (9,8). A pesar de eso, su complicación más grande llega a la hora de anotar en la pintura y encontrar variantes entre los titulares. 

No así entre los suplentes, que se ubican como la tercera mejor segunda unidad en cuanto a puntos por juego, con 29,4 por encuentro en la temporada 2021/22 de la Liga Nacional. 

Elyjah Clark es el máximo anotador del equipo (14,4 puntos) y uno de los sistemas iniciales de Olímpico es que haya una cortina para que haga un corte Iverson (lateral) y pueda recibir el balón con comodidad. De no ser así, en este caso hay una finta y es Morales quien sale a recibir para poner la pelota en el poste. 

Ahí se ve como también buscan mucho a Damián Tintorelli y Sebastián Morales en los emparejamientos. El primero tiene una gran visión y el segundo casi siempre se encuentra con ventaja de centímetros ante alas más pequeños.

Defensivamente se juega siempre next (ayuda del lado débil) con un pequeño amague pero siempre dejando que marquen en parejas quienes estén controlando al portador del balón y quien ponga la cortina. 

Esto le da mucho control atrás al equipo de Leo Gutiérrez, que cerró la temporada regular como la séptima mejor defensa de la Liga si se evalúa el rating defensivo, que habla de los puntos anotados cada 100 posesiones. Solo seis planteles superaron su sobresaliente 106,6. 

Líderes de cada uno

San Martín: Matías Solanas (13,8 puntos, 3,8 rebotes y 2,8 asistencias), Javier Saiz (13,1 puntos y 4,9 asistencias) y Fabián Ramírez Barrios (10,6 puntos, 4,9 rebotes y 3,0 asistencias)

Olímpico: Elyjah Clark (14,4 puntos y 2,1 asistencias), Pedro Chourio (11,5 puntos) y Damián Tintorelli (10,3 puntos y 7,8 rebotes)

Nota: Ignacio Miranda | Twitter: @nachomiranda14

Artículo anteriorLa reclasificación de la Liga Nacional bajo la lupa: Oberá-Ferro
Artículo siguienteFabio Demti: «Uno prepara el equipo toda la temporada para que llegue este momento»