Regatas

El conjunto de Fernando Calvi pasó por un terremoto recientemente. Gabriel Piccato dejó el equipo el 26 de marzo de este año y desde ese momento Regatas no perdió nunca más. Mantuvo su excelente nivel ofensivo, mejoró su defensa colectiva y ganó los cinco encuentros que le quedaban de la temporada regular 2021/22 de la Liga Nacional.

Juego rápido, organizado y eficiente, tanto con Piccato como con Calvi, los correntinos tuvieron esa premisa. Ocupar rápido las esquinas con los guardias en transición, abrir la cancha con los alas, repartir con dos armadores naturales como Penka Aguirre y Marco Giordano y alimentar en las caídas con los foráneos. 

A la vez que también  juegan cortinas directas en la media cancha o ponen la pelota en el poste con los grandes cuando no anotan en los primeros ocho segundos de cada posesión.

Mantienen el tercer ritmo más alto de la temporada (75,6) y son sumamente efectivos a la hora de seleccionar sus lanzamientos por la creatividad de los intérpretes, ya que, según datos de RealGM, se ubican terceros en tiros de campo efectivos (registra acierto en dobles y triples, pero le da un valor extra al segundo) con 53,9% y quintos en verdadero (computa acierto en libres, dobles y triples) con 56,7%. 

Todo pasa por Aguirre, quien, según Sports Analytics World, otorga el 26,5% del total de las asistencias de Regatas, y es uno de los armadores más seguros de la competencia, a la vez que Juan Pablo Arengo (15,0 puntos), Skyler Hogan (12,5), Facundo Piñero (11,3) y Gary McGhee (9,8) lo secundan en el goleo. 

Atrás es donde aparecen sus dudas. La falta de especialistas defensivos más allá de la figura de Arengo y un esquema simple de marca seguidor en las cortinas siempre fue un problema esta campaña, aunque la agresividad y los pequeños ajustes por scouting de los rivales, dándoles espacios a quienes no son buenos tiradores por ejemplos, fue el paso al frente que dio Calvi y le está permitiendo a Regatas disimular sus errores.

Aún así, los remeros poseen la décima peor defensa de la Liga si se tiene en cuenta el rating defensivo (puntos permitidos cada 100 posesiones), cerrando la regular con un 108,3 en el apartado. 

Riachuelo

Los de La Rioja debutaron esta temporada en la Liga Nacional y, como los de Corrientes, tuvieron que adaptarse a un sinfín de contratiempos. La lesión de Eric Flor fue el principal problema, luego el cambio de entrenador y finalmente los nuevos fichajes para afrontar el último tramo de la temporada. La ley de Murphy quiso ser la suya, pero no consiguió su objetivo.

Afortunadamente, la base de experimentados jugadores como Nicolás Paletta, Pablo Espinoza, Martín Leiva y Miguel Gerlero, junto con los nuevos veteranos del equipo, Selem Safar y Nacho Alessio, le permitió al conjunto de Daniel Farabello convertirse en el canto de la gallina temprano por la mañana que despertó a todos. Lo mismo con Gary Ricks. De acuerdo con los datos de Sports Analytics World, es el escolta con mejor efectividad en tiros de campo (57,0%) de toda la Liga Nacional.

Su sistema es bastante simple y, como el de Regatas, depende de la creatividad de los jugadores. Una de las opciones es que los dos grandes se hundan en el dunker spot ( el área a lo largo de la línea de fondo que está justo fuera del carril pero no del todo en la esquina corta) y cortinen a los guardias para que salgan a recibir en los codos y generen en el pick and roll.

Otra alternativa es similar, pero en forma de zipper, como si fuera un cierre de un pantalón que va de abajo hacia arriba. Después de que un grande saca al pequeño de la pintura con un pick, éste reciba otra cortina del otro interior para generar una ventaja que le permita lanzar, penetrar o descargar hacia los tiradores. 

Esas son las jugadas de media cancha, pero la serie será una de las más entretenidas porque, al igual que Regatas, apuesta al juego rápido. Posee el ritmo más alto del torneo (76,2) y se siente cómodo en el ida y vuelta, a pesar de que la eficiencia puede ser mucho mejor. 

A pesar de que utiliza muchas posesiones, Riachuelo es apenas el décimo equipo que más puntos anota por partido (81,5) y la falta de circulación de pases es su principal problema, debido a que apenas promedia 14,8 asistencias por juego que lo mantienen como el sexto conjunto que menos consigue. 

Defensivamente ese frenético estilo también tiene sus consecuencias. En transición le cuesta contener por la lentitud de sus grandes y en la media cancha por la falta de velocidad de desplazamiento de algunos de sus guardias. 

Riachuelo es el quinto equipo que más puntos recibe (83,9) y el noveno que más alto rating defensivo (tantos anotados cada 100 posesiones) mantiene, con 109,1. 



Líderes de cada uno

Regatas: Juan Pablo Arengo (15,0 puntos y 4,1 asistencias) y Penka Aguirre (14,7 puntos, 4,9 rebotes y 5,3 asistencias)

Riachuelo: Gary Ricks (16,6 puntos y 2,2 asistencias), Selem Safar (12,8 puntos y 2,5 asistencias) y Rodrigo Sánchez (12,4 puntos y 5,6 rebotes)

Nota: Ignacio Miranda | Twitter: @nachomiranda14

Artículo anteriorLa reclasificación de la Liga Nacional bajo la lupa: Boca-San Lorenzo
Artículo siguienteLa reclasificación de la Liga Nacional bajo la lupa: Oberá-Ferro