Argentina le ganó a Colombia después de un flojo primer tiempo donde las dos bases (Melisa Gretter y Camila Suárez) se cargaron de faltas, no fluía la ofensiva y sufrían altos porcentajes de lanzamientos de las colombianas. A pesar de esas cuestiones negativas, las dirigidas por Gregorio Martínez solo caían por 10 al cabo del primer cuarto (16-14) donde tuvo un buen ingreso Diana Cabrera para fortalecer ambos costados de la cancha.

Momentos de racha fueron la constante durante el segundo parcial. Colombia se escapó a 7 (21-14) pero Argentina devuelve la mini racha con un 7-0 encabezado por la figura del partido y del torneo Luciana Delabarba (23 puntos). Las cafeteras vuelves a distanciarse por 6 (30-24) pero Gretter con dos asistencias a Boquete y Gentinetta cierran el parcial 32-28.

El tercer cuarto fue historia repetida. Argentina salió del vestuario a llevarse por delante a Colombia como lo hizo con sus tres rivales anteriores. Los triples de Agostina Burani (4/6) y de Delabarba (4/7) fueron el motor para que las locales pasaran al frente 45-44 con casi 4 minutos por jugar. Pero no todo fue alegría porque el estadio de La Pedrera quedó silenciado cuando Melisa Gretter quedó tendida en el piso luego de un esfuerzo defensivo tomándose el pie izquierdo. Salió ayudada por Burani para recibir atención de parte del cuerpo médico y todo quedaron en modo alerta. El ritmo no cesó a pesar de la ausencia de la base porque Delabarba continuaba encendida, Gentinetta seguía raspandose con las internas colombianas y Argentina iba derecho a cerrar el partido. Pero un diálogo entre el entrenador y Gretter advirtió que la de Rafaela podía volver a la cancha. El estadio revivió y no hubo tiempo para más sufrimiento porque las argentinas no bajaron la intensidad y dejaron a Colombia sin respuestas en el resto del juego.

Fue una batalla que abre bastantes interrogantes para la esperada final ante Brasil. La gravedad de la lesión de Gretter, la rodilla de Camila Suárez que casi se queda sin semifinal. Pero Argentina siempre va a luchar y mañana desde las 21, Gregorio Martínez y José Neto pondrán lo mejor para coronar a un nuevo campeón sudamericano.

Artículo anteriorLos entrenadores de la Liga Argentina (SUR)
Artículo siguienteUn segundo puesto color oro