Luego de venir trabajando con paciencia y planificación, el Club Atlético Pilar recibió este fin de semana la buena noticia de poder formar parte de la Liga Argentina para su temporada 2022-23.

De a poco, muchas piezas han venido ajustándose. Un sueño que por más de 9 años han venido sembrando, incluyendo una participación en la Liga Federal, ahora se materializa pensando en darle espacio a sus figuras pero buscando ser competitivos en su estilo.

Para la dirigencia, la temporada interrumpida por la pandemia había sido la pausa de un sueño (estaban en posiciones de vanguardia en el Torneo Federal), pero nunca fue un factor que desviara la atención de su objetivo.

«Luego de varios años hoy estamos celebrando la oportunidad de poder ser parte de la Liga Argentina. La comisión directiva, así como el presidente del club, estamos ya preparándonos para cerrar los contratos con los jugadores y estar listos para ser competitivos en esta experiencia» comentó Jorge Kossler, miembro de dicha CD.

El equipo va a tener al frente como entrenador a Roberto Pavlotsky, entrenador con experiencia formando parte de los cuerpos técnicos de Ferrocarril Oeste y San Lorenzo. Así mismo, en la dirigencia están conscientes que es la oportunidad de darle la oportunidad a los chicos de la institución.

Se ha dejado ver por redes sociales imágenes de Pablo Bruna entrenando en las instalaciones del equipo. Se habla de Brandon Szlaien, así como de Federico Michelin quien fue la pasada temporada un gran referente, pero por ahora no hay nada oficial en temas de nombres ya que sin la confirmación de AdC no se habían podido firmar los contratos.

La directiva del equipo de la provincia de Buenos Aires entiende que las condiciones económicas del equipo marchan en buen momento, por lo cual se aspira incorporar dos fichas extranjeras para poder darle un nivel competitivo alto al grupo.

«Estamos contentos, esperanzados. Lo bueno es que el club ya viene trabajando con los chicos y ahora podemos potenciarlos con esta competencia. Muchas expectativas de juego, de vivencias, y esperar estar a la altura de la competencia y pelear de igual a igual con los equipos» comentó Pavlotsky.

El entrenador es un convencido de que el crecimiento deportivo de los jugadores debe ir de la mano con el académico, por lo que no solo van a enfocar el trabajo y el fortalecimiento del grupo dentro de las canchas, sino también en el aspecto educativo en pos del futuro de los atletas.

Otro tema para el club es el aspecto de estructura y su sede. «Contamos actualmente con un estadio lindo, debemos enfocar nuestros esfuerzos por acondicionar la iluminación y algunos detalles de la cancha. Luego, pensar que la próxima temporada tendremos listo totalmente nuestro proyecto de la Ciudad Deportiva, que será un gran escenario para el deporte de la ciudad» comentó Kossler.

El hecho de estar cerca de Zárate (a 60 kilómetros aproximadamente) debe motivar mucho que la rivalidad con Zárate Basket genere mucha expectativa y movimiento de público para ambos equipos.

Los cuatro conjuntos nuevos están buscando acelerar los procesos de contratación en búsqueda de prepararse para el inicio de los entrenamientos de cara al 15 de octubre y el salto inaugural de la 22/23.

Artículo: Roberto Dorta S. | Twitter: @balonalaire

Artículo anteriorEl cierre de la Fase Regular en la WNBA
Artículo siguienteEl atractivo NBA Park llegará a Brasil