Argentina's head coach Sergio Hernandez reacts next to Spain's point guard Sergio Rodriguez (L) during a Men's round Group B basketball match between Spain and Argentina at the Carioca Arena 1 in Rio de Janeiro on August 15, 2016 during the Rio 2016 Olympic Games. / AFP / Mark RALSTON (Photo credit should read MARK RALSTON/AFP/Getty Images)

Sergio Hernández pasó por Todo Red y anticipó lo que se viene para la Selección Argentina de cara a la primera ventana eliminatoria hacia el Mundial 2019. El conjunto nacional enfrentará a Paraguay como local en La Rioja (23 de noviembre) y a Panamá como visitante (26 de noviembre).

«Empezaremos una historia nueva, pensaba que es raro estar concentrado en esta época. Veremos cómo lo vamos llevando. Hay que ver cómo funciona este sistema de ventanas, hay un cambio que FIBA promueve a partir de la idea de popularizar este deporte, que cada país lo tome como un deporte más importante aún. Es un objetivo y se verá si se puede cumplir. Se verá si es mejor o no este sistema, hay que tener paciencia». 

«Panamá hizo un proceso parecido al nuestro, con algunos jugadores con experiencia para llevar a los jóvenes». 

«Argentina tiene algunas ventajas sobre otros países. Nosotros sólo cambiamos tres entrenadores en los últimos veinte años y la línea ha sido más o menos la misma. Sentimos el básquet parecido, hemos encontrado un estilo que le queda cómodo al jugador argentino. Eso es una ventaja, porque el jugador argentino, cuando llega a la Selección sabe a lo que va a jugar, no hay que imponer una idea, hay situaciones tácticas, pero la identidad está incorporada». 

«Hice una lista de 24 que pide FIBA y después la bajé a 13 que serán los que jueguen los dos partidos (vs Paraguay y Panamá). El grupo está armado para seguir con los dos objetivos: darle fogueo a una nueva camada y agregarle un grupo de jugadores por ventana con experiencia como para jugar con la presión de jugarse una clasificación al Mundial. Va a ser difícil porque las diferencias entre los países se han achicado». 

«Con el poco tiempo que tenemos y la poca información que hay de Paraguay, mi idea es estar enfocados en lo que nosotros podemos dar como equipo, el ritmo que le podamos dar al juego. Ellos tienen jugadores combativos, van a competir y nosotros nos vamos a prepararnos como si jugáramos contra una potencia europea. El jugador argentino está acostumbrado a jugar con un alto ritmo y le tenemos que hacer pagar a ellos eso a lo largo de los 40 minutos. El que domine el ritmo va a dominar el juego. Todos los partidos sirven para ganar y para prepararse hacia los próximos».

«Por el momento tengo un buen cuerpo técnico, la opción de sumar un asistente más en lugar de Silvio Santander (se fue a Quimsa) está, Susbielles (Presidente de la CABB) ya me dijo que puede ser. Sin embargo no es fácil, hay que buscar la persona adecuada y ver si está disponible».

«No estoy ansioso, sería malo estarlo. Estoy con ilusiones, con ganas. Es raro jugar este sistema, son dos partidos y en una semana estoy sin dirigir otra vez. No tengo el desgaste de la competencia».

Con respecto a la situación del ENARD, el técnico sostuvo: «el gobierno prácticamente no se ha expedido al respecto, hay dos cosas peligrosas. Una es que el gobierno no se haya dado cuenta del problema y eso es peligroso. Estaría la posibilidad de decir, «disculpennos» y vuelve todo para atrás al sistema que estaba que para mi es perfecto, se había encontrado una forma ideal y el deporte olímpico había explotado. Me niego a creer que esto no va a dar marcha atrás, y me niego a creer que haya algo que sustituya al ENARD. También creo que el ENARD tiene que dar aún un paso más adelante, y creo lo va a dar. El deporte no es un gasto y eso lo tenemos que entender acá, hay que darle el valor que el deporte tiene en el mundo. Dios quiera que esto no sea más que un mal entendido y que volvamos a hablar que el ENARD sigue». 

Audio, parte 1:

Audio, parte 2: