En el caso de Paparini, quien no había disputado el partido del pasado martes frente a Deportivo Viedma, se trató de una decisión personal y este mismo jueves firmó la rescisión de su contrato. El jugador, que se despidió con una carta en las Redes Sociales, disputó 18 partidos con la camiseta del Rojo, promedió 7.8 puntos, 4.4 rebotes y 1.5 asistencias en 21.5 minutos de juego.

JC Washington, por su  lado, es el jugador que Rocamora había inscripto en la draft que se realizó a comienzos de septiembre del año pasado pero no llegó al club porque eligió una oferta económica superior para ir a jugar a Irak. Habiendo finalizado esa experiencia aceptó ahora la propuesta Roja y arribó al país esta mañana para sumarse a las prácticas.

Se trata de un ala pivote de 2.01 de altura y precedido también por buenos antecedentes. Fue compañero de Dominique Shaw en la Universidad William Penn en la temporada 2017/18 donde fue elegido el defensor del año en la División NAIA y donde además recibió una Mención de Honor. Asimismo, fue campeón de la Conferencia con el equipo y disputó el Final Four.

El nuevo jugador del Rojo, que pasó también por la Universidad de Houston, nació el 13 de septiembre de 1994 en Houston, Texas. El cuerpo técnico espera contar con él para el entrenamiento nocturno mientras que la dirigencia acelera los trámites para lograr su habilitación. De hacerlo podría debutar el viernes en el juego frente a Platense, en Vicente López.

Informe: Prensa Rocamora

Artículo anterior«Tenemos un potencial grande que nos ilusiona»
Artículo siguienteUn Peñarol renovado retomó con las prácticas