Carlos Delfino fue despedido de Torino, equipo en el que jugaba actualmente en La Liga de Italia y en la Eurocopa.

Según afirmaron desde el club italiano, se rescindió el contrato "por indisciplina tras un entredicho que tuviera con el vicepresidente a raíz de la pobre campaña del equipo". Delfino apelará y espera la resolución de un juez de la FIP para resolver su situación.

La salida del argentino se produce a pocos días de la salida del entrenador Larry Brown, que consiguió 4 triunfos en 22 partidos en la liga italiana, récord 4-8, y en la Eurocopa 0-10).

Según se dio a conocer, todo comenzó cuando Francesco Forni (hijo del propietario y vicepresidente) ingresó en los vestuarios y responsabilizó a los jugadores por los resultados y la derrota ante Avellino. Según el dirigente, “hubo una confrontación normal al final de un partido con los jugadores, quienes fueron puestos al frente de sus responsabilidades y Delfino fue el único que no quiso aceptar las críticas, teniendo comportamientos en los límites de la violencia hacia mí. Dada la situación absolutamente desproporcionada decidimos su corte por cuestiones disciplinarias”.

El santafesino habló con los medios italianos la semana pasada y señaló su punto de vista: “Irrumpió en el vestuario y comenzó a decir cosas fuera de lugar a algunos de mis compañeros. Eso me molestó y le contesté. Y lo volvería a hacer. Y aclaro que no hubo agresión física. No dependo del salario de esta familia para vivir ni me permito ser tratado de esta manera. En 20 años de carrera nunca me pasó algo semejante”.

Foto: Torino