«No hay que poner excusas y buscar un por qué se perdió de visitante en el arranque del año. Me parece hubo mérito de los dos equipos -Comunicaciones y Oberá TC- en la forma que plantearon el juego. Creo que fue más un factor emocional o psicológico que tenemos que cambiar radicalmente porque hoy en día así se juegan los partidos».

El jugador contó que en una charla, donde todos coincidieron, se dijo que los partidos «se definen en un último cuarto y no podemos afrontar ese último momento mal psicológicamente. Hay que cambiar eso y estar preparados, ya estuvimos en esta situación y la supimos revertir de la mejor manera. Cada uno tiene que poner su granito de arena para tratar de una vez por toda ser un equipo y dejar una buena imagen que es lo que queremos».

Sobre el rival de mañana, Copello expresó que se trata de un «buen equipo, se armó para cosas importantes pero nosotros somos locales y tenemos que imponer nuestro juego. No hay que regalar nada, estar tranquilos porque si hacemos las cosas bien, los triunfos van a llegar. Vamos a saber revertir este momento y me parece que en este partido se observará una mejoría. Todo eso hay que coronarlo con una victoria, por supuesto».

«Queremos tratar de plasmar en los partidos lo que hacemos en las prácticas. Nos sentimos mal porque es increíble que no podamos hacerlo. Afuera de la cancha somos unidos, nos reímos y la pasamos bien, es lo que queremos sumarle a los partidos, ahí se va a ver realmente a un equipo. Me parece se trata de una cuestión emocional, tenemos que estar preparados para afrontar distintas situaciones: cuando estamos bien mantenernos y cuando estamos abajo saber salir lo más rápido y no quedarnos en ese bajón anímico porque de esa manera le damos de comer al rival», sostuvo Nico Copello.

El de mañana será un partido importante para ambos, dado que Los Infernales necesitan recomponerse de la última gira y transitar de una vez por la senda ganadora, y para San Isidro también teniendo en cuenta la crisis que se generó después de la derrota con Las Parejas en Córdoba (72-69). En ese último partido, el entrenador en jefe de San Isidro, Pagura, presentó la renuncia en medio de mucha calentura. Sin embargo, la comisión directiva del club le pidió que siga.

Informe: Salta Basket

Artículo anteriorLugli finalmente será operado
Artículo siguienteInstituto golpeó a Quilmes en el Poli