La primera participación internacional de Estudiantes de Concordia tuvo un nuevo capítulo de gloria este martes con la victoria sobre Pinheiros de Brasil, como visitante, por 71 a 68, en el marco de las semifinales de la Liga Sudamericana de Básquetbol. En otra muestra de actitud, carácter y entrega, los dirigidos por Lucas Victoriano supieron resolver agónicamente un trámite signado por la paridad. Anthony Smith con un doble doble de 18 puntos y 11 rebotes se destacó en el Verde. Por su parte, Leandro Vildoza (seis puntos y seis asistencias) fue el autor de un triple clave, a falta de dos segundos, para decretar el triunfo; mientras que Rigoberto Mendoza aportó 13 unidades y seis recobres para el conjunto entrerriano que este miércoles definirá su posible clasificación como finalista ante Olimpia.

 

Estudiantes arrancó muchísimo más enchufado la tarde, de la mano de los rompimientos de Mendoza y el aporte de Doblas en el juego interior. El elenco entrerriano arrancó con un 9-2, manteniendo esa intensidad a pesar de la mejora brasileña y llegando a sacar una máxima de nueve (16-7) gracias a un bombazo de Vildoza. Necesitado de una reacción, Pinheiros encontró respuestas rápidas con un triple de Stela Bernardi y la segunda unidad le dio muchísimo aire. El negocio salió redondo para Pinheiros, porque salió de la tormenta bajando la brecha y Estudiantes cerró el primer episodio con ventaja de 20-19. Todo lo bueno que había hecho el Verde en los primeros seis minutos no pudo verse reflejado en el parcial.

Esa reacción del rival aturdió un poco a Estudiantes, que salió al segundo cuarto un tanto errático y sufriendo a un Pinheiros que aprovechó para irse despegando con Bennet (26-21). Los argentinos estuvieron casi cuatro minutos sin anotar tiros de campo, Pinheiros fue dominador de todo ese pasaje, pero igual Estudiantes la peleó y se mantuvo al acecho. Holloway fue indescifrable, aunque la buena fue que Smith empezó a ser importante de a poco. La ventaja al descanso largo terminó siendo para los brasileños por 35-32, ventaja que dejó un panorama abierto de cara a la segunda mitad.

Un triple de los brasileños estampó una buena diferencia de ocho (42-34) a favor de Pinheiros, esto teniendo en cuenta que el peso de Holloway, Bennet y Felipe preocupaban cada vez más. Pero Estudiantes sacó de la galera una reacción más que interesante, desde la conducción de Orresta y con pasajes clave de Bolívar y Uranga. El Verde lo hizo mucho mejor en una pequeña cuota de minutos y pasó al frente por la mínima (47-46), y aunque fue una ventaja mínima porque el trámite entró en un palo a palo constante, la realidad es que los de Victoriano ingresaron al último cuarto 53-52 tras un doble de Domínguez en el cierre del parcial. El fuerte despertar de Estudiantes, después de estar ocho abajo, ilusionó a todo el elenco argentino.

Y así se llegó a un último capítulo que fue una batalla descomunal. Pinheiros encontró equilibrio y brillo en varios de sus pilares, aquel tridente Holloway-Bennet-Felipe que tanto le había dado de comer durante toda la tarde. La tuvo complicadísima el Verde, porque Pinheiros se escapó a una ventaja de seis (66-60) restando tres minutos, dentro de un trámite que si bien era remontable por el desarrollo del partido parecía ser una diferencia clave.

Sin embargo, Estudiantes reapareció una vez más y en su versión más avasallante. Con una personalidad descomunal que intimidó a los brasileños y con un corazón gigantesco para seguir creyendo a pesar de las adversidades, el elenco de Victoriano fue forjando una remontada letal desde la defensa, equilibrando el partido a pura garra y con el acierto necesario para darlo vuelta. Smith terminó de sellar una labor enormemente productiva con dos conversiones importantes, aunque no hay que dejar de lado la fluidez que permitió Mendoza y sobre todo la mano picante de Vildoza, el gran héroe de la tarde.

Y es que el base tucumano redondeó su tremenda jornada tomando un triple sin marca a dos segundos del final (buena limpieza de Mendoza para dejarlo en soledad), encestando el 71-68 que dejó a los entrerrianos en las puertas de un nuevo golpe en la Sudamericana. Había que defender bien la última, algo que no fue un gran problema porque no solo cubrió bien los espacios, sino que Pinheiros lanzó apretado por el reloj, marrando el disparo y decretando así el nuevo triunfazo de un Verde que sigue haciendo historia a nivel internacional.

Planilla oficial del juego

Nota: Análisis digital

Foto: FIBA

Video: @Ligamericas

Artículo anteriorSuper 20: los cruces de cuartos de final
Artículo siguienteCon Manu, los Spurs vencieron a los Clippers