Parque Sur 85-75 Rocamora

Parque Sur le ganó anoche a Rocamora, 85 a 75 en el Gigante, el primer clásico uruguayense de esta temporada en la Liga Argentina. Ante un estadio colmado el partido lo ganó el mejor de los dos. Y esos 10 puntos de diferencia en el tablero final fueron los que siempre manejó el local desde que comenzó el juego. Parque Sur no pudo quebrar antes a un Rocamora que si bien la remó siempre de atrás se mantuvo en el partido hasta el cierre. Los Sureños fueron los que manejaron siempre el tablero desde esa luz de ventaja que edificaron desde el arranque.

El partido no tuvo muchos minutos de buen juego y los dos se equivocaron bastante. Se jugó como un clásico y así lo hicieron sentir los dos. Los clásicos se ganan, se juegan con el corazón y como si fuera fútbol, anoche en el Gigante lo mejor fueron los dos 10. Elnes Bolling de un lado. Martín Gandoy del otro. Porque la diferencia en esa guerra bajo los tableros las hacen los que mejor juegan con la bola. Y ellos fueron los distintos, los carasucias, los que se salen de lo establecido. Le regalaron la técnica y la belleza al clásico. Ese amor a la pelota. Bolling y Gandoy anoche jugaron como dos 10 de fútbol. El básquetbol es estadística. Bueno, miremos entonces.

Bolling 18 puntos, goleador de su equipo. Gandoy 21 puntos, goleador del partido. En rebotes: también los dos mejores: Bolling 8, Gandoy 5. En asistencias: Bolling, 4, detrás de Richard. Gandoy, con 6, el máximo de Rocamora. Los dos jugaron casi 38 minutos de los 40. Poco más que agregar. Los entrenadores entendieron que ninguno de los dos podían quedar sentados en la banca. Los 10 de diferencia entre un equipo y otro lo selló Bolling clavando un triple para cerrar el tablero.

El parejo primer cuarto se lo llevó Parque Sur 24-19. En el segundo el local estiró cifras ganando muy bien 21-12. Se fueron entonces al descanso largo 45-31. Los dos cuartos del segundo tiempo fueron muy apretados, entonces esa ventaja del segundo período hizo lo comentado al principio.

Hay que destacar en el clásico a varios más. Era la noche para los que pelean bajo los canastos. Pablo Alderete rindió como siempre, pasando un gran momento en la Liga pero Felipe Braga -14 puntos cada uno- tuvo una noche muy importante. El brasileño hizo su mejor partido de la temporada. Giménez sigue siendo interesante y aportó 9 tantos. En Rocamora, Peterson -15 puntos- también tuvo momentos altos. Y desde los que manejaron a sus equipos, no es casualidad que Agustín Richard haya sido el mejor asistidor, que Gori Martínez levantara el estadio con tres bombazos -13 puntos desde la banca-; que Gastón Semiglia termine con 13 puntos y Agustín Lozano -11 tantos- regale su mano caliente de larga distancia, con 3 de 4 triples.

Ganó Parque Sur, sube en la tabla y el martes visitará a La Unión para otro clásico. Luego tendrá dos de local. De salir bien parado en una semana podrá estar donde quiere, mezclado entre los de más arriba. Rocamora paga su mal arranque de torneo en las posiciones, pero anoche no dejó esa imagen del inicio del campeonato. Para los hinchas, el sabor del clásico es muy fácil de adivinar de cada vereda. Para el básquetbol uruguayense el análisis será que anoche fue el gran ganador con otra fiesta.

Informe: Prensa Parque Sur


Independiente 94-87 Talleres

El partido arrancó favorable a la visita con parcial de 5 a 0, de a poco el local conseguía puntos vía Readus. Había paridad en el juego e insinuaba mejor Talleres donde su base García convertía y hacia correr a sus compañeros con buenas ofensivas. El final del cuarto lo cerraba mejor la visita y terminaba arriba por 20 a 18.

En el segundo chico, la presión del visitante le daba mayor diferencia en el marcador y el partido lo manejaba Talleres, por momentos era bien trabajado por Independiente pero nuevamente la visita aprovechaba con lanzamientos de tres puntos y estiraba la diferencia con el trío Solórzano, García y Nóblega. Final del primer tiempo Independiente 34 – Talleres 43.

En el tercer cuarto las cosas no mejoraban para el equipo de Javier Montenegro, a partir del minuto cinco cambió la defensa del local y de a poco comenzó a torcer el rumbo del partido. Aliende marcaba el ritmo y Spalla convertía, la historia se daba vuelta y en los últimos minutos Independiente empataba el juego en 66. El final del parcial llegaba con un doble de Talleres. Final del tercero Independiente 66 – Talleres 68.

El último período tuvo mucha intensidad y paridad en el juego. De a poco Independiente tomó ventajas con triples de Mansilla y el buen trabajo de Readus tanto en ataque como defensa, la ventaja de seis puntos con un minuto por jugar le permitía al local jugar contra la desesperación del equipo tucumano que había dominado gran parte del juego. En la visita Gómez le seguía dando vida al juego donde convertía los siete últimos puntos de su equipo. El final del partido bien cerrado por Independiente terminó 94 a 87.

Informe: Prensa Independiente

Artículo anterior«Este formato es mejor que el otro»
Artículo siguienteGlass reemplazó a Scott en Mitre