En Bolivia el básquet es un deporte aficionado y con muy pocos jugadores actuando en el exterior. Raúl Salvatierra marca la diferencia porque se destaca en gran nivel en el Torneo Federal Argentino, donde es el titular en Caza y Pesca. Estuvimos charlando en un mano a mano con el interno.

Tus inicios en el deporte fueron jugando al fútbol. Una enfermedad que desarrollo tu crecimiento hizo que empezaras a ver el básquet de otra manera. Nos puedes contar un poco mas de esa experiencia?

Antes jugaba al fútbol, porque es un deporte más tradicional que todo el mundo lo puede practicar, cuando me enfermé, fui dejando el fútbol, porque tenía que hacerme unos tratamientos en Santa Cruz, Bolivia, a partir de eso fui dejando el deporte para poder cuidarme de la enfermedad y no hacerla más complicada. Después tuve un proceso de estudios para poder detectar sino tenía algún otro problema, para ver si podía curar lo único que tenía o tendría algunas complicaciones más que me podrían haber traído la enfermedad que tenía: Cromedal o Gigantismo. Después de hacer los estudios y la operación, me fui para Guarayamerin de donde soy, y tenía que ponerme al día en mis materias en el colegio y un compañero me llevó a jugar básquet y así arranqué, fueron mis inicios a partir de mi enfermedad.

Eres un deportista y estás estudiando licenciatura en la educación física. ¿Te ha servido de complemento saber mas acerca del cuerpo humano en la actividad física del deporte?

Soy un deportista que estudió, trabajo también con el mini básquet del club. Estoy de horarios completos.
La verdad que mi carrera en la facultad me ha ayudado bastante, porque no solamente puedo ver la parte técnica – táctica del básquet, sino que también puedo ver los cuidados que se pueden hacer al jugador, las edades en la que se puede enseñar cosas principales o generales, dependiendo también de la edad psicológica del chico o de la edad motriz y eso es importante para después no saltar ninguna habilidad que pueda tener y que la pueda desarrollar a su máximo potencial y la carrera me ha servido para poder analizar todos esos aspectos no solamente del deporte, sino también del cuerpo humano.

¿Cómo mejoró tu juego desde tu llegada al básquet Argentino y tú paso por Gimnasia De La Plata?

La experiencia ganada en Gimnasia me dieron un plus para poder jugar ahora en Caza y Pesca del Torneo Federal y ese plus es poder tener la experiencia necesaria para poder rendir en el momento justo cuando el equipo lo necesite y una mayor experiencia para saber en qué momento hay que hacer tales cosas que capaz el entrenador quiere. Jugar en Gimnasia me dio más claridad de juego.
En cuanto al nivel de Bolivia está creciendo, pero a comparación del de acá es muy distinto, porque por ejemplo el Federal, el TNA y La Liga son profesionales, pero en Bolivia todavía es amateur. Los chicos que juegan estudian y trabajan. El deporte no es lo básico o lo especificado, si hacen básquet solamente no pueden vivir, no pueden comer y la diferencia radica en que los clubes acá son profesionales y los jugadores tiene esa entrada y pueden entrenar exclusivamente para eso hasta a veces 3 turnos y en Bolivia normalmente los entrenamientos con los equipos como máximo son una vez por día.

¿Vives del básquet o tienes algún otro sustento económico?

– Juego al básquet y mi sustento económico es que soy entrenador deportivo en básquet también en el club.

¿Que oportunidades le ves al básquet Boliviano para crecer y que logre un nivel competitivo?

– Muchas, pero lo que tienen que hacer en Bolivia es organizarse un poco y tener una visión de Bolivia y no de otros países, tiene que obviamente guiarse de un plan, pero tiene que mirar su realidad y decir los chicos de Bolivia están para esto y de a poco vamos a mejorar la competencia y la formación para que puedan mejorar los chicos a nivel competitivo y nivel social, porque somos un país muy celoso, todo yo, nada para todos. No quieren unirse, todo desorganizado, pero los entiendo, porque al básquet Boliviano al ser aficionado y no tener una buena remuneración por la federación o por el estado, lo poco que vos logras, tenés que hacerlo para tu club o para las personas que están a tu lado. Pero hay que dejar eso a un lado, porque sino no se puede crecer. Se necesita un cambio y una planificación a nivel nacional para que el nivel de Bolivia pueda crecer y pueda ser grande a nivel nacional e internacional.

Nota: Andrés Zamudio, estudiante del Círculo de Periodista Deportivo

 

 

 

Artículo anteriorHoracio Muratore fue reconocido por el Senado
Artículo siguienteViernes de acción con cuatro juegos