Platense 76-69 La Unión

Sin mostrar una de sus mejores actuaciones, Platense superó como local a La Unión de Colón por 76-69 y se aseguró el primer lugar en la Conferencia Centro Sur con récord de 10-3, además de obtener la clasificación para el Súper 4, cuando resta un partido para la finalización de la Primera Fase de la Liga Argentina. El norteamericano Tyrone Lee, con 17 puntos, fue el goleador del conjunto Marrón; mientras que el alero Sebastián Picton se destacó en la visita y se convirtió en el máximo anotador de la noche con 19 tantos.

El juego arrancó muy favorable para el Calamar. Casi como una continuidad de las últimas actuaciones, lo abrió Genaro Lorio con un triple y los sucesivos errores en la visita, sumado a la buena efectividad del local, pusieron un parcial de 9-0 para obligar a Cristian Santander a quemar su primer tiempo muerto para solucionar los problemas. Sin embargo, a partir de allí, el partido entró en un concierto de fallas, pérdidas de balón, poca efectividad y con ritmo cortado. Los entrerrianos se metieron en partido y el local se llevó ese primer parcial por 15-13, sacando rédito a su buen comienzo.

El perímetro de Platense no estuvo fino en esa etapa y tuvo que recostar su juego en el trabajo interno de Ariel Eslava y Tyrone Lee. En contrapartida, La Unión encontró en la dupla Sebastián Picton-Facundo Mendoza (22 puntos entre ambos en la primera parte) la llave para torcer la historia durante el segundo cuarto, donde además se sumó Manuel Lambrisca desde la banca (8/8 todos desde la línea de libres) y consiguió pasar al frente 28-23 cuando promediaba el segmento. El equipo de Alejandro Vázquez seguía con sus desaciertos, sobre todo en la faz defensiva, y terminó yéndose al descanso largo abajo por cuatro: 38-34.

La paridad continuó durante el penúltimo tramo del encuentro. El Marrón halló en Tyrone Lee (9 tantos en el parcial) la fórmula para atacar el aro y volver a tomar el control. Una seguillida del pivote norteamericano, más un triple de Genaro Lorio en menos de tres minutos del tercer cuarto, pusieron nuevamente al frente a Platense por 46-42. Para colmo, los dos mejores hombres del conjunto entrerriano, Picton y Mendoza, quedaron al límite de faltas lo que complicó los planes del elenco visitante. El local se fue arriba por 56-55 y con un mejor panorama de cara al cierre.

Justamente, lo que se previa se dio. Abrió Genaro Lorio con un bombazo desde los 6,75, continuó con dos penetraciones de Facundo Zárate y otra de Juan Pablo Lugrin para establecer un parcial de 9-0 (como al inicio del partido). De nada sirvió el tiempo de muerto pedido por el equipo de Cristian Santander, que recién se hizo presente en el marcador después de casi 4 minutos con un doble largo de Manuel Lambrisca. Como respuesta, recibió dos nuevos triples -uno de Genaro Lorio y otro de Facundo Vázquez- que terminaron por sentenciar la historia y darle a Platense su cuarto triunfo consecutivo.

Con el N° 1 asegurado en la Conferencia Centro Sur y un lugar en el Súper 4 -a disputarse entre el 6 y 7 de enero de 2018- el Calamar finalizará la Primera Fase este próximo miércoles ante Gimnasia (LP) en Vicente López. Luego iniciará la segunda etapa con su primera mini gira en la Patagonia, donde visitará a Deportivo Viedma y Atenas de Carmen de Patagones.

Informe: Prensa Platense


San Isidro 69-62 Echagüe

Fue 69–62 en el Nido. El equipo de la ciudad extendió a siete su racha de partidos ganados en casa y finalizó el 2017 sin perder de local en la Conferencia Centro Norte de la Liga Argentina 2017/18.

San Isidro con mucho acierto en los tiros de tres puntos impuso condiciones desde el comienzo del juego. Con penetraciones a la pintura y descargas hacia fuera del perímetro para encontrar tiros cómodos desde ahí, el equipo de Julián Pagura supo desandar sus sistemas ofensivos siempre por esos caminos. Mientras tanto, en la pintura propia, conquistó con determinación muchos rebotes defensivos que sirvieron como punto de partida para correr en contrataque y desde ahí también lastimar a un Echagüe que lo padeció intensamente durante los primeros diez minutos.

El segundo cuarto despertó a Echagüe, que comenzó a ganar efectividad en el tiro de tres puntos, y a achicar la distancia en el tablero. Las dificultades de San Isidro para defender los lanzamientos fueron constante y el “santo” vio cómo su buena diferencia de puntos con su rival se desvanecía con el correr de los minutos. En las ofensivas, San Isidro siguió buscando la conversión desde la zona de tres, pero ya sin la misma efectividad, lo que lo llevó a pasar varios minutos del cuarto sin poder sumar e irse arriba de su rival al descanso largo, aunque sin la diferencia que hubiese pretendido.

Los primeros minutos de la segunda parte no mostró muchas novedades, porque encontró a ambos equipos desprolijos en las ofensivas, por lo que ninguno logró complicar al rival.

La visita mostró menos efectividad, frente a un gran trabajo defensivo del local, que comenzó a hacer circular la pelota, para generarse espacios que lo dejaran cómodo cerca del aro. Ésto, sumado a algunos triples, le volvió a dar a San Isidro un poco de oxígeno en el tablero a la hora de entrar al segmento decisivo.

En el último tramo de juego, Echagüe quiso volver a achicar la distancia apelando a una defensa más agresiva y a una presión en toda la cancha, sobre todo en las salidas del local, pero confundió agresividad con faltas tanto defensivas como ofensivas y falló en los tiros claves que le hubieran permitido ponerse arriba de un San Isidro, que luego de mucho desconcierto en el manejo del balón y la ejecución de las ofensivas, pudo cerrar mejor que el rival los últimos dos minutos de partido y se quedó con una nueva victoria en San Francisco para cerrar invicto este 2017 jugando en condición de local.

San Isidro volverá a jugar el día jueves, ante Unión en Santa Fe para cerrar así su paso por la Conferencia Centro Norte del torneo buscando la primera victoria de visitante en lo que va de la Liga Argentina.

Informe: Prensa San Isidro


 

Rivadavia 57-71 Centro Español

El conjunto neuquino le ganó a Rivadavia por 71 a 57, tomándose revancha de lo que había sucedido el día viernes, cuando el Naranja lo había vencido por 76 a 64. Gran actuación del brasilero Dida Pereira (18 puntos).

No fue el partido esperado para los mendocinos. La presión asfixiante que planteó todo el partido la visita dio sus frutos y fue un merecido ganador de principio a fin. También dominó el poste bajo con Khapri Alston y Dida Pereira.

A ambos equipos les costó abrir el marcador. Poca eficacia en el inicio provocó un pobre parcial de 10-8 a favor de Centro Español. Luego, ya en el segundo parcial, el quinteto de Santángelo impuso las reglas de juego y el Naranja estuvo muy incómodo, confiando sólo en la individualidad de Andrés Llaver.

Las cosas no cambiaron demasiado en la segunda mitad. El Torito neuquino siguió ganado en la pintura y más aún cuando Trejo salió tras una molestia en una de sus rodillas y Fernando Minelli decidió resguardarlo para que el cuerpo médico haga los estudios correspondientes.

En el final, Rivadavia con más garra que buen juego supo ponerse a 9, pero Centro Español tuvo el temple suficiente para cerrar una victoria importantísima y para igualar el récord naranja.

Informe: Prensa Rivadavia


Hindú 66-75 Villa San Martín

Villa San Martín extendió su paternidad ante Hindú y se quedó con el cuarto clásico de la temporada 75 a 66, por lo que continúa como sólido líder de la División Norte de la Liga Argentina. El base Cabrera con 21 puntos fue su mayor exponente, mientras que en los Verdes se destacó el Kily Romero con 14.

El Tricolor salió mucho más concentrado que su adversario y sacó un rápido 5-0, con un Cabrera sobrio en la conducción y en las conversiones. Hindú no le encontraba la vuelta, ni al partido ni al adversario por lo que el primer cuarto fue netamente favorable a la visita 20-11.

Pero en el segundo saltaron a la cancha Vieta, Romero y Reinaudi y allí aparecieron las respuestas que Rovner tiene en su banco. Así restando 6’46” Hindú, con un triple del Kily Romero, pasó al frente por primera vez 24-22 ante un equipo “tricolor” que perdió el rumbo al partido y por primera vez lució desorientado. De esta manera el Bólido Verde pudo cerrar tres arriba antes del descanso largo.

Al regreso el partido se hizo vibrante, de ida y vuelta, con ambos jugando como se juegan los clásicos: con los dientes apretados y dejando todo en cada pelota. Por ese entonces las individualidades de Hindú pesaban más que las del visitante donde solo algún arresto individual le permitía estar siempre en partido. Fue otro segmento favorable a los locales.

Así se llegó al último cuarto, donde al inicio del mismo los Verdes sacaron una diferencia de seis (60-54) y parecía que quebraban al adversario. Pero Villa por algo es el puntero y cuando el equipo más lo requería aparecieron sus extranjeros Hammonds y Larsen, un Cabrera imparable bien acompañados por Toledo y así primero emparejaron el juego y luego pasaron al frente, ante un Hindú que tenía a Romero con cuatro faltas y era a él a quien todo Villa atacaba. Así se llegó al cierre donde un triple de Toledo a 1’30” del final terminó con las esperanzas locales y selló una nueva victoria muy festejada por los jugadores y su hinchada.

En definitiva fue una justa victoria “tricolor” infligiéndole a Hindú su cuarta derrota consecutiva, días antes de emprender su última gira del año a Santiago del Estero, donde lo espera Independiente en dos difíciles compromisos.

Informe: Prensa Hindú

Artículo anteriorLunes con un interesante duelo en Corrientes
Artículo siguienteSólo resta saber la sede