Temperley 74-80 Parque Sur

Pablo Alderete fue el goleador de la jornada en el ganador con 19 puntos, bien secundado por el base Agustín Richard con 12 y 4 asistencias y el reserva Nicolás Giménez con 18 y 7 rebotes. En el Gasolero, Davico, Ibañez Paz y Graham aportaron 13 puntos cada uno.
En el amanecer del duelo, Temperley mostró concentración e intensidad para sorprender a Parque y adelantarse 8-0 (Ibáñez Paz 6) en 2′. El local lució muy atento y atildado para seleccionar sus ofensivas y establecer diferencias con un juego colectivo sólido, sellando el primer chico 24 a 16 a su favor. 
En el segundo cuarto, Temperley continuó siendo dominante con un alto porcentaje en sus lanzamientos (60 % 17/28 cancha). El Celeste aprovechó todas la ventajas de Parque en defensa y con puntos equilibrados en todos sus jugadores sacó ventaja de 11 (46-35), restando 1′. El elenco entrerriano solo tuvo en el haber el rebote ofensivo (14), consiguió segundas chances que derivaron en triples e hicieron que la brecha del primer tiempo sea menor, 48 a 35 para Temperley. 
En la vuelta a las acciones, el pleito se presento más parejo y se sacaron pocas ventajas en los primeros 5′. Los de Costa parecían encarrilar la victoria cuando a falta de 3′, Davico con una penetración estampaba la máxima 61-45. Parque Sur con vergüenza deportiva salió a buscar el partido, se paró en defensa zonal, presión a cancha entera y logró sacar de ritmo al Celeste. Hilvanando una acción positiva tras otra, Agustín Richard (8) y Pablo Alderete (10) comandaron la levantada del elenco entrerriano con un parcial 13-2, llevándose un interasante 58-63 de cara al último cuarto.
En los diez finales, Parque Sur acentuó su buen momento con Alderete (8) intratable y Cosolito (6) asomando como una respuesta inesperada. En 5′ la visita pasó al frente y llenó de dudas al Gasolero que se atrapó ante la zona, no sólo fallando de tres (0/7), sino también en los pases para buscar alternativas de tiro. 
Parque percibió que era su momento y rubricó su victoria con su defensa y festejo un triunfo en la ruta importante para seguir arriba en la Conferencia Sur. 
Informe: Prensa Temperley

En un partido que auguraba ser equilibrado, tomando en cuenta los dos enfrentamientos previos que se habían producido en la Primera Fase, hubo dos pibes, Augusto y Manuel, que con su osadía patearon el tablero en dos tramos del partido, edificando los Tigres, con su puntería, una diferencia ante Tiro Federal. La segunda chance, en los últimos 10 minutos, terminó siendo letal.

El primer tiempo estuvo en armonía hasta los últimos 3 minutos. La visita llegó a sacar una austera ventaja en el primer cuarto que se trasladó hasta la mitad del segundo período cuando Landoni puso el 29 iguales. La dupla ceresina encendió las alarmas morterenses por primera vez cuando descerrajaron un triple cada uno que llegó a buen destino. Manuel Alonso aportó otro doble y Barovero sumó su oficio para cerrar por media decena arriba antes de retirarse a los vestuarios (39-34).

En el tercer cuarto, esa diferencia a favor de los Tigres se mantuvo a lo largo de los 10 minutos con ciertas oscilaciones, en un período de bajo goleo donde el local hizo su negocio porque se mantuvo al frente. Y cuando en el tramo final se preanunciaba otro desenlace sumamente parejo, los hermanos Alonso junto al experimentado Barovero empezaron a construir una grieta desde el minuto 0 que se tornó irremontable para los cordobeses cuando iban poco más de 3′ de juego porque la máxima anunciaba 17 de ventaja (66-49). Un 12-2 que sonó a sentencia con 2 de Augusto, 5 de Manuel y 5 de Bruno. Pero el festival prosiguió posteriormente con otros 2 triples de cada uno de los Alonso para elevar la vara a 18 de ventaja.

Los minutos finales estuvieron demás y solo sirvieron para que el resto de los juveniles tuvieran minutos dentro de la cancha, cerrando el equipo de Sebastián Saborido un año magnífico, no solamente por los resultados y la clasificación al Súper 4, sino porque pudo contar con el plantel completo en esta primera parte de la temporada de la Liga Argentina que, por cierto, tuvo períodos muy exigentes por la cantidad de partidos en un breve lapso. Ahora solo resta un corto descanso para encarar el Súper 4 que se disputará en la primera semana de enero.

Informe: Prensa Libertad


Ciclista 72-75 Estudiantes

Estudiantes de Olavarría en condición de visitante derrotó a Ciclista por 75 a 72 y dejó sin invicto en casa al equipo conducido por Guillermo Tasso. El Verdirrojo tuvo la oportunidad de igualar el juego con un triple, pero no pudo anotar.

El comienzo del cotejo fue todo para los vestidos de blanco, que con Lugli (cinco tantos) y Montes (ocho puntos en el cuarto) metieron un parcial de 8-0 en los dos primeros minutos. Carreras fue el encargado de contestar para los juninenses tras tres intentos fallidos. Más enchufado y con una muy buena efectividad, Estudiantes fue llevando los ritmos del tanteador. Sacó la máxima de 10 con 3:03 en el reloj (16-6). Esto derivó en un pedido de tiempo muerto por parte de Guillermo Tasso que buscaba reordenar a sus pupilos. En el regreso fue parcial de 6–2 para los dueños de casa con buenas intervenciones de Karel Guzmán y Xavier Carreras, además de ajustes defensivos que permitieron el definitivo 12–18 en los 10 iniciales.

En el segundo periodo, Castiñeira envió a la cancha a un equipo suplente (menos Lugli) conformado por Schoppler, Galardo, Arese y Rodríguez. En los primeros instantes, el Bataraz continuó con la supremacía (16–27). Pero, de la mano de Paciotti el Verdirrojo abrió el aro desde 6.75 (2-2 en triples) y la energía le cambió a los de Tasso que descontaron y se mostraron más agresivos. Una jugada fortuita, dejó tendido en el rectángulo de juego a Juan Ignacio Laterza quien debió ser asistido por los médicos, donde se corroboró un fuerte golpe en el hígado para el base del equipo juninense y fue suplantado por Perusia. Esto no detuvo el buen andar del local que revirtió el resultado en un abrir y cerrar de ojos para irse al descanso largo 34–31 arriba.

Tras la charla en los vestuarios, Ciclista siguió acertando los caminos y se mantuvo arriba en el tanteador, con el base córdobes Perusia en el control de los ritmos y Paciotti junto con Goncalves anotando supo llevar el juego a su terreno. Por el lado de la visita, claramente ya sin la efectividad del inicio, apostó por la mano caliente de Montes que siguió agrandando su casillero personal y alguna que otra arremetida de Lugli pudo sostenerse y no dejar que los locales se escapen por una diferencia importante (Ciclista llegó a estar siete puntos arriba 52-45). Es por eso que el tercero quedó inclinado para los dueños de casa por 64 a 61.

En los últimos 10, predominio de los visitantes que dió vuelta el resultado con un Arese intratable desde 6,75 y además muy inteligente para hacer jugar a su equipo cada vez que lo doblaron o ajustaron con él. El “Bata” de la mano del ala pivote, se escapó por 10 hasta faltando 2 minutos. Fue el momento donde el Verdirrojo apostó a la heroica y en el regreso de Laterza al rectángulo de juego comandó un vendaval de gol que derivó en un final cerrado. Tres defensas consecutivas (la última forzó pérdida por cinco segundos de Estudiantes) le permitió tener la última en manos de Guzmán que no pudo anotar tras lanzar el tiro de tres puntos y eso decretó la victoria de Estudiantes en el Coliseo por 72 – 75 cortando así el invicto de local

El próximo y último compromiso de Ciclista será este 21 de diciembre cuando visite a Parque Sur en Concepción del Uruguay. Por su parte, Estudiantes cortó una racha de dos derrotas consecutivas.

Informe: Prensa Ciclista


Centro Español 92-91 Rocamora

Centro Español de Plottier volvió al triunfo en El Templo en el cruce interzonal de la Liga Argentina, en el que venció 92-91 a Rocamora. El juego se desarrolló en una jornada especial para el Torito, que el pasado viernes conoció la noticia del fallecimiento del joven Franco Schmir, quien jugó en el local hasta mitad de este año y partió rumbo a Viedma a disputar el Federal.

Marcelo Piuma con 20 puntos fue el goleador del elenco de Mauricio Santángelo, mientras que Martín Gandoy logró el mayor puntaje con 21 anotaciones. El final fue a pura emoción, con un triple visitante a 7 segundos y la definición de Valentín Burgos con dos simples y 9 décimas en el reloj.

Desde el perímetro hizo daño Rocamora en el primer cuarto. Español perdió la brújula y los triples de Semiglia y el trabajo de Gandoy fueron vitales para que los entrerrianos llegaran al final del parcial con 10 de renta (32-22). El Torito mejoró su defensa en el segundo, aunque llegó a perder por 14 (45-31). En los cinco minutos que le quedaron al segmento, el local metió un parcial de 14-3 para irse a los vestuarios a un triple.

El en regreso el equipo de Santángelo comenzó a manejar los hilos y los de Varas se secaron desde 6,75. Piuma pudo anotar y Alston (18), cargado de foules, encontró nuevas vías de gol. Español llegó a los últimos 10 minutos 67-63, pero nunca pudo hacerse fuerte en defensa. Tanto a tanto fue el cuarto final y a 7 segundos del final el local estaba 90-88, pero Lozano en la reposición anotó un triple y le pasó la responsabilidad al local. Burgos recibió el balón con 4 segundos, penetró y generó una falta y dos libres para sellar el 92-91 y desatar el festejo del local, en un día muy especial.

Informe: Prensa Centro Español


Deportivo Viedma 92-91 Platense

La primera mitad fue muy igualada. Platense manejó el juego prácticamente durante todo el tiempo, con una gran actuación de su extranjero Tyrone Lee, y llegó a sacar una máxima de 7. 
 
Pero el Depo Viedma se reacomodó. Pedro Franco manejó los hilos y con tres triples (dos de Mariani  y otro de Federico Grun) el dueño de casa metió un parcial de 9-2 para ponerse la frente. Cerró la primera mitad 37-34 arriba.
 
Tras el descanso largo, el Depo se escapó en el marcador de la mano de Mariani, que clavó una ráfaga de 12 puntos (con tres triples) y puso las cosas 51-42. Complementó Alejandro Peralta, con una racha de 7 puntos, para que Viedma saque la máxima de 11.
 
En el último segmento, Viedma entró en una sequía de casi 5 minutos y Platense no perdonó. Metió un parcial lapidario para dar vuelta el tanteador (64-66), distribuyendo el goleo entre varios jugadores y con una buena aparición de Facundo Zárate.
 
Pero en su casa, el Depo no se rinde nunca. Se metió en partido y poco a poco limó la diferencia. Con dos bombas tremendas de Fermín Thygesen y un intratable Mariani, se puso 78-75 arriba con 39 segundos por jugar. 
Desde la línea, Ariel Eslava puso a Platense abajo por la mínima (78-77). En la siguiente, Centeno convirtió uno de los dos simples (78-79) y Lee respondió con un doble en bandeja (79-79). Había alargue.
 
El suplementario fue gol a gol. Con dos libres, Franco puso al Depo 92-91 con 26 segundos por jugar. El local defendió muy bien la última bola y se quedó con el triunfo que lo coloca en la cima en la Zona Sur.
 
Viedma cerró su actividad por este año. Tendrá un breve receso y luego pondrá su mirada en el Súper 4 que se disputará el 6 y 7 de enero en Sunchales, buscando avanzar en el sueño de conseguir un cupo para disputar la Liga Sudamericana.

El primero de los dos juegos que tendrá el Celeste antes del receso por las fiestas mostró una marcada paridad, pero el dueño de casa estuvo más fino en los momentos decisivos del juego y mostró carácter para construir el triunfo.

Los dos mostraron una enorme efectividad en el primer cuarto. OTC lastimó constantemente desde el perímetro. Rupil, Ludueña y Corzo estuvieron infalibles con conversiones de tres para marcar ventajas en el inicio. Sin embargo, la visita se fue acomodando y de la mano de Felipe Pais y los aportes de Santiago González, se puso a la par, para pasar al frente en el cierre del cuarto que concluyó 23-27.

En el segundo cuarto apareció la actitud y entereza para concretar un juego colectivo sólido. Apareció su mejor repertorio para anular toda intención del rival. Apretó las marcas y el visitante perdió sus vías al gol.

El ingreso de Chris Hooper, aportó virtudes necesarias en la zona pintada para contener al texano Durley. Una bomba de Corzo a 10 segundos del final, y un rápido robo con conversión de Rupil sobre la chicharra sellaron el lapidario 27-8 del parcial para un cómodo 44-35 al cabo de la primera mitad.

En el tercer chico ambos se repartieron aciertos y errores y el equipo de Julián Pagura estuvo un poco más preciso y con un parcial de 16-14 llegó al desenlace con posibilidades, 58-51.

En la parte final rápidamente entraron en acción Rossi y Pérez Tapia y San Isidro se puso a tiro (58-56). Pero, sacando a relucir su destacada intensidad, y aprovechando el juego interno de Hooper, el Celeste administró la diferencia para cerrar a favor, con méritos propios, un exigente compromiso.

“Es un muy buen triunfo, ante un tremendo equipo. Arrancar la segunda fase jugando así, habla muy bien del equipo. Jugar tranquilos y trabajarlo al juego fue determinante. Creo que se van asentando los roles y respetamos el plan de juego” expresó el goleador, Mauricio Corzo.

Para Sebastián Torre la victoria es importantísima. “Estoy muy contento y agradecido al esfuerzo de los chicos. Alegra cuando hay disfrute en la cancha. Les dije que se permitan disfrutar sin relajarse” señaló.

El Celeste cierra el año jugando el venidero jueves 21 ante Barrio Parque de Córdoba.

Artículo anteriorAtenas lo cerró mejor y derrotó a Boca
Artículo siguienteQuimsa sumó su cuarto triunfo al hilo