Después de cuatro derrotas, Peñarol cortó la mala racha en el partido que más le importa a su gente: el clásico. Sufriendo pero mostrando temple y juego para reaccionar en la adversidad, superó a Quilmes 98-90. Tras un primer tiempo flojo en ofensiva, el «Milrayitas» metió 63 puntos en el segundo, con 35 en el último cuarto.

Más allá de los tres triples de Alejandro Diez, a Peñarol le costó mucho atacar con claridad. Quilmes le cerró bien los caminos y se escapó 17 a 11 con 8 puntos de Iván Basualdo, obligando a Leonardo Gutiérrez a parar el partido cuando iban 4 minutos. Al volver metió una bomba Steffphon Pettigrew, pero el «Cervecero», con Eric Flor como protagonista, sacó 8 (24-22) al entrar a la parte final del primer cuarto. Después intentó reaccionar el «Milrayitas», con el aporte de sus relevos, pero el visitante le sacó 9 al sonar la chicharra (19-28).

Mejoró Peñarol en el inicio del segundo cuarto, sobre todo en ofensiva. Atrás le costó controlar a Flor más allá de los cambios de marca. Pero adelante encontró mayor fluidez para ponerse a tres (36-33) cuando habían pasado tres minutos. Nicolás Gianella, atacando el aro, lastimó.

De todas maneras, se quedó nuevamente cuando tenía para emparejarlo y Quilmes no le dejó resquicio para sacarle 12 al sonar la chicharra (47-35). Para escaparse, cuando los «Milrayitas» se habían acercado, los de Bianchelli metieron un 7-0. El local tenía la chance de confirmar la remontada pero cometió errores en el canasto contrario.

Con un 8-0 abrió Peñarol el tercer parcial. Defendió coordinado y agresivo, recuperó rápido y atacó con velocidad, para descontar, situarse cerca y obligar a Bianchelli a parar el partido cuando habían pasado tres minutos (43-47). La remontada siguió hasta ponerse a un punto con un triple de Kyle Lamonte (50-51) pero allí reaccionó Quilmes con un 8-0 para volver a tomar aire. Después, Bruno Sansimoni hizo olvidar la salida de Nicolás Ferreyra con cuatro faltas y metió dos triples para confirmar el resurgir «Cervecero» que se alejó 64-52 cuando quedaban dos minutos.

En la parte final, fue Peñarol el que se acomodó y levantó su nivel para meter un 11-4 y cerrar abajo solamente por cinco puntos el tercer parcial (63-68). Jonatan Slider, con un triple en la última pelota, arrimó a los «Milrayitas». También fueron importantes Gianella y Nicolás Zurschmitten con sus puntos jugando en doble base.

Omar Cantón con un triple esquinado volvió a darle tranquilidad a los «Cerveceros» en la primera ofensiva del último cuarto y los alejó por ocho puntos. Pero Peñarol, lejos de desesperarse, fue limando la distancia de a poco. La lesión de Flor, que lo mandó al banco durante varios minutos, fue importante. Además, el elenco de Gutiérrez defendió muy bien y contó con un triple de Gianella, dos libres de Zurschmitten y uno de Diego Guaita para pasar a comandar el marcador 78-77 a falta de 4  minutos.

Al volver del «tiempo muerto» pedido por Bianchelli, Zurschmitten clavó un triple aunque Flor de regreso contestó por la misma vía y después Emiliano Basabe metió una bandeja para que Quilmes retomara el dominio. (82-81) cuando quedaban 3´.

En la recta final, Gianella se adueñó del partido. Hizo de todo para que Peñarol pasara a ganar. Un triple, un doble y una bandeja seguida de falta y conversión del libre. Poco importó el triple de Maciel, porque después Guaita le contestó por la misma vía y le dio seis de renta a su equipo a un minuto del cierre (92-86). En el final, se intercambiaron libres, y Peñarol no falló, para que el triunfo no se le escapara. Además, Quilmes careció de claridad en la búsqueda de la remontada.

Destacados

Peñarol: Nicolás Gianella 25 puntos, 8 asistencias / Nicolás Zurschmitten 18 puntos, 3 asistencias / Alejandro Diez 13 puntos, 7 rebotes

Quilmes: Eric Flor 21 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias / Iván Basualdo 18 puntos, 5 rebotes / Emiliano Basabe 12 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias

Planilla oficial del juego

Nota: Prensa Peñarol

Foto: La Liga Contenidos

Artículo anteriorTriunfo de oro para Atenas
Artículo siguienteSalta Basket ganó su primer juego fuera de casa