El elenco de Gregorio Martínez derrotó por 93-88 a Salta Basket y logró su segundo triunfo seguido a domicilio. Victor Liz López fue el goleador, con 26 puntos.

En la primera mitad ninguno logró sacarse grandes diferencias, por momentos fueron los salteños quienes se apoderaron del electrónico y por otros los porteños conducidos desde lo táctico por Gregorio Martínez. Ante la paridad expuesta quedaba claro que ni la visita vino a pasear –ya lo había demostrado 48 hs antes derrotando a Olímpico en La Banda- ni Los Infernales resignarían lo que hasta ese momento era la oportunidad de seguir con una seguidilla de victorias en el Delmi.

Entre las acciones más destacadas de los primeros diez minutos fue una enorme recuperación de Diego Gerbaudo en la zona pintada de la defensa para que la americana saliera de contra y cayera en manos del Negro Pablo Espinoza. El chaqueño metió dos trancos y enterró la anaranjada para la primera gran algarabía del público que una vez más copo los asientos del polideportivo.

Por el lado de Obras, Víctor Liz López le puso ritmo rockanrolero al ataque y fue el hombre más desequilibrante y explosivo, terminó la primera parte con 13 puntos. El extranjero Maurice Kemp acompañó y de buena manera no solo en la parte ofensiva sino también abajo en defensa.

Cuando se terminaba el segundo cuarto la visita metió la primera diferencia de seis puntos que luego Los Infernales pudieron reducir a cuatro tras una bomba sobre el final en manos de Lucas Goldenber. La sensación indicaba que Obras se iba mejor entonado al descanso largo, sin embargo en la segunda mitad del encuentro la «batalla» seguiría en el parquet salteño. Antes de finalizar el primer tiempo en Obras lamentaron la lesión de Pedro Barral, quien no volvió a ingresar.

En el tercer capítulo Obras comenzó a imponerse, físicamente desplegó un ritmo «infernal» a lo que le sumó lanzamientos efectivos. Salta, por su parte, comenzó a carecer de efectividad en sus posesiones, uno de los goleadores salteños, Ricky Harris, no encontró la certeza de otras jornadas, y por momentos perdió el orden. Sin embargo, 13 puntos fue la diferencia antes del último cuarto del partido.

Cuando todo parecía perdido y promediaban menos de cinco minutos para el final del choque entre salteños y porteños, el número 5 (Harris) que hasta ese momento no había acertado tuvo una ráfaga de bombas desde los 6,75 metros para incendiar las redes. La diferencia llegó a ser de 18 y se redujo a diez, restaban 3:30 y cualquier cosa podía pasar. En dos oportunidades Jereme Richmond apareció como descendido desde el cielo para volcar el balón y enmudecer a los salteños.

Dos bombas de Harris y Gerbaudo, respectivamente, pusieron a Los Infernales a dos puntos cuando queda menos de un minuto para el final. Obras no perdió el control de sus acciones, con grandes desempeños en López y Kemp, y siguió yendo al frente sin dar lugar a otra noche estoica en el Delmi, ganó 93-88. El corazón y la garra, además de la efectividad, aparecieron sobre el final en el equipo conducido tácticamente por Ricardo De Cecco. A pesar de la entrega no alcanzó; el rock prevaleció sobre la típica zamba salteña en el primer choque entre Salta Basket y Obras Sanitarias en La Liga.

Destacados

Salta: Ricky Harris 20 puntos, 4 asistencias / Diego Gerbaudo 19 puntos, 5 asistencias / Pablo Espinoza 13 puntos, 16 rebotes

Obras: Víctor Liz 26 puntos, 4 asistencias / Maurice Kemp 24 puntos, 13 rebotes / Jereme Richmond 11 puntos

Planilla oficial del juego

Nota: Prensa Salta

Foto: La Liga Contenidos

Artículo anteriorGimnasia se quedó con el duelo del Sur
Artículo siguienteViernes con un duelo en Bahía