San Isidro 81-74 Talleres

El equipo de  la ciudad volvió a remontar un gran partido en las instancias finales del encuentro, y venció a Talleres de Tafí Viejo por 81-74, en el primer partido que los enfrenta en la Conferencia Norte. De esta manera, logra encadenar 11 victorias seguidas en condición de local.

Hoy el “Nido” explotó, no sólo porque San Isidro volvió a demostrar enorme actitud y determinación a la hora de buscar el resultado, sino porque además, la gente le respondió con la misma actitud desde la tribuna, en el encuentro en que el equipo de la ciudad venció 81–74 a Talleres de Tafí Viejo por la Conferencia Norte de esta Liga Argentina.

Un partido muy parejo desde el comienzo, en el que los dos equipos lograban llegar al aro filtrando asistencias en la pintura, que ninguno de los dos podía defender. Con un primer parcial empatados en 19 puntos, y el segundo igualados en 20, ambos equipos mostraban el mismo nivel de juego, tanto en la ofensiva como en la defensa. Aunque era al equipo local, a quien le costaba más encontrar el gol desde fuera del perímetro.

El quiebre del juego se dio luego del descanso. San Isidro volvió más desconcentrado, y la visita no desaprovechó la oportunidad. El local comenzó a perder pelotas a partir de errores propios, que le tocó pagar caro, con una visita que comenzaba a afinar su tiro de tres puntos. El tercer cuarto evidenció la diferencia de juego de ambos equipos, en el parcial que terminó arrojando, 26 – 16 a favor de la visita.

Pero San Isidro demostró una vez más lo que viene demostrando partido a partido: que no hay distancia irremontable, mucho menos en el “Nido”. Defensa agresiva, robo de pelotas, presión, traducidas en contra ataques rápidos, y los tiros de tres puntos que comenzaban a entrar. El equipo local se recuperó, emparejó el partido, y terminó cerrando el encuentro con una nueva victoria de local por 81 a 74, frente a su gente, que en este último segmento, hizo estallar el Severo Robledo.

San Isidro de esta manera enumera 11 victorias en 11 presentaciones en la actual temporada de la Liga Argentina y volverá a jugar el venidero miércoles ante Villa San Martín, otra vez en San Francisco.

Informe: Prensa San Isidro


Ameghino 84-81 Independiente

Algunas desconcentraciones iniciales dejaron atrás a Ameghino en el inicio del juego, ya que la visita logró aprovecharlos para escaparse 7-13 con los aportes de Spalla. Una vez que logró acomodarse, el León metió un parcial 8 a 0, con buenas apariciones de Joaquín Baeza asistiendo a los internos, para emparejar las acciones y terminar 23-22 arriba.

Tras algunos minutos de baja efectividad, los dirigidos por Pablo Castro hicieron “click” tras un triple de Abel Aristimuño que abrió una seguidilla de puntos, que incluyó buenas combinaciones en pick and roll, contragolpes y otro triple, de Santiago Iglesias, para hilvanar un 10 a 0 que derivó en un tiempo muerto del DT visitante.

Inmediatamente, Independiente salió a marcar en zona y, por momentos, consiguió frenar al León, más allá de un buen ingreso desde el banco de Laureano Zalio y Maximiliano Tamburini. Al final, el local lo pudo cerrar un poco mejor para irse al descanso largo 43-40.

A diferencia de los partidos anteriores, donde en el tercer cuarto suele verse una de las versiones más “flojas” del León, esta vez Ameghino pudo imponerse y gozar de la máxima diferencia en ese parcial. Primero un triple de Cuello, que estuvo fino de larga distancia, y luego por el valioso aporte de puntos y rebotes de Juan Abeiro. A ellos se les sumó el goleo de Brown. Así, la diferencia llegó a ser de 12, aunque finalmente cerró el cuarto arriba por una decena de puntos (67-57).

La visita se la jugó a puros triples en los últimos diez minutos para intentar recortar la diferencia. Y, tras reiterados intentos, lo consiguió. De a poco fue limando la distancia, llegó a ponerse seis abajo, pero el León se volvió a escapar, hasta que definitivamente se puso en juego cuando el marcador quedó 74-72 faltando 3´en el cronómetro.

De ahí en adelante el partido se tornó muy físico, trabado y con errores, y cuando parecía que los locales podían cerrar cómodos, un triple de Axel Weigand a 30 segundos del cierre puso a 2 abajo a su equipo (83-81). Una pérdida de Ameghino le dio la pelota a Independiente en el cierre con cinco segundos. Spalla recibió bajo el aro, pero apareció la mano de Abeiro para bloquear el intento de lanzamiento. Al final, el León lo definió en la línea para estampar el 84-81 que significó su segunda victoria al hilo.

Ahora, deberá recibir a Unión de Santa Fe, el próximo viernes, el que será el último juego en casa antes de emprender una gira de cuatro partidos como visitante.

Informe: Prensa Ameghino

 

Artículo anteriorSan Martín sumó en Junín
Artículo siguienteOtra gran noche de Manu