Libertad 69-65 Barrio Parque

Fue sorprendente la intensidad defensiva con que se jugó los primeros 20 minutos de Libertad y Barrio Parque, siendo el mayor perjudicado el goleo, terminando los dos equipos por debajo de los 30 puntos. Fue increíble la actitud que le pusieron los protagonistas para intentar abortar las acciones ofensivas de la contra y el resultado no favoreció al espectáculo: pérdidas, imprecisiones, definiciones al límite de la posesión y tiros mal seleccionados terminaron redondeando un pobre pero equilibrado primer tiempo que se lo terminó  llevando la visita porque el extranjero Kilo se despertó en el último minuto para ponerlo al frente por un doble (26-28).

En el tercer cuarto, las ofensivas encontraron los espacios suficientes para alzar la vara. Promediando el período, Lauría descerrajó 2 triples consecutivos para interponer la máxima ventaja de todo el cotejo: una decena de unidades (34-41) que hizo reaccionar a los Tigres. Copello lideró la vanguardia con un disparo desde los 6,25 para tomar la posta luego el francotirador Barovero, aportando 9 unidades en el tiempo restante que generaron un parcial 13-4, posibilitándoles cerrar arriba (47-45) antes de retirarse al descanso corto.

El último cuarto iba a tener el desenlace imaginado porque ninguno de los dos se despegó en el resultado, alternaron en el liderazgo y las acciones se desarrollaron palo y palo. Restando 3′, Barovero encestó un triple para pasar al frente (63-62) pero Guerra devolvió la gentileza 30» después, para que los cordobeses pasaran al frente: 63-65. Después hubo casi un 1’30» de sequía, salvo un libre de Copello que puso al dueño de casa a la mínima diferencia (64-65).  Y sobrevendría un error fatal de la visita: una pérdida por 8 segundos que Libertad se lo hizo pagar caro con el escopetazo fatídico del base aurinegro. El resto ya es historia conocida: Barrio Parque no contó con un Lauría inspirado que primero produjo una pérdida y después falló un tiro de corta distancia. Demasiadas oportunidades desechadas para un Tigre sediento de victorias que terminó celebrando el invicto que mantiene de local en esta Segunda Fase.

Informe: Prensa Libertad


Español 92-90 Estudiantes

En su regreso al Templo, Centro Español derrotó a Estudiantes de Olavarría 92 a 90 en una nueva fecha de la Liga Argentina, que le permitió al elenco de Plottier comenzar con buena mano la triple localía. El estadounidense Khapri Alston fue nuevamente la figura del partido y del Torito: anotó 31 puntos y sumó 12 rebotes. Joaquín Gamazo, de gran segundo cuarto, marcó 20 en la visita.

El comienzo del juego fue a pedir de Español, que dominó las acciones con Alston en la pintura ganándole el duelo Essengue. El Torito sacó una renta clara y terminó el parcial con un buen pasaje de la incorporación Alessene Saintilus (10). El final fue contundente: 30-16 para el local. Pero en el complemento apareció Gamazo en toda su dimensión, ganó la pintura y con un doble y falta igualó en 40. Allí calentó la mano el perímetro bonaerense, para descansar 49-45 arriba a pura bomba.

Español cambió la actitud en el tercer cuarto. Dos triples de Valentín Burgos (17 puntos y 12 asistencias) le devolvieron el manejo a Español, aunque con la misma fórmula volvió a tomar las riendas Estudiantes de la mano de Rodríguez y Montes. Llegó a sacar una máxima de 9 y entró a la recta final con mayor margen (77-70).

Alston intentaba bajo el cesto y en cada falta iba a la línea, para achicar diferencias. Un triple de Nahuel Martínez y cinco en continuado de Burgos volvieron a poner al Torito adelante (83-80). Allí el local mostró sus virtudes, defendió como le gusta a Mauricio Santángelo y más allá de que el cierre fue apretado (dos pérdidas seguidas con el marcador 92-86) pudo sacar adelante un juego que se había hecho cuesta arriba. El miércoles espera por Rivadavia y cerrará el triplete local ante Villa Mitre.

Informe: Prensa Centro Español


Atenas 82-73 Deportivo Viedma

El Griego maragato estiró su racha al derrotar a Deportivo Viedma por 82-73. Controló bien al rival y festejó ante su gente.

Arrasó en el inicio. Empezó 7-1 arriba para irse 18-10 minutos después. Tuvo agresividad para defender, energía para cargar el rebote y paciencia para atacar. Todo se reflejó en tres pilares: Lavoratornuovo, King y Cutley.

Viedma la pasó mal porque su figura, Federico Mariani, cometió tres infracciones en el primer capítulo. Pero la Fusión se recuperó en el segundo. Encontró gol en las manos de Francisco Centeno, achicó el margen e hizo que el desarrollo fuera un vibrante y entretenido palo a palo. Tanto que pasó al frente (25-26), algo que pudo mantener hasta el descanso largo a pesar de los vaivenes del juego.

El quiebre se produjo al volver del entretiempo. Cutley anotó 8 puntos al hilo y dio vuelta la historia (42-39). A partir de ahí fue todo de Atenas. Hubo triples consecutivos de Etchepare, Lavoratornuovo y King más una volcada del americano que significó el despegue (55-43). Con la gente vibrando, llegó a sacarle 17 de ventaja (63-46, 65-48).

Si bien Deportivo arremetió en el final con Centeno y Tabieres, los jugadores griegos pasaron el sobresalto. Usaron el reloj a favor, no se desesperaron y coronaron una importante victoria: 82-73 sobre Deportivo Viedma.

Atenas no tendrá descanso porque volverá a jugar el martes. También en el Carmelo, recibirá a Rocamora desde las 21:30.

Informe: Prensa Atenas

Artículo anteriorRegatas y Estudiantes clasificados a semifinales
Artículo siguienteTyus la nueva cara en Echagüe