Hindú 100-68 San Isidro

Jugando por momentos a voluntad, Hindú Club no tuvo inconvenientes en doblegar a San Isidro por un contundente 100 a 68, y de esta manera continúa firme en la punta de la Conferencia Norte de la Liga Argentina de Básquet. Jones con 19 puntos y Fernández con 17 fueron sus mayores encestadores mientras que en los cordobeses se destacó Stibbins con 20. Fue descalificado Durley en la visita.

En el comienzo se lo vio mejor al Santo cordobés contando con la puntería perimetral de Pineda y Durley, más Stibbins en la pintura, para arrancar arriba en el luminoso. Pero una vez que los de Rovner le tomaron la mano al adversario, se adueñaron del trámite del partido y restando 3’ pasaron al frente 16-14, para no abandonar nunca esa condición en el resto del juego.

En el segundo capítulo Hindú cerró más su defensa, le puso mayor intensidad a su juego y así fue “borrando” de a poco a San Isidro que encontraba pocas respuestas para frenar el vendaval que por momentos eran los locales. La silenciosa pero efectiva tarea de Moya bajo los tableros, la efectividad de Fernández y Jones más la conducción de Cequeira y la entrega de Coronel, fueron ensanchando la grieta y más aún cuando llegaron los aportes desde el banco de Reinaudi, Vieta, Romero y Morales que le permitió irse al descanso largo 19 arriba.

Al regreso del mismo pese a querer reaccionar y descontar ventajas, San Isidro en ningún momento pudo hacerlo porque el “Bólido Verde” estaba jugando con picos muy altos de rendimiento colectivo e individual y llegó a sacar 28 (69-41 con 4’ por jugar).

Por eso, para muchos el último cuarto estuvo de más, porque el juego se había cerrado mucho antes en favor de los locales. Es por eso que Rovner mandó a la cancha a los juveniles quienes también tuvieron rodaje en el juego. La nota negra de la noche la dio el extranjero Durley quien luego de cometer su quinta falta dio un triste espectáculo arrojándole un pelotazo a Romero y luego de la técnica hizo lo propio al árbitro Vasallo por lo que debió retirarse descalificado a los vestuarios.

Informe: Prensa Hindú


Rivadavia 70-69 Temperley

Los Naranjas vencieron al Gasolero en un partido no apto para cardíacos. El triunfo del local fue por 70 a 69 y tuvo como destacado a Casey Jones con 16 puntos, incluyendo dos volcadas. El goleador del partido fue John Thomas con 21 tantos.

Otra vez Rivadavia sufrió hasta el final pero terminó cantando victoria como lo había hecho 72 horas antes, cuando venció en un infartante partido a Gimnasia de La Plata. Ahora, enfrente estaba Temperley, un rival sumamente renovado con sus dos extranjeros: Thomas y Cartharn.

En el Naranja Jones y Welton no quisieron ser menos y estuvieron muy activos, tanto en ataque como en defensa. Justamente Casey Jones, se llevó las dos grandes ovaciones de la noche por dos volcadas fenomenales, una en cada tiempo. La segunda más espectacular aún, enterrándola ante la marca de Thomas.

Si bien Rivadavia dominó en gran parte del trámite (21-18 y 34-29 fueron los parciales del primer tiempo), nunca terminó de cerrar el partido y la visita, con un juego interno potente, descontaba y se ponía a tiro de la igualdad.

Tras el tercer cuarto que finalizaría 55-51, los diez minutos finales tuvieron mucha tensión y dramatismo. Los dirigidos por Fernando Minelli parecían que liquidaban la historia, pero otra vez Temperley se arrimaba peligrosamente. Fue así que a falta de 30´´ con dos libres de Ortiz, el Gasolero pasó arriba por primera vez en la noche (68-69).

Tras el último tiempo muerto pedido por el entrenador Naranja, Welton tendría dos libres, tras recibir una falta. Convirtió ambos lanzamientos y la última fue para la visita. Quedando 17´´ para el final, el elenco de Costa movió la pelota, no pudo penetrar y fue Ortiz quien lanzó desde 6,75 pero la bola pegó en el aro y salió.

No hubo tiempo para más, agónico y sufrido triunfo de Rivadavia Básquet, consiguiendo así su tercera victoria al hilo y metiéndose cada vez más en la pelea por uno de los cuatro primeros lugares de la Conferencia Sur.

Informe: Prensa Rivadavia

Artículo anterior«Buscamos una ideología de juego»
Artículo siguienteHaag por Moreno en Unión