El entrenador de la Selección Argentina, Sergio Hernández, se refirió a la dura derrota de su equipo como local 88-83 ante Uruguay en el primer juego de las ventanas FIBA. Nicolás Brussino y Lucio Redivo también hablaron tras la caída en el Parque Carlos Guerrero de la ciudad de Olavarría.

Sacando el primer cuarto, ellos jugaron mejor que nosotros con más dinámica y fueron más agresivo. Nosotros sobrevivimos con tiros de tres puntos muy lejanos. El juego lo dominó Uruguay y jugaron como ellos quisieron. El que juega mejor gana y así fue por lógica”, declaró.

“No nos sentimos cómodos no teníamos claros los caminos de gol, nos bajó la autoestima y no pudimos atacar como queríamos. Uruguay nos frustró, jugó mejor en el cierre, fue convincente. Nosotros no tuvimos fluidez y de no haber sido por los tiradores se nos habría complicado aún más”, expresó el DT.

Sobre las ausencias, el «Oveja» en la cuenta de Twitter de CABB, expresó: “Facundo Campazzo no está. A Uruguay también le faltó Granger. Y a los dos nos faltó tiempo de preparación. No hay excusas. Las condiciones son las mismas para todos en este formato”.

Y mirando hacia lo que se viene, manifestó: “Lo que pase en los próximos partidos depende de nosotros. Tenemos que ganar lo que queda y ganarle a Uruguay en su casa. Es un camino a una Copa del Mundo no se puede pedir otra cosa, Hay que analizar que cosas no hicimos bien, pero saber que cuando vos queres un premio como estar en una Copa del Mundo, el camino es duro”.

Por su parte el alero Nicolás Brussino máximo anotar, con Luis Scola, con 23 puntos (8/13 en tiros de campo, 3/5 en dobles y 5/8 en triples), 3 rebotes y 2 asistencias, manifestó en declaraciones en la cuenta de Twitter CABB: “Estamos tristes. Pero bueno intentaremos preparar el partido con Paraguay lo mejor posible parar terminar esta ventana con un triunfo, porque no podemos resignar más puntos”.

En tanto, el escolta Lucio Redivo, que terminó con 18 puntos (3/5 en dobles, 3/5 en triples y 3/3 en libres): “Sabíamos que iba a ser un rival duro, que no se entrega nunca. Sabíamos que es su forma de jugar y lo pagamos caro en el segundo tiempo. Juegan siempre al límite, nosotros lo sufrimos. Hubieron jugadas que nos costaron y tiramos tiros forzados”.

Fotos: FIBA

 

Artículo anteriorUruguay fue mejor y festejó ante Argentina
Artículo siguienteDos victorias locales y una visitante