Sergio Hernández, entrenador de la Selección Argentina, expresó: “No pudimos jugar bien al básquet en estas ventanas. Y no es por quitarle mérito a los rivales. Es una mirada interna. No estuvimos cómodos en la cancha. No encontramos agresividad y dinámica que es lo que nos distingue y que se vio en la AmeriCup. Lo positivo es que pudimos volver a estar juntos. La aparición de Chapu le hizo bien al grupo. Fue importante su presencia. Y mostró un poco el camino. Digo esto mucho más allá del retiro de su camiseta”.

Lucio Redivo, máximo anotador con 14 puntos: “En lo colectivo, si bien hubo momentos que no tuvimos fluidez, después logramos elevar el ritmo y fue cuando mejor nos sentimos. Camino inverso al que transitamos con Uruguay. En lo personal estoy muy contento. Siempre hay cosas por mejorar igual”.

Juan Pablo Vaulet, alero de la Selección Argentina (Segundo juego oficial con el equipo) 9 puntos y 7 rebotes: “Sabíamos que no íbamos a sacar diferencias de golpe, que el partido lo teníamos que ir trabajando de a poquito. Nada más que en el primer tiempo no salimos con la intensidad que teníamos que salir y por suerte en el segundo con el tiempo pudimos ir dominando el partido”.

Fotos: FIBA

 

Artículo anteriorTres triunfos locales y dos visitantes
Artículo siguiente«Hay que seguir trabajando»