El Cervecero protagonizó un fantástico primer tiempo, sacó 32 puntos de ventaja pero chocó contra un equipo de jerarquía, que tuvo la cabeza y el básquet para revertir, en 13 minutos de juego, una gran diferencia y quedarse con el triunfo 88 a 85 en Mar del Plata.

Furioso arranque ofensivo del Tricolor. Con una gran efectividad conquistó el desarrollo y el marcador del partido (16-6), y obligó a Sebastián González a pedir rápidamente un minuto.

No encontró respuestas San Martín a la increíble noche del Cervecero, y para peor de males sufrió un ajuste defensivo efectivo del elenco local, que protagonizó un fantástico parcial 19-0 y dejó sin respuestas a la mejor ofensiva de la Liga.

Con un fantástico pasaje en ataque (14 de 15 en tiros de cancha) y presionando con intensidad al conjunto correntino para no dejarlo jugar (5/13), Quilmes le puso fin a un primer cuarto excepcional con el marcador 37 a 10 a su favor.

Si bien ganó un poco de preponderancia en la pintura la figura de Justin Keenan para descontar, Quilmes se mantuvo efectivo en ambos aros y con un goleo repartido obtuvo una máxima ventaja de 32 puntos en el tablero (49-17).

La rotación de Javier Bianchelli no menoscabó la producción y el equipo mantuvo la intensidad defensiva, pero de a poco la efectividad tuvo una lógica merma. Sin embargo, con muchos puntos altos y la gran ventaja fabricada, el Cervecero se fue al descanso largo estampando en el tablero un contundente 56 a 29.

Con un parcial 4-0 salió San Martín al tercer cuarto. Apostó al juego interno y Jeremiah Wood ganó mayor protagonismo. Quilmes regaló chances con un comienzo errático (0/3), pero encontró tiros de tres puntos oportunos (64-40) que le devolvieron el aliento.

Esta vez fue Omar Cantón con dos rompimientos y cuatro puntos el que le devolvió la ventaja de 30 puntos (70-40) a Quilmes. Sin embargo, Justin Keenan no se desanimó y volvió a ser el motor de la remontada con siete puntos consecutivos.

Y apareció la mejor versión correntina. Con mucha más decisión en ataque y aprovechando un mal balance defensivo de Quilmes, San Martín protagonizó una fantástica remontada con un parcial 15-1 para cerrar el capítulo abajo pero acechando (71-57).

El último parcial prometió un final abierto y para cualquiera. San Martín mantuvo la remontada y con triples de Faggiano y Lescano puso el juego a 11 (76-65). El tibio pasaje en ataque de Quilmes se vio agudizada por la falta de intensidad en defensa y las cuatro infracciones de los más grandes (Basualdo y Sánchez).

El conjunto de Sebastián González volvió a sus raíces y sacó a relucir su potencial ofensivo característico en 10 minutos de juego. Quilmes le intentó seguir el ritmo en lugar de bajar un cambio y pensar, y es por eso que la visita pasó al frente a falta de tres minutos y medio para el final (80-79).

El segundo tiempo de San Martín fue extraordinario, revirtió un gran partido y en un final apasionante se llevó la victoria con un triple de Mainoldi (88-85), Quilmes no supo jugar con la ventaja y el reloj y lo pagó muy caro.

Síntesis:

QUILMES (85): Nicolás Ferreyra 8, Eric Flor 13, Enzo Ruíz 12, Ricky Sánchez 15 e Iván Basualdo 6 (FI); Omar Cantón 16, Emiliano Basabe 2, Bruno Sansimoni 11, Maximilano Maciel 2 y Juan De la Fuente (-). DT: Javier Bianchelli

SAN MARTÍN (88): Jonatan Treise 5, Reynaldo García Zamora 10, Leonardo Mainoldi 10, Federico Aguerre10 y Jeremiah Wood 12 (FI); Matías Lescano 5, Justin Keenan 27 y Lucas Faggiano 9. DT: Sebastián González.

Parciales: 37-10, 56-29, 71-57 y 85-88.

Árbitros: Daniel Rodrigo, Sergio Tarifeño y Gonzalo Delsart.

Estadio: Polideportivo Islas Malvinas (Mar del Plata)

Planilla oficial del juego

Nota: Mariana Isa para Prensa Quilmes
Fotos: LNB

Artículo anteriorInstituto venció a La Unión y sigue prendido
Artículo siguienteManu en el Top Ten histórico de la NBA