Quilmes logró un agónico triunfo frente a Gimnasia de Comodoro Rivadavia 100 a 98, en su vuelta a casa. Con un buen despliegue ofensivo, pero sufriendo hasta el último segundo, el elenco de Javier Bianchelli conquistó un partido clave. El goleador: Eric Flor con 28 puntos.

Quilmes fue el que tomó la iniciativa en el juego y con Nicolás Ferreyra al mando (6 puntos, un rebote y un robo), construyó un parcial 8-0 que obligó al DT Martín Villagrán a frenar las acciones tras dos minutos en el reloj.

El trabajo defensivo de Enzo Ruíz sobre Tristan Spurlock fue clave para mantener a Quilmes liderando el partido. Además, disfrutó de un buen despliegue ofensivo (66% en tiros de cancha y 5/8  triples) que le permitió cerrar un interesante primer cuarto 29 a 21.

Manuel Buendía, desde el banco, fue la carta de gol para Gimnasia. Desde el perímetro (12 puntos)  fue el responsable de despabilar el ataque patagónico para entrar en juego y acercarse en el tablero (32-30). Y Quilmes ingresó en un bache que le dio vida a su rival.

El parcial no fue bueno (8 pérdidas por equipo). Las defensas agobiantes y las malas decisiones desdibujaron el desarrollo del partido. Gimnasia, que parecía sacar más rédito del cuarto, dio descanso a Buendía por infracciones (3) y se quedó sin respuestas para anotar, no tuvo más tiros de campo y sólo sumó desde la línea.

Omar Cantón fue la única solución entre los relevos del Cervecero y respondió a tiempo para cerrar la primera mitad arriba 45 a 38.

Gimnasia apostó al juego interno. Diego Romero encontró los espacios en la pintura y lastimó cada vez que pudo para ser la vía de gol de su equipo con seis puntos consecutivos. Pero Quilmes no se quedó atrás, y con las ofensivas explosivas de Eric Flor mantuvo el mando del partido (66-54).

Un parcial 9-0 del conjunto patagónico agregó suspenso a los últimos minutos del tercer cuarto (66-63). No obstante, el Tricolor frenó los intentos de remontada a pura bomba boricua. Ricky Sánchez clavó un triple, con la chicharra de fondo, que selló el final del período 70 a 63.

 Quilmes mantuvo el liderazgo del marcador y el desarrollo del juego en sus manos. Con el mando de un seguro Ferreyra, el Cervecero estiró la ventaja 82 a 69. Pero el ingreso de Manuel Buendía nuevamente fue una pesadilla para el elenco local. Con siete puntos consecutivos dejó con vida a su equipo (93-87).

Gimnasia mantuvo el envión ofensivo y con un triple de Juan Manuel Rivero se puso a dos puntos a falta de 45 segundos (94-92). Contestó por la misma vía Ricky Sánchez, de manera oportuna, para salvar el final del encuentro y conquistar, de manera agónica, el partido 100 a 98.

Destacados

Quilmes: E.Flor 28 puntos (4-6 en triples) , 5 rebotes y 5 asistencias / N.Ferreyra 17 puntos y 9 asistencias / R.Sánchez 19 puntos y 4 rebotes

Gimnasia: C.Buendia 25 puntos (6-9 en triples) / D.Romero 16 puntos y 8 rebotes/ J. Rivero 14 puntos (4-8 en triples) 

Planilla oficial del juego

Nota: prensa Quilmes
Fotos: LNB

Artículo anterior«La LdA es el objetivo principal»
Artículo siguienteAjustado triunfo de Atenas frente a Argentino