Salta Basket 66-72 Gimnasia

De nuevo el planteo del equipo salteño no contó con el valioso aporte del base Diego Gerbaudo, quien se recupera de un desgarro y posiblemente regrese el jueves. Ausencia importante para el elenco salteño, sin embargo los aportes del otro «Diego», Figueredo, estuvieron a la altura las circunstancias en la noche salteña. El número 2 de Salta volvió a controlar las ofensivas infernales.

Con la sangre en el ojo tras la derrota con Olímpico de La Banda en tiempo suplementario y por la mínima (101-100) el viernes pasado, la visita piso suelo salteño dispuesto a dar batalla y volver a la senda ganadora. Reflejo de esto último fueron los primeros diez minutos con los extranjeros Scott Rogers y el debutante, Eloy Vargas, movedizos y efectivos, además de la segunda mitad del partido donde los dirigidos por Martín Villagrán supieron resolver mejor lo propuesto por el local en defensa.

Los Infernales, por su parte, en el primer cuarto perdieron algunas posesiones, más de lo habitual, el interno Alejandro Zilli se encargó de las primeras anotaciones para dar paso luego a uno de los goleadores infernales, Ricky Harris. Lindo «match» en el Delmi, en esos primeros minutos Los Infernales no alternaron con la defensa en zona y se mantuvieron la pegajosa marca personal que fue subiendo la intensidad con el correr de los minutos.

El segundo cuarto, y tras las rotaciones en ambos combinados, los de Comodoro Rivadavia incurrieron demasiado en la pérdidas –terminaron el período con 9- producto de esa intensidad defensiva del local y las certeras opciones a la hora de lanzar, penetrar o correr en transición para los dirigidos por De Cecco. El primer tiempo finalizó por cinco puntos de diferencia para Salta (31-26).

Además de rebotear, metió, corrió y la dejó chiquita. El tercer capítulo fue a pedir del Negro Pablo Espinoza, se hizo cargo de la ofensiva del equipo interpretado a la perfección por sus compañeros. Período donde el partido se armó definitivamente y los salteños seguidores de Los Infernales comenzaron a jugar el necesitado rol de sexto hombre. En la visita el goleo y las acciones estuvieron bien distribuidas, desde el banquillo de relevos siguió siendo clave Eloy Vargas.

En la tierra de Güemes, la noche entregó duelos más que atractivos. En la zona pintada Zilli mantuvo una férrea lucha con Diego Romero y Eloy Vargas; McCullough, de buena gira por el litoral, tuvo que vérselas con Tristan Spurlock –clavó una volcada que generó el «uuuuuu» en el Estadio-; Espinoza también rotó las marcas con el Chino defendiendo por momentos a Romero o algún otro gigante; Figueredo luchó con Carlos Buendia y Harris hizo lo propio con Barrera.

En los últimos diez minutos fueron claves las bombas despachadas por los jugadores del Verde, Buendia fue uno de ellos sobre el final, para que Gimnasia comenzara ganando la gira -ahora visitará a Atenas e Instituto en Córdoba-. Salta no pudo mantener el control de las acciones como en la primera mitad y pago caro con una derrota en casa. De esa manera Los Infernales se quedan sin la seguidilla de invictos en el Delmi –habían metido cinco partidos consecutivos-. Ahora deberán recomponerse y alistarse lo antes posible para recibir el jueves que viene a Comunicaciones de Mercedes, Corrientes, a partir de las 21.30.

Destacados:

Salta Basket: Pablo Espinoza 21 puntos y 14 rebotes/Ricky Harris 22 puntos y 2 asistencias.

Gimnasia: Eloy Vargas 16 puntos y 7 rebotes/ Scott Rodgers 12 puntos/Franco Giorgetti 7 puntos y 6 rebotes.

 

Informe: Prensa Salta Basket

Foto: La Liga Contenidos Movistar

Artículo anteriorPeñarol salió de la malaria ante Ferro
Artículo siguienteQuilmes y Argentino serán locales este martes