Por perseverancia y convicción el Griego se quedó con una victoria enorme en Mar del Plata frente al Cervecero. El esfuerzo dio réditos, ganó 117-116 y se consolida en los primeros lugares.

Para el infarto. Así fue el partido que Atenas terminó ganando. Parecía perdido, pero dio la cara y se llevó todo. Con la última bola al aire de Erik Flor y varios rezos de por medio, derrotó en un juego durísimo a Quilmes y se consolida en los primeros lugares. Fue 117-116 y ahora estira su récord a 21-10. El miércoles visita a Peñarol, nuevamente en el Polideportivo marplatense.

El primero tiempo para Atenas fue por demás complejo. Le costó hacer pie en defensa y mostro falencias en ataque. No le salieron las cosas y las 13 pérdidas en ese segmento son el resumen y reflejo de lo que sucedió. Roquez Johnson fue la solución en ataque (10 puntos en el primer cuarto) mientras permaneció en el rectángulo de juego; mientras que los arrestos de Nicolás Romano (6), Donald Sims (6) y el tiro de tres puntos (4 en el cuarto) fueron una colaboración que no bastó. En la vereda de enfrente, Quilmes golpeó cuando jugó rápido o la bola al poste bajo. Primero Iván Basualdo (12) y después Omar Cantón (11) fueron un dolor de cabeza para el Griego, que perdió el cuarto inicial por 24-18 y la mitad 42-34.

Al regreso del descanso largo fueron rachas las que alimentaron a ambos. Primero el Verde fue el que salió con realidad renovada. Fue duro en defensa y con un parcial de 16-2 pasó a comandar el partido por 50-44 con una gran tarea colectiva en los dos costados. Pero después de ese momento, la aparición de Enzo Ruiz con tres triples y un 18-4 para el Cervecero, la diferencia recayó nuevamente sobre el dueño de casa, que se escapó 62-44 e hizo que el Griego debiera trabajar extra para quedar en juego, entrar a los últimos 10 minutos 63-67 y con todo abierto.

Y el cuarto final terminó siendo para el infarto. Quilmes parecía tenerlo liquidado, pero Atenas dio batalla sobre el final. No se dio nunca por vencido y siempre creyó en que se podía. Con Sims en el banco por acumulación de faltas, Tomás Gutiérrez robando un balón clave y dos puntos de Romano, las cosas quedaron 99-99 a falta de 15s4. Y la última defensa fue enorme, se hizo de la bola y mandó todo al alargue cuando nadie lo esperaba.

En el extra, el griego se hizo gigante. Gutiérrez fue clave “recolectando la basura”, guió al equipo y en ofensiva se fue paciente, con un Nicolás Romano descollante que apareció para dar puntos y bajar la persiana. Lo ganó por perseverancia, por no darse por vencido. Se quedó con un triunfazo agónico por 117-116 y el miércoles visita a Peñarol.

Síntesis

Quilmes 116 (99): Nicolás Ferreyra 8, Eric Flor 11, Enzo Ruiz 26, Ricky Sánchez 3, Iván Basualdo 14 (FI); Omar Cantón 28, Emiliano Basabe 8, Bruno Sansimoni 18, Maximiliano Maciel 0. DT: Javier Bianchelli

Atenas 117 (99): Donald Sims 18, Juan Fernández Chávez 19, Leonardo Lema 8, Nicolás Romano 29, Roquez Johnson 15 (FI); Weyinmi Rose 1, Jerome Meyinsse 22, Mateo Chiarini 0, Diego Lo Grippo 3, Tomás Gutiérrez 2. DT: Nicolás Casalánguida

Planilla oficial del juego

Parciales: 1º) 24-18, 2º) 42-34 (18-16), 3º) 67-63 (25-29), 4º) 99-99 (32-36)

Estadio: Polideportivo Mar del Plata

Árbitros: Fernando Sampietro – Javier Mendoza – Gonzalo Delsar

Nota: prensa Atenas
Fotos: LNB Contenidos

Artículo anteriorSalta logró un triunfazo en la Bombonerita
Artículo siguienteEstudiantes reaccionó a tiempo y venció a Ferro