Finalmente, tras dos semanas intensas, donde se pasó de la euforia por la salvación a la incertidumbre por la desafiliciación y un sin fin de especulaciones, el tribunal de disciplina de la Asociación de Clubes dio lugar a las apelaciones de Temperley y le redujo la sanción al club de 200 a 90 días de suspensión.
 
Con está determinación queda a criterio de la institución celeste participar o no de la próxima Liga Argentina (ex TNA), puesto que la sanción ya estará cumplida y el club estará a tiempo de poder inscribirse para la temporada 2018/19.
 
También se tuvo en cuenta la apelación expuesta por Hernán Lewin, mostrando todos los videos pertinentes donde se deja sentado que nunca hubo una situación de violencia, sino que los comportamientos sancionados por la AdC, únicamente se cernían a protestas excesivas a la pareja árbitral de turno. Tomando conocimiento de lo expresado en el descargo, la pena para Hernán Lewin se redujo a solo un tercio de lo estipulado en un principio.
 
Entre todo lo malo de la situación de haber tenido que ver lo mejor de la temporada desde afuera, sin la posibilidad de defender lo conseguido deportivamente en la cancha, esta decisión trae un poco de justicia para Temperley, que podrá seguir compitiendo a nivel nacional y si las posibilidades económicas lo permiten, podrá jugar su tercera temporada en la Liga Argentina, algo que por más común se vea ahora, no deja de ser histórico teniendo en cuenta desde donde se viene, consiguiendo cuatro ascensos en seis años desde el 2010.
 
Prensa Temperley
Artículo anterior«Queremos jugar sanos y completos»
Artículo siguiente«Resurgió la actitud ganadora»