Hindú 73-66 Barrio Parque

Todo comenzó con mucha paridad, donde los dos se respetaban demasiado. Hindú con un buen segmento de Moya, Jones y Fernández se mantenía expectante mientras que Kelly y Lauría establecían diferencias en Barrio Parque.

En el segundo los dirigidos por Lotterio aumentaron su intensidad y se escaparon por siete (15-22) pero certeras intervenciones de Jones volvieron a empardar las acciones aunque Marozzi y Rossi en la visita y Romero, Reinaudi y Vieta en el “Bólido Verde” mantuvieron la paridad solo quebrada sobre el final por el “Verde del Sur” para irse ganando por dos al descanso largo.

Lauría y Rossi mantuvieron siempre arriba a los de Lotterio en el tercer cuarto aunque Hindú nunca lo dejó escapar y las diferencias pequeñas, pero diferencias al fin también fueron para los cordobeses.

Así se llegó al último capítulo donde los locales alentados por su público salieron a buscar el partido y jugando con el corazón por momentos lo consiguieron, desconcertando a un adversario que de todos modos se mantenía expectante y en partido. Con gran actitud, dejando todo en la cancha y con su público en las espaldas el “Bólido Verde” sacó una pequeña diferencia de siete promediando el parcial, la que no podía ser descontada por el adversario que siguió luchando hasta el final.

Dos pelotas fundamentales recuperadas por Reinaudi en el final y posteriores conversiones del cordobés en el cesto del rival, le dieron a Hindú la luz para cerrarlo y festejar la primera semi de local. Así ganaron los de Rovner el primer juego ante un durísimo rival y el jueves en Resistencia será la segunda vuelta de una serie que todos decían iba a ser cerrada y no se equivocaron.

Informe: Prensa Hindú


Platense 71-65 Deportivo Norte

Platense comenzó mejor que su rival y logró sacar una diferencia de 20-7. El equipo de Pisani pudo achicar distancias para terminar abajo solo por 11 (24-13).

En el segundo cuarto, ambos estaban imprecisos y poco efectivos en el aro. Sin embargo, el local mantuvo la ventaja que había sacado en el primer parcial y se fue al descanso ganando 37 a 26.

A la vuelta de los vestuarios, el equipo visitante había arrancando mejor, pero Platense se puso nuevamente arriba y sacó una máxima de 15 puntos, para finalmente irse a los últimos diez 56-44.

El final fue para el local por 71 a 65 y de esta manera el Calamar se quedó con el primer punto de la serie de Semifinales de la Conferencia Sur. Ahora se volverán a ver las caras el próximo jueves en Vicente López para disputar el segundo juego.

Informe: Prensa Platense


Estudiantes 84-81 Centro Español

Pasaron dos meses de aquella última vez en que el Bata y el Torito tuvieron frente a frente y si bien corrió mucha agua bajo el puente, la historia tuvo un desarrollo y un final similar. La crónica de aquel partido del 9 de marzo encajaría perfectamente en el relato del jugado este martes porque tuvo muchos puntos de comparación.

Como en aquella noche, cuando Estudiantes pudo ser Estudiantes demostró estar uno o dos escalones por sobre Centro. Porque cuando el local pudo comenzar a pasarse la bola, a encontrar el tiro a pie firme dejó sin respuestas al equipo neuquino. Y si a eso se le suma la intensidad defensiva se explica porque se fue al descanso largo ganado por 20 (48-28).

Pero Centro ha demostrado que no se rinde y volvió renovado. Arrancó el tercer cuarto con un parcial de 7-0, con cinco de Alston que había sumado nueve en los dos primeros parciales. El jugador franquicia de los neuquinos atacaba a Essengue, que cargado de faltas no oponía mucha resistencia. En ataque, el Bata no encontraba el gol y la cabeza comenzó a jugar su partido. El Torito limó la diferencia a doce y Estudiantes parecía haber acusado el golpe.

En el último cuarto, Alston fue una máquina de sumar puntos (12) y llevó a su equipo a ponerse uno abajo (71-70) cuando quedaba medio segmento por jugar. Estudiantes continuaba errático y sumaba pérdidas (11 en el segundo tiempo), pero cuando todo parecía derrumbarse apareció Pato Rodríguez sumando desde la tercera dimensión para sacar cuatro y volver a empezar.

En la posesión siguiente, un doble con punto bonus de Alston volvía a ponerle pimienta al juego. La respuesta fue un triple de Montes, pero nuevamente Khapri se encargó, ahora sí, igualar el marcador (77-77) con 1’30” por jugar.

Faltaba un minuto y el goleador de Plottier tenía la chance de volver a igualar desde la línea de foul, pero falló y en la réplica, Rodríguez volvió a castigar desde los 6.75. El reloj marcaba 44” para el final, el Bata ganaba 82 a 78.

Con la pelota, el reloj y el marcador en su poder, Estudiantes perdió la pelota y le dio una vida más a Plottier. Burgos encaró hacia el aro, recibió la falta de Schoppler en el camino, y anotó dos más el bonus, para estar nuevamente abajo por la mínima.

En la reposición, Rodríguez fue el blanco de la falta. Pato no falló y sentenció la historia desde la línea. El primer juego quedó en casa, pero está claro que habrá que tener un corazón fuerte para atravesar la serie.

Informe: Prensa Estudiantes


Libertad 96-79 Oberá

Un tsunami en un arranque de serie de semifinales. Esa es la única forma en la que se puede calificar al desempeño de Libertad en el lapidario arranque del primer capítulo ante los misioneros que se transformaron en un mero sparring donde reinó un gran desconcierto. Fue tal la desorientación de la formación de Sebastián Torre, que ya habían transcurrido casi 8′ de juego y solo había convertido 7 unidades, soportando en sus espaldas 24 de desventaja. El equipo dirigido por Saborido tuvo una labor impecable en defensa pero también fue eficiente en la ofensiva porque volvió a exhibir un gran volumen de juego colectivo y los actores no fallaron cuando tuvieron que lanzar a pie firme. Un dato no menor: de los tremebundos 31 puntos cosechados en 10′, no se puede destacar un goleador porque la producción estuvo muy distribuida.

Con una ventaja de 19 previo al inicio del segundo capítulo, el interrogante a descubrir era si el dueño de casa se iba a relajar o la visita reaccionaba agresivamente para revertir el mal trago. Nada de eso sucedió. Libertad siguió por la buena senda a pesar de que el rival combinaba defensas, intentando atrapar al hombre con el balón, poniéndole mucha intensidad en toda la cancha o esperando con una defensa zonal muy dinámica. Sin embargo, la grieta se ensanchó a 27, la máxima que llegaron a disfrutar los Tigres cuando iban 2′. Hubo un atisbo de reacción de los misioneros en la última mitad del período que solo les alcanzó para equilibrar el trámite pero la desventaja de 24 (55-31) al término de la primera etapa ya sonaba a sentencia.

En el complemento, el juego ingresó en la senda de la paridad pero entre los aurinegros y los albicelestes la brecha en el resultado siguió siendo inmensa. En el tercer período, hubo 3 minutos de desorientación de Libertad y sin embargo, Oberá se arrimó a irreversibles 18. Fue la única oportunidad que tuvo para soñar. Después todo regresó a la normalidad. La ventaja aurinegra fue de 24 al cierre del tercer capítulo y estuvo en 25 cuando restaba poco menos de 5 minutos para el final. Fue el momento en que Torre, resignado, decidió dejar en cancha una formación de suplentes y Saborido hizo lo mismo con su equipo que terminó festejando una apabullante victoria que suena a insólita en una serie que se supone va a ser muy equilibrada.

Informe: Prensa Libertad

Artículo anteriorHispano festejó en Formosa
Artículo siguienteGolden State irá por Houston en la final