Platense 71-60 Deportivo Viedma

El local sacó la primera diferencia. Se puso 18-10 con gran tarea de Lee en el poste bajo y Pappalardi encendido en el perímetro. Viedma peleó con los grandotes en la pintura y bombas de Knecht y Franco. El primer cuarto fue para el Calamar 24-17.

En el arranque del segundo segmento, Platense sacó 11 (28-17). Viedma se recuperó con un 6-0 (Centeno, Thygesen y Kirkland) para achicar a 5 (31-26), pero después no le salió nada y el local aprovechó: 9-0 para irse al descanso largo arriba por 14 (40-26).

Al regreso del vestuario, Platense estiró a la máxima de 17 (43-26) con una bomba de Lorio. Viedma achicó con una ráfaga de 6-0 de Franco (43-32) y lo cerró bien con Centeno y un triplazo de Knecht para sostener esa diferencia (56-45) antes de la chicharra.

Con un doble de Knecht y un triple de Franco, el equipo rionegrino arrancó con todo el último capítulo y achicó la distancia a un solo dígito (56-50). Pero Eslava, con dos conversiones seguidas, frenó la levantada del visitante y puso 10 de luz (60-50).

Viedma siguió peleando, pero el Calamar se aferró a la diferencia obtenida en el transcurso del partido. El equipo de José Luis Pisani dejó todo en la cancha y luchó hasta la última pelota, como lo hizo toda la temporada.

Pese a la entrega, el Depo no pudo revertir la historia y cerró su participación en la temporada 2017/18 de la Liga Argentina de Básquet.

Informe: Prensa Deportivo Viedma  Foto: Prensa Platense


Estudiantes 95-87 Centro Español

No era un partido más. Una derrota significaba entrar en vacaciones y ningún jugador de los que pisó el Maxigimnasio este viernes tenía eso en la mente. Y se dio el partido que todos fuimos a ver: Estudiantes liderando el marcador y Centro, con la tozudez de un toro, buscando arrebatar el juego.

Estudiantes tuvo un arranque demoledor desde el perímetro con tres triples consecutivos – dos de Montes, uno de Rodríguez – para sacar diez en un abrir y cerrar de ojo. Las bombas abrieron la defensa neuquina y el Bata supo aprovechar la pintura con Essengue, Arese y Gamazo. Centro no tuvo respuestas y el local se fue arriba 31 a 13.

En el segundo parcial, la visita ajustó la marca y el Bata no pudo jugar tan cerca del aro, pero con sus tiradores en llamas (5-10) supo mantenerse arriba en el tanteador. Centro comenzó a provocar grietas en la defensa local apoyándose en su jugador franquicia: Alston, quien de a poco se fue adueñando de la pintura.

Tras el descanso largo, la visita hizo el esfuerzo por limar la diferencia pero se encontró con un sólido Estudiantes que no le dio lugar a la reacción. El Bata respondió cada ataque del Torito y supo mantener la diferencia de 16 puntos.

En el arranque del último cuarto, un parcial de 6-0 puso a Centro en partido y en la memoria colectiva aparecieron los juegos anteriores, donde el Bata ganaba cómodo y terminaba sufriendo. Con 4’30” por jugar, Alston puso a su equipo a seis y ya nada era como antes, cada posesión tenía otro valor.

A falta de 1’ y con el tanteador 87 a 81, Pato Rodríguez recuperó una pelota vital para el sueño de avanzar. Luego con una efectividad del 100% cada vez que le tocó ir a la línea en los segundos finales, Estudiantes pudo cerrar el juego y la serie a su favor. Era a todo o nada, y en Estudiantes no había lugar para la nada.

Informe: Prensa Estudiantes   Foto: Archivo


Hindú 72-76 Barrio Parque

Comenzó mejor el “Bólido Verde” con un rápido 11-3 que luego se transformó en un 15-5 con buenas producciones de Cequeira, Jones y Moya, ante un equipo cordobés que comenzó errático e inseguro por lo que el primer cuarto fue para los locales.

En el segundo, la visita comenzó su mejoría con sus conocidas armas ofensivas, pero favorecido por las pérdidas de Hindú en un partido que se volvió trabado y con mucha marca en todos los sectores. Allí los locales siempre tuvieron respuestas y con una nueva remontada se alejaron a 11 (33-22 con 2’ por jugar) para cerrarlo 12 arriba.

Del descanso largo volvieron mejor los de Rovner con un Jones muy intenso para sacar 15 (49-34 restando 5’40”) bien acompañado por Reinaudi y el Kily Romero. Los cordobeses parecían quebrados pero era una falsa visión porque estaban agazapados y esperando su momento. Al último cuarto Hindú se fue ganando por 6.

La definición llegó en los instantes finales del último cuarto, con un Hindú cada vez más dubitativo y perdiendo increíbles pelotas en ofensivas. Allí Barrio Parque vio que podía ganarlo y fue a buscar el partido. Apareció Rossi con un buena seguidilla para empatarlo en 68 y pasar por primera vez arriba, 70-68 con 3’20” por jugar. Allí el partido cambió de dueño, los locales que habían estado al frente durante gran parte del juego de pronto vieron que todo se le venía abajo ante un rival agrandado, y tuvieron escasas respuestas.

El público de Hindú seguía empujando pero en la cancha las cosas estaban servidas para que festeje Barrio Parque porque anímicamente estaba mejor. Así se llegó al cierre, que fue dramático y hasta pudo ser para cualquiera de los dos, pero la visita tuvo mayor resto físico y anímico para controlar los instantes finales y festejar ante un rival que terminó chocando contra su propia impotencia. En definitiva fue una justa victoria cordobesa que ahora deberá dirimir la conferencia ante Libertad. Para Hindú terminó el torneo con una muy buena campaña, por lo que justificadamente se fue aplaudido por su público.

Informe: Prensa Hindú


 

 

Artículo anteriorSalta Básket trabajó e igualó el playout
Artículo siguienteSusbielles a fondo en UcURadio