Estudiantes 83-75 Platense

En un partido de características totalmente distintas al del lunes, Estudiantes superó 83 a 75 a Platense, por el segundo punto de la serie final de la Conferencia Sur. El Bata se fue al descanso abajo pero supo dar el golpe en el último cuarto y torcerle la mano al Calamar en la segunda mitad del último. Patricio Rodríguez en el local y Pablo Bruna en la visita fueron los jugadores destacados.

Platense tomó nota de cómo le había hecho daño Estudiantes en el primer juego y planteó un partido de defensa dura en el poste y piernas rápidas en el perímetro para no dejar libre a los tiradores de Estudiantes. Además con posesiones largas le impidió al Bata correr en contraataque. Con esos argumentos, fue la visita quien impuso condiciones en el primer cuarto, que llegó a sacar seis de diferencia pero lo terminó ganado por dos (17-19).

En el amanecer del segundo cuarto, un parcial de 8-0 de Estudiantes le permitió no solo pasar al frente sino también encontrar una puerta para llegar al gol; por allí ingresó Gamazo para convertirse en el abanderado de cada ofensiva local. Después de 3’ donde ninguno pudo sumar, un triple de Alejandro Pappalardi a falta de 60” para finalizar el cuarto le dieron la mínima ventaja a la visita.

Tras el descanso largo, el partido continuó siendo de rienda corta donde ninguno de los dos equipos pudo imponer su juego. En el inicio del segmento, Platense pudo hacer una luz en el tanteador (37-43), pero con dos triples de Rodríguez más las apariciones de Essengue, el Bata lo emparejó promediando el chico (47-47). Un parcial de 7-0 lo puso arriba al local, pero Bruna y Eslava se encargaron de poner en tablas nuevamente el juego (57-57); todo estaba por definirse en el último parcial.

En la reposición para darle inicio al cuarto final, Platense perdió la bola y Brocal se lo hizo pagar caro clavando una bomba desde los 6.75. El Bata se ponía arriba pero el Calamar de la mano de Lee se recuperó e igualó las acciones, pero apareció Montes, con cinco puntos consecutivos, para volver a sacar una luz. Nuevamente Lee fue el encargado de arrimar a su equipo e ingresar a los cinco finales con el local ganado 65-64.

Con dos triples consecutivos (Arese y Rodríguez) y una bandeja del capitán albinegro, Estudiantes sacó nueve de diferencia y recién ahí quebró la resistencia del Calamar. Quedaba mucho por jugar (2’35”), pero Platense no tuvo reacción menos aún cuando Schoppler metió un triple para poner 80 a 70 arriba al Bata con 1’ por jugar.

Estudiantes sumó otra victoria en casa, distintas a todas porque tuvo que trabajarla desde otro lugar, sin tener el dominio. Supo transformarse para cambiar el rumbo del juego y viajar a Vicente López con la serie match point.

Informe: Prensa Estudiantes


Libertad 81-78 Barrio Parque

En un partido dramático, Libertad superó 81 a 78 a Barrio Parque de Córdoba. De esta manera se adelantó 2–0 en la serie final de la Conferencia Norte. Bruno Barovero fue el goleador con 27 puntos, pero Nicolás Copello se vistió de héroe con dos triples fundamentales. El sábado a las 21:00 se juega el tercer punto en Córdoba.

Los visitantes fueron los primeros en alejarse en el marcador. Una buena conducción de Jure le permitió tener un goleo repartido, por lo que Barrio Parque se distanció 18–10. Libertad, por su parte, no estuvo cómodo en ataque y se apoyó en su goleador Barovero (8 en ese pasaje) para estar en juego 16-22.

En el arranque del segundo parcial, ya con Augusto Alonso y Andrés Landoni en cancha, los Tigres mostraron otra cara en defensa y con un doble pasado de Eseverri se pusieron al frente 28–26. En ese tramo del juego hubo muchísima paridad, Manuel Alonso tuvo un buen ingreso con cuatro puntos consecutivos, pero Lauría con un triple dejó arriba a los de Lotterio 37–35 al cabo de la primera mitad. En esos 20 minutos, Libertad estuvo errático desde el perímetro y lanzó 1–10 en triples.

El tercer cuarto tendría un protagonista que hasta ese momento estaba ausente en el marcador. Lautaro Rivata metió tres triples en momentos claves del segmento para mantener al frente a los cordobeses. El primero fue en el inicio para sacar 7 de luz (35-42); y luego castigó por duplicado sobre el cierre para ingresar por esa diferencia al último cuarto (55-62). Antes, los de Saborido se habían puesto en ventaja con un muy buen pasaje de Barovero.

El final del partido sería totalmente dramático. Los Tigres tuvieron un arranque furioso e interpusieron un parcial de 20–4 con los aportes de Landoni, Zago y un triple de Eseverri para pasar a ganar inesperadamente 75–66 a falta de poco más de 3 minutos. Sin embargo, Juan Kelly aprovechó una falta antideportiva de Zago (se fue por cinco infracciones) y desde la línea acortó diferencia 75–72.

En ese momento clave de la noche, Nicolás Copello demostró su frialdad para convertir un triple desde 7 metros cuando se terminaba la cuenta de 24 segundos. Pero otra vez Barrio Parque no se rindió, y con templanza logró igualar las acciones mediante un doble de Kelly. Pero el base local se hizo cargo de la decisión final. Copello tomó la pelota y con muchísima sangre fría pero con la mano caliente metió la bomba que hizo estallar el “Hogar de los Tigres”. El intento final de Juan Kelly no fue certero y se desató el festejo.

Informe: Prensa Libertad

Artículo anteriorQuimsa dominó a Instituto y descontó
Artículo siguienteSe presentó oficialmente el Mundial U17