Ante un coliseo Roberto Clemente repleto, la selección de Puerto Rico superó, 84-79, a su contraparte de México en el cierre de la primera ronda en el Grupo C  de los Clasificatorios a la Copa del Mundo.

En la noche del domingo, la primera parte de las ventanas clasificatorias a la Copa del Mundo China 2019 vivió uno de sus partidos más dramáticos con el local sacando la superioridad  del apoyo de su gente.

De esta forma, Puerto Rico terminó segundo en el grupo con foja de 4-2, mientras México concluyó con 3-3. Ambos, junto con los Estados Unidos (5-1), son los clasificados de esta sección a la siguiente etapa de las ventanas que inician en septiembre. Cuba (0-6) fue el eliminado.

Los boricuas lucieron su tiro a distancia con 13 canastos de tres, además de repartir 23 asistencias, con solo seis pérdidas de balón.

«Movimos la bola, defensivamente no nos quitamos. México es un gran equipo. En poco tiempo nos unimos. Nos crecimos a la hora de la verdad. Esto nos pone en mejor posición para clasificar a la Copa del Mundo”, destacó Eddie Casiano, dirigente de Puerto Rico en conferencia de prensa.

 David Huertas y Gian Clavell lideraron el ataque puertorriqueño con 17 puntos cada uno, y se combinaron para nueve de los 13 triples que logró el equipo. José Juan Barea tuvo un doble-doble con 12 puntos y 11 asistencias, mientras que Ramón Clemente agregó 12 unidades.“Es  un momento bien especial. He jugado en la final de la NBA, con Puerto Rico alrededor del mundo, (pero) esta experiencia, esta noche, es bien especial para mí, para nosotros, mi familia. Jugar en Puerto Rico, no hay palabras. Espero que lo podamos hacer de nuevo”, indicó, por su parte, Barea.

No obstante, Gian Clavell tuvo uno de sus mejores juegos desde que puso el uniforme de la selección puertorriqueña y con dos triples seguidos, Puerto Rico recuperó el control, 73-68.

Cruz acercó a los mexicanos, pero entonces Barea comenzó a repartir el juego de Puerto Rico y con dos puentes aéreos a Clemente, puso a gozar a los miles de seguidores presentes, 79-73, con 3:37 de acción.

 La presión que puso la fanaticada fue apoteósica como hacía años no se sentía en el Clemente. Luego de una falta personal pitada, por reacción que no le gustó a uno de los oficiales, el boricua Huertas recibió una falta técnica para el disgusto del público. Entonces, la afición, mientras estaba de pie, comenzó a gritar a todo pulmón y la presión surgió efecto. Entre Juan Toscano, Cruz y Gustavo Ayón fallaron cuatro de cinco tiradas libres, acto que le quitó la respiración a los mexicanos.

“La casa importa demasiado. Pienso que el público estuvo increíble hoy. La afición me sorprendió, estuvo muy intensa. Eso es lo bonito de las ventanas con la oportunidad de jugar en casa y los fanáticos se viven el momento así como nosotros”, subrayó Cruz.

Ayón acercó a México, 81-76, pero en la siguiente jugada, Barea penetró sin oposición con 35 segundos y dejó el juego, 83-76, para la tranquilidad boricua

Cruz consiguió un triple, pero México se quedó corto de su aspiración de tumbar a Puerto Rico en su casa.

Energizado por su público, Puerto Rico inició el partido con Huertas caliente a distancia. Dos triples consecutivos del alero le dio la ventaja a los boricuas, 12-9. Más adelante, Ángel Rodríguez penetró, le sirvió una asistencia a Jorge Bryan Díaz y con otro tiro a distancia de Huertas, el local se despegó, 20-11.

Cruz acercó a México, 23-18, pero doble de Clemente cerró el parcial a favor de Puerto Rico, 25-18.

La puntería de los boricuas continuó en el segundo segmento, además de su agresividad en el lado contrario de la cancha. En jugada defensiva, Ricardo Sánchez pareció darle un golpe a Ayón, quien le reprochó al boricua provocando que la fanaticada se metiera en juego. En la siguiente posesión, Sánchez consiguió una jugada de cuatro puntos por falta de Ayón, lo que provocó un ruido ensordecedor en el coliseo, para colocar a Puerto Rico, 31-26.

El local continuó con su juego alegre. Canastos seguidos de Gian Clavell y Clemente le dieron la mayor ventaja de la mitad a Puerto Rico, 40-29.

México apretó su defensa en la línea de tres y recuperó su ataque. Orlando Méndez anotó para acercar a la visita, 42-36. Los puertorriqueños se llevaron la mitad, 44-39, en parte gracias al lanzar de 7-13 de tres y repartir 13 asistencias.

El visitante reaccionó fuerte en el tercer parcial. Aunque Huertas siguió caliente y despegó al local, 49-43, jugada de tres puntos de Toscano colocó a México por la mínima, 49-48.

Puerto Rico comenzó algo lento el segmento, pero el tiro a distancia se mantuvo. Barea y Gian Clavell quemaron la malla de tres, pero, Gabriel Girón les imitó con un triple de su autoría que dejó el marcador, 62-61, a favor de los puertorriqueños luego de 30 minutos.

La tercera manga fue una muy física por parte de ambos equipos. México parecía en control, pero el marcador no respaldaba ese argumento. Puerto Rico siguió luchando, aunque su ofensiva disminuyó a 18 puntos al cierre del parcial.

Foto y nota: FIBA

Artículo anteriorLeBron James es de los Lakers
Artículo siguiente«Dimos una mala imagen»