Julio Lamas, entrenador de la selección de Japón, habló este mediodía con el equipo de de Uno Contra Uno Radio donde contó su nueva experiencia de estar al frente del combinado asiático, analizó el presente presente deportivo en la clasificación al Mundial de China 2019 y hasta tuvo tiempo para habar de la Liga Nacional, San Lorenzo y la actualidad de los entrenadores argentinos.

Actualidad de la selección y clasificación al Mundial

“Los dos partidos ganados nos clasificaron para la siguiente fase y el partido con Australia ha sido muy esperanzador, fue un impulso y un pensar en que podemos crecer y mejorar. Lo que significa la primera fase entera, estábamos mal antes de estos dos partidos, habíamos perdidos los cuatro. Ahora estamos más o menos, hemos clasificados pero estamos en el quinto puesto en el grupo de seis y clasifican tres y el mejor cuarto. En definitiva, estamos donde tenemos que estar por antecedentes previos, por el nivel que tuvimos. Hemos subido en esta ventana y la idea es seguir progresando”.

“La mejora más grande fueron los dos nuevos jugadores interiores. Porque son buenos y porque era un lugar donde estábamos muy necesitados. Ellos le agregaron al equipo en el gol de dos puntos y en los rebotes. A partir de eso que mejoramos empezó a haber más espacio para los jugadores perimetrales y nuestra anotación subió enormemente. También tuvimos un mes para entrenar por primera vez y el sistema de juego se aprendió mejor. Pasaron una cantidad de cosas positivas y esperamos que podamos continuar en la próxima ventana”.

“Hay un potencial para que el básquet japonés mejores, lo que pasa es que tenés que juntar todas las piezas del rompecabezas porque tampoco sobra. Para subir escalones a nivel internacional no es fácil, nadie te regala nada”.

“Nuestra tarea tiene siempre demanda permanente de resultados positivos. Así como yo dije que pasando de fase solo cumplimos, a mi me encantaría que clasifiquemos para el Mundial. En Japón todos entienden que no es fácil porque hace 28 años que no se clasifican. El último mundial que se clasificaron fue el del 98. No es fácil, pero es el objetivo que quiero que intentemos. Está claro que paralelamente se está construyendo algo para el 2020 y algo para el 2023”.

Nueva modalidad de clasificación

“El punto en contra es que no estén los mejores jugadores en todas las selecciones y que no muestres todo lo que tenés. Los puntos a favor son que todos los países por los puntos en casa, que antes podía pasar diez años que no tenías un partido con tu selección de local. Eso ha traído un contagio enorme en el público. Durante los nueve días que se juegan acá las ventanas, se habla en el mundo entero, las canchas están llenas y si esto la FIBA lo logra convertir a audiencia televisiva y atractivos para los sponsors, puede ser una cosa muy positiva”.

Su acercamiento con la Liga y con San Lorenzo

“La Liga es un lugar de una enorme identificación para mí. Yo me siento hijo de la competencia y parte de ella. San Lorenzo fue un equipo y un proyecto muy especial para mí, por varias razones. Haber estado en el comienzo del proyecto hace que aún ya sin ser parte me importe lo que le pase a ello y me sienta interesado. Entonces un poco extraño, pero el que eligió este proyecto de Japón fui yo. Estoy involucrado con los dos pies y todo el cuerpo adentro de eso”

“Creo que los entrenadores hoy no ocupamos, ni en la ADC ni en la CABB, un lugar importante. En parte porque así lo han decidido los directivos y en parte porque nosotros no supimos defender los espacios que ya teníamos en ADC, ni buscar un espacio en este nuevo esquema de CABB. A partir de ahí vinieron un montón de cosas que varias de las reglas y valores que nosotros teníamos para jerarquizar la profesión se hayan perdido”.

Audio completo de la nota:

Artículo anterior«Están dañando el básquet metropolitano»
Artículo siguienteJonatan Treise será el base de Regatas