Gimnasia LP 90-83 Rivadavia

El equipo de básquet de Gimnasia logró una merecida y valiosa victoria ante Rivadava de Mendoza en el último partido del año por la Liga Argentina de Básquetbol. Fue 90 a 83 ante un rival que venía encumbrado. Gran actuación de Matías Cuello.

Una gran victoria logró Gimnasia en el cierre del año de la Liga Argentina de Básquetbol. Superó en el Polideporitvo «Víctor Nethol» a Rivadavia de Mendoza por 90 a 83, tras un partido cerrado de principio a fin y que tuvo al equipo dirigido por Mauro Tartaglia como el que lideró el juego en la mayor parte de su trámite, aunque debió trabajar hasta la última posesión para cerrar este segundo triunfo consecutivo jugando en casa.

Matías Cuello, con 22 puntos, resultó el jugador más valioso de un equipo que tuvo picos de alto rendimiento también en, como siempre, Leonardo La Bella y en Matías Sesto, muy recuperado tras la lesión. En la visita, uno de sus extranjeros, Chris Wilson, fue su hombre clavecon 25 puntos y 31 de valoración.

Arrancó mejor la visita, merced a ofensivas más elaboradas y con buenas selección de tiros. Fue un primer cuarto donde Gimnasia no encontró fluidez para atacar y se encontró con ofensivas forzadas que o derivaron en malos lanzamientos o en buena defensas por parte de Rivadavia. Por eso, los mendocinos sacaron una ventaja de 17-9 que los mostró como dominadores del partido en ese momento y parecían dar un mensaje de cómo podía ser el desarrollo. Pero los locales tuvieron la virtud de ajustar la defensa y de mejorar la paciencia en ataque para encontrar lanzamientos más certeros. Y el parcial se cerró ya en marco de paridad, con un 19-15 para la visita.

Ya en el segundo cuarto, la defensa mens sana fue más dura, no permitió ni contragolpes ni tiros en libertad, al tiempo que la conducción de La Bella y remolina fue más lúcida, con apariciones muy valiosas de Cuello que empezó a convertirse en figura. Sin embargo, siguió corriendo de atrás hasta faltando cuatro minutos cuando logro emparejar en 28 para luego pasar al frente (30-28) por primera vez en la noche. El Lobo se mantuvo intenso y más cerebral y con goleo repartido (Arca sumó desde el poste bajo) pudo irse al descanso largo con un 40-36 que le permitió creer en sus posibilidades y al mismo tiempo sembró dudas en la visita.

Al regreso de los vestuarios, Gimnasia mantuvo su tesitura. Y con defensa asfixiante sobre Bernardini y Wilson, obligó a tiros menos probables de conversión para empezar a dominar el juego y el marcador. La Bella aportó un par de penetraciones, Cuello mostró su efectividad desde larga distancia y aportó Dickerson desde distintas posiciones. Y se hizo un partido de corridas. El Lobo sacó 8, Rivadavia acortó a uno en una ráfaga, volvió a irse a 7 el local y sobre el final del cuarto, los cuyanos se pusieron otra vez en diferencia de una posesión. El cierre sería para quien mejor manejara la presión.

Y fue Gimnasia, demostrando corazón para jugar y serenidad para definir. La Bella, afectado por una contractura, aportó su clase de a ratos y fue determinante, Cuello siguió intratable y todo Gimnasia defendió para ganar. De arranque se fue a 10 (la máxima de la noche con un 73-63 comandado por el base bahiense y Arca), y el recuperado Sesto fue clave con un par de dobles cruciales con penetraciones que desorientaron a la defensa rival. Rivadavia ya no tuvo la lucidez que había mostrado en el comienzo y no supo vulnerar la cada vez más dura defensa tripera. Y a falta de 2.41, un triple de Cuello pareció sentenciar el partido. Todos lo entendieron así. Gimnasia ya había hecho su tarea. Pero dos triples seguidos más un contragolpe pusieron las cosas 85-80 cuando faltaba 1.14 para el final. Una bandeja de Sesto aportó la tranquilidad necesaria y fue el ex Atenas de La Plata el que cerró el juego con un triple sobre la chicharra que le dio a Gimnasia una victoria muy trabajada, ampliamente merecida y por demás festejada por todo el Polideportivo y sobre todo por los jugadores que empiezan a mirar la temporada con otros ojos, los de la seguridad de que están para más.

Informe: Prensa Gimnasia


Salta Basket 96-81 Deportivo Norte

Salta Basket fue muy superior al conjunto santafesino desde los primeros minutos del encuentro. Antes del choque había incertidumbre de lo que podría pasar en La Linda dado que los de Armstrong llegaron al norte argentino después de vencer a Barrio Parque, el conjunto cordobés que terminó primero en la conferencia Centro Norte. Sin embargo, los dirigidos por Leandro Hriart no anduvieron con vueltas y dejaron sin reacción a Norte.

Uno de los que se lució en la última noche salteña del presente año fue el escolta Federico Mariani, el cordobés anduvo con la mano caliente desde media y larga distancia y rompió defensas con sus habituales y eficaces penetraciones. El artillero llegó a su récord de puntos en la temporada 2018/2019 con 25 unidades en su cuenta personal.

Más allá de la performance individual en Los Infernales volvió a pesar el juego asociado ese capaz de anular a los mejores lanzadores del equipo rival, provocando lanzamientos a destiempo e incómodos en el visitante. La bola deambulo de un extremo al otro para caer en manos sedientas de convertir y pies firmes en la madera salteña en ofensiva, un ataque arrasador sobre todo en el primer tiempo donde Salta fue una verdadera aplanadora.

En la segunda parte y a raíz de la ventaja obtenida el entrenador en jefe del equipo norteño volvió a poner en cancha a los juveniles salteños y jóvenes refuerzos: Mauro Girón, Álvaro Álvarez, Nicolás Álvarez, Lisandro Fernández y el base cordobés Facundo Dellavalle. Una hermosa fiesta se desató en el Delmi en la última presentación del representante salteño en la segunda división del básquet argentino.

Ahora los conducidos por Hiriart tendrán un receso hasta los primeros días de enero para volver y comenzar a preparar lo que será el torneo Súper 4, donde competirán junto a Barrio Parque, Deportivo Viedma y Rocamora. El certamen dará la posibilidad de jugar una finalísima con el campeón de La Liga Argentina desde donde saldrá el boleta a la Liga Sudamericana, nada menos.

Informe: Prensa Salta Basket


Atenas 108-115 Estudiantes

En un durísimo juego, sin poder desarrollar en plenitud su juego y con un rival muy prolijo, Atenas cayó en el Carmelo Trípodi Calá por 115-108 ante Estudiantes de Olavarría y dejó el invicto que tenía desde el comienzo del certamen.

De entrada ninguno de los dos regaló nada. Con fuertes defensa el Bataraz sacó una pequeña ventaja merced a mayor efectividad y concentración, en 3’ ganaba 10-3. Promediando el parcial el juego se tornó impreciso, sobre todo para Atenas que no encontraba el camino y por eso Gelpi pidió tiempo muerto para acomodar las cosas. A la vuelta, el local empezó a jugar interior con Nwogbo y con siete puntos (un triple) paso por primera vez al frente, 13-11. Si bien el trámite se emparejo, Estudiantes mantuvo la intensidad. Atenas respondía con el «tirador» Nwogbo (2-2 en triples), para ganar 20-19. La charla en el banco le vino bien al Griego, que arrancó mal pero cerró el parcial arriba por 23-22.

Atenas vino mejor del primer descanso corto y pudo estirar distancia en el arranque, 25-22, en dos minutos. Peor como el mismo trámite del juego, el local se descuidó y la visita hizo un parcial de 5-0 (25-27). Como en el comienzo del juego, nadie regalaba nada y por largos minutos se fueron prestando el liderazgo. Con juego interior, el Bata tomó ventajas en la última mitad del parcial, 41-35 a 3’30’’ por lo que Gelpi tuvo que parar las acciones. Con Merchant imparable, Estudiantes manejó el cierre del parcial, el Griego no hizo pie y el Griego se fue al descanso largo abajo, 46-40.

Con cinco puntos de Emiliano Agostino, Atenas se puso en juego en el arranque del parcial: 45-46. Pero rápidamente con dos triples, uno de Arese y otro de Mariano García, la visita volvió a tomar distancia, 52-45, con tres minutos de juego. Sin respuesta en la cancha, Gelpi solicitó tiempo muerto, con el Bataraz arriba con otra máxima, 57-48. Impreciso, tomando tiros apresurados, el local ensayo una recuperación. Con Nwogbo y Agostino, que tomó las riendas, el Griego acorto en el cierre del tercero, para cerrar abajo, 64-62.

Con otra actitud defensiva que le permitió correr, el Griego entró al último parcial mejor parado y en un minuto ya había empardado las acciones. El tándem Lavoratornuovo – Agostino – Nwogbo fue fundamental. Pero rápidamente se desconcentró y el Bata lo aprovecho para escaparse por seis, 73-67. Pero volvió a aparecer Agostino para acortar distancia y promediando el cuarto ponerse abajo 76-74. Unos segundos después, Joaquín Gamazo puso pardas en 76. Luego de un minuto sin gol, Ariel Pau puso arriba al local, 78-76, respondió Moya para igual, pero Pau no se quedó atrás con un triple, 81-78 y Pércaz puso 1-2 en libres, para sacar cuatro, 82-78 a dos minutos para el final.

Atenas llegó mejor de la cabeza al final del juego, Agostino no solo anotó sino que a falta de 40’’ le puso una bola interior a Gamazo para estirar 86-82. En la vuelta falta de Nwogbo contra Arese que cambió por gol, 86-86 con 32’’ por jugar. Tiempo muerto de Gelpi. Atenas jugó hasta el final de la posesión, quedo corto Nwogbo y en la réplica Moya lo empardó en 86, para ir al alargue.

En un tiempo extra muy parejo, Laterza abrió el juego a favor de el Griego con un triple para poner 95-93 al local a 1’24’’ del final. Contestó desde la línea Merchant, con dos libres (95-95), pero Agostino penetró para poner 97-94. La perdió Agostino y Merchant volvió a contestar desde la línea 97-96 con 40’’ por jugar. La erró Pau y en la réplica le cometieron falta a Arese que con 12’’ puso pardas en 97, erró el segundo y Moya pescó el rebote para poner arriba a Estudiantes 99-97. Cuando todo parecía perdido para el Griego, Pau lo dejo solo a Lotanna, que la enterró para empardar en 99 y jugar otro alargue.

Con más paciencia, buscando el momento de definir, el Bata fue edificando una ventaja en la segunda mitad del segundo alargue, enfrente Atenas se apresuró y abusó de los tiros de tres puntos. Sintió la ausencia de Agostino y a pesar que dio batalla dejó el invicto en casa luego de 7 jornadas. Gano Estudiantes, 115-108.

Informe: Prensa Atenas


Oberá 68-80 Ameghino

Oberá Tenis Club (OTC) cayó de local en la que fue la última presentación del año, ante Ameghino por 68-80 en un juego que tuvo a Hooper como goleador con 19 en el dueño de casa y Aristimuño con 18 en el cordobés.

El representante misionero en La Liga Argentina, no tuvo un gran juego y se vio superado por Ameghino que hizo un buen planteo, sacó una ventaja y la mantuvo hasta el final para quedarse con el resultado a su favor.

Si bien los dirigidos por Alejandro Kuperman comenzaron mejor, de a poco el equipo de Pablo Castro fue levantando su rendimiento, sacando de órbita a OTC que se cargó de faltas rápidamente, principalmente Hooper, una de sus principales cartas.

Con el empuje de Aristimuño, Abeiro y Readus haciendo valer sus capacidades en la zona pintada, Ameghino llegó a sacar 16 puntos de ventaja promediando el tercer parcial, que fueron lapidarios para el dueño de casa, que si bien con mucha garra acortó la ventaja, no pudo quebrar la paridad de su rival.

Faltando poco más de un minuto, se debió interrumpir el juego por una baja de tensión en el suministro de energía eléctrica, la reanudación fue solamente para completar el juego porque OTC no tuvo más herramientas para dar vuelta el marcador.

Informe: Prensa Oberá


Independiente 80-74 Unión

Independiente BBC de a poco reafirma su poderío en condición de local, luego de una ajustada victoria ante Unión de Santa Fe por 80 a 74, en el comienzo de la segunda fase de la Liga Argentina de Básquet.

El conjunto de calle Salta pudo resolver mejor el cierre del cotejo que los santafesinos a falta de dos minutos y medio cuando el marcador estaba en pardas por 71.

Con efectividad en los tiros libres y el poderío ofensivo de Bruno Ingratta y Joaquín Deck, los de Montenegro se quedaron con el triunfo. Importantes aportes de Kalalo, Mansilla y Martínez, todos superaron la decena de puntos.

Informe: Prensa Independiente


Sportivo América 75-84 Hindú

En el último partido de este 2018 en casa para Sportivo América, el elenco rosarino no pudo continuar con su racha ganadora y cayó derrotado por 84-75 frente a Hindú de Resistencia, partido válido por la segunda fecha de la segunda fase de La Liga Argentina.

El inicio del partido mostró a la visita dominando cerca de la pintura con sus jugadores más altos y en el perímetro con sus efectivos tiradores, lo que le permitió sacar una ventaja máxima del partido de 16 puntos. Hindú se llevó el primer cuarto por 29-18.

Como es su característica, Sportivo américa no bajó los brazos y en base a mucho esfuerzo, alternando la defensa y pasándose la pelota en ataque, logró meterse de lleno en el partido. Aún así, el conjunto chaqueño se fue al descanso largo 48-34 arriba.

En el segundo tiempo, el local arrancó con 6 puntos seguidos que le permitieron soñar con dar vuelta la historia, pero Hindú siempre tuvo una respuesta, especialmente desde los tiros de larga distancia manteniendo siempre el liderazgo. Con el marcador situado en 65-52 a favor de la visita, ambos equipos entraron al último parcial.

El último cuarto marcó la misma tónica, con Sportivo América luchando desde abajo pero Hindú, gracias a su jerarquía individual y los cinco triples anotados en ese periodo, le dieron la victoria al conjunto chaqueño por 84-75.

Informe: Prensa Sportivo América

 

 

Artículo anteriorOmar Cantón: «Mi llegada a Regatas fue muy buena»
Artículo siguienteLibertad superó a Olímpico como local