El Real Madrid superó en un encuentro muy parejo al Bayern Munich de Alemania por 82-72 en la 14º jornada de la Euroliga. Sergio Llull y Anthony Randolph fueron claves con 22 y 19 puntos.

Los argentinos entraron como titulares: Facundo Campazzo aportó 3 puntos (1/3 en triples), 1 asistencia, 2 robos y 4 pérdidas en 25:48 minutos en cancha, mientras que Gabriel Deck sumó 2 puntos en 7:27 minutos.

Con esta victoria, el equipo blanco está segundo en la clasificación con 12 victorias y sólo 2 derrotas, detrás de Fenerbahce con récord 13-1.

Crónica del partido :: Diario Marca

Dos triples de Llull y el acierto de Thompkins, Rudy y Campazzo permitieron a los blancos ampliar la diferencia (29-43, min 19), mientras el Bayern apenas encontraba resquicios en la agresiva defensa madridista. Al descanso (31-46) Llull llevaba más valoración (18) que todo el conjunto alemán (17). El partido parecía encarrilado para los de Laso, y más tras una salida fulgurante en el tercer acto con Taylor y Randolph enchufados (38-56, min 24).

Sin embargo el Bayern, pleno de orgullo, lejos de rendirse, multiplicó su intensidad defensiva y fundió los plomos del Madrid, que entró en la penumbra al ritmo de sus numerosas pérdidas y un ataque perdido en la espesura. Fue como si se les hubiese olvidado jugar al baloncesto y los alemanes, de la mano de Jovic, Dedovic, Radosevic y Koponen- apenas hubo noticias del ex NBA Derrick Williams- le infringieron un parcial de 28-12 que les metió de lleno en el partido (68-70, min 35).

Sin embargo el Madrid no entró en pánico. Un tapón de Tavares, un robo de Campazzo y cinco puntos de Thompkins reanimaron a los blancos (70-77, min 37). El gigante caboverdiano intimidó otros dos ataques de los alemanes, Llull tiró de experiencia para sacar dos tiros libres a un minuto del final (72-79) y Rudy, todo corazón y raza, anotó un triple a 35 segundos del final para cerrar el triunfo madridista que terminó siendo más sufrido de lo que hubiesen imaginado.

Artículo anterior«Hay que ser competitivos desde lo físico y lo mental»
Artículo siguienteCuatro triunfos locales en la Liga Argentina