No se bien porqué, pero siempre que termina un año, llega el momento de hacer un balance. Creo que no tiene una explicación lógica, pero indefectiblemente, ese balance se hace.

Pasamos por cada una de las situaciones que vivimos durante 365 días, en un instante. Cosas buenas y de las otras. Laborales y personales. Individuales y grupales. De todo un poco, como en una feria.

En cuanto al básquetbol, el 2018, estuvo muy marcado, por el retiro de uno de los mejores deportistas argentinos de la historia, Emanuel Ginobili.

El «pibe de 40» dijo basta, y a muchos nos rompió el corazón. Manu fue, sin lugar a dudas, un ejemplo de superación constante, dentro y fuera de la cancha. Con una carrera brillante, con cuatro anillos de NBA, más todo lo que ganó con la Kinder Bologna, sumado a esto, la Medalla de Oro en Atenas, la de Bronce en Beijing , la de Plata en Indianápolis, y mil batallas más con la celeste y blanca, no me hacen dudar ni un segundo que estamos hablando de una estrella a nivel mundial. Te vamos a extrañar Manu, la NBA, sin vos, para nosotros, no es lo mismo.

Otro hecho relevante, y de una magnitud superlativa, fue la clasificación de Argentina, para el Mundial de China de este año. Seguramente, nos mal acostumbramos a que esto suceda, pero realmente fue muy bueno el nivel de juego que mostró la Selección en las últimas ventanas FIBA.

El año que se marchó, mostró a Luis Scola en un gran nivel, siendo el faro del equipo Nacional, y figura indiscutida de la Liga China.

Párrafo aparte para dos figuras de nivel internacional. Por un lado, Facundo Campazzo, y su bestial momento en el básquetbol Europeo. Facu, domina la competencia de una manera impensada. Ha crecido cómo jugador, y cómo líder, tanto en la Selección Argentina, como en el Real Madrid, y hoy por hoy, es el guía de la legión extranjera en la Liga ACB. Impresionante. Y Oveja…Sergio Santos Hernández. Un verdadero lujo en cualquier plantel. Sus equipos juegan bien. Defienden y atacan con un estilo muy marcado, muy sólido. Le llega al jugador, tiene ese manejo de grupo, que lo hacen factor fundamental dentro de cualquier estructura deportiva. ¡Felicitaciones coach, gran año!

También, en el 2018, pasaron los Juegos Olímpicos de la Juventud, en Buenos Aires, dejando para el historial las medallas de Oro en el 3×3 (masculino) y en las volcadas de Fausto Ruesga, más la de Bronce en el Torneo de Triples femenino con Sofía Acevedo. La mala del evento, el sabor amargo de la desaparición física del Secretario General de FIBA, Patrick Bauman.

En el plano nacional, San Lorenzo, confirma que es el dominador de nuestra Liga. Cuestionado, vaya a saber uno porqué, el equipo comandado por Marcelo Tinelli, sigue siendo el más poderoso, más allá de algún resultado negativo en el camino.

Todos hoy, le quieren ganar a los cuervos y eso es un indicador. Sumado a esto, la conquista de la Liga de Las Américas, que pone otra vez, a un equipo Argentino al tope del básquetbol de nuestro continente.

El nivel del juego de nuestra Liga, es bueno, con altibajos, pero bueno. La paridad, sigue siendo un punto positivo, aunque a la larga, «la Liga te pone en tu lugar». En la película del 2018 vamos a encontrar poca gente en las tribunas, algo para mejorar, y un Final Four del Súper 20 en Santiago del Estero que fue perfecta, y que puso a Quimsa, en lo más alto del podio para festejar el título.

Pero lo más preocupante de todo más allá de lo deportivo, es la falta de diálogo, entre la Cabb y la AdC. Así lo manifestó Fabian Borro, en una nota que le hicimos para Uno Contra Uno Radio. Ese es un punto sumamente importante, para el desarrollo de nuestra actividad, ojalá que en este 2019, se pueda mejorar. Es fundamental.

Este 2018, nos dejo también, la satisfacción de saber que el básquetbol femenino va por un buen camino. Quizás un poco lento, pero buen camino al fin. Después de 70 años, se logró ganar el torneo sudamericano de selecciones y nada menos que frente a Brasil. Esa no fue la única alegría de este torneo, ya que Melisa Gretter, fue elegida la jugadora más valiosa del certamen. Ademas de este tremendo logro de nuestras chicas, se volvió a jugar un mundial luego de mucho tiempo.

La continuidad de Cristian Santander, al frente del proceso, junto a su cuerpo técnico, la llegada de la ex-jugadora, Karina Rodriguez, a la CABB, el crecimiento constante de la Liga Nacional Femenina, el tema de que las jugadoras emigren y jueguen en otras liga más importantes, son algunos de los puntos altos a tener en cuenta y seguir desarrollando, para que este crecimiento no se estanque. Pero el balance es altamente positivo.

En este balance de fin de año, también entran la llegada de SIJUBARA, el gremio de los jugadores de básquet y APREBA, entidad que nuclea a los trabajadores de prensa del básquetbol, (algo que nos debíamos hace mucho tiempo). Dos grupos que suman en la organización del básquet profesional argentino.

En lo profesional, orgulloso de haber concretado un viejo proyecto: ¡una radio interactiva de básquetbol las 24 horas! Feliz de haberlo concretado, que exista UCUWeb Radio y de tener un programa todas las mañanas (3X3).

Pero el cierre no sería completo, si dejamos de nombrar a nuestro amigo y compañero de tareas, Mariano Latorre. Lamentablemente, Marian nos dejó a temprana edad. Son de esas injusticias, que no se explican. Que te hacen cuestionar sobre todo lo que uno cree. Pero dicen que así es la vida. Siempre estarás en nuestra memoria y en nuestros corazones.

Se fue el 2018, llegó el 2019. Ojalá que los balances, y los repasos de lo sucedido, sirvan para seguir creciendo. Para eso, es fundamental el diálogo, el debate, el consenso. El crecimiento es de todos, con todos.

Feliz 2019, con salud… porque sin salud no hay nada.

Por Fabián Pérez
Artículo anterior«La salida de Barovero me dolió»
Artículo siguienteAtenas se refuerza con dos extranjeros