Arrancó el 2019 y con él la segunda vuelta de la Euroliga. El Real Madrid se anticipó a los Reyes y regaló a su afición una victoria ante el Maccabi, su decimotercera en la Euroliga. Fue victoria por 91 a 79 con los argentinos en cancha, Facundo Campazzo aportó 11 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias en 20:50 minutos, mientras que Gabriel Deck aportó 4 puntos, 1 rebote y 2 asistencias en 19:53 minutos.

Los blancos, que volvían al Palacio después de dos jornadas, se llevaron uno de los clásicos europeos por excelencia (se han enfrentado en 25 ocasiones, 58 sumando los de Copa de Europa). Un partido marcado por la igualdad, que decidió el campeón de Europa en la segunda parte. Ayón (18 puntos, 9 rebotes y 31 de valoración) y Rudy (13, 5 y 21) fueron los mejores de un equipo que tuvo a seis jugadores en dobles dígitos de anotación. Entre ellos, Llull, que firmó un doble-doble con 11 puntos y 10 asistencias.

Costó cerca de cinco minutos entrar en el partido. Tiempo en el que los visitantes mandaron con un juego mucho más agresivo y con el dúo Caloiaro-Tyus dominando en la pintura y metiendo al Real Madrid en bonus de faltas muy pronto (dos de Tavares). Lejos de desestabilizarles, los blancos, que se sustentaban con un gran Ayón (acabó con 8 puntos y 5 rebotes en el primer cuarto), empezaron a coger ritmo tras la entrada de Rudy Randolph. Pusieron actitud atrás y dieron la vuelta al cuarto inicial con un parcial de 14-6, la mitad del ala-pívot norteamericano (21-19, min. 10).

A tirones
La igualdad se instaló en el segundo cuarto. Ninguno de los dos equipos era capaz de imponer su juego y el marcador cambiaba de dueño con frecuencia. Los triples de Thompkins (3) y la percusión de Ayón cerca del aro permitían cierta iniciativa local. Sin embargo, el Maccabi replicaba con un inspiradísimo Roll, que fue el protagonista en estos minutos con cuatro triples sin fallo y 14 puntos, sumado a su superioridad en el rebote ofensivo. Con empate a 44 se llegó al descanso.

En la reanudación, el Real Madrid comenzó a marcar distancias con unos siete primeros minutos del tercer cuarto espectaculares, donde mostró su mejor nivel en los dos lados de la cancha. Llull fue Llull, anotando (8 puntos) y asistiendo; Campazzo desquició a Wilbekin y se sumó en ataque (7), mientras que Tavares, hasta que salió con cuatro faltas en el 27´, impuso su envergadura ante los pívots israelíes. Un triple de Llull daba la máxima a su equipo con el 64-50 (min. 27). Pero los de Sfairopoulos no perdieron la cara al partido y con un contundente Tyus minimizaron el arreón madridista hasta recortar la desventaja a cuatro puntos arrancado el último cuarto (69-65, min. 31).

El Madrid, firme atrás
La reacción visitante se quedó ahí. No fue a más porque el Real Madrid no perdió la concentración ni la intensidad. Para eso estaba Rudy. Enorme la actuación del alero, sumando en todas las facetas. Su liderazgo marcó el camino de la victoria blanca. Deck Ayón le secundaron en ataque para poner una marcha más con la que descolgó al Maccabi, ya sin recursos para superar la buena defensa madridista. Mención especial para el mexicano, que consiguió 31 de valoración sin hacer mucho ruido. Los blancos estrenan el año con una clara victoria por 12 puntos (91-79, min. 40). En 72 horas, derbi frente a Estudiantes como colofón al día de Reyes.

Crónica Real Madrid

Fotos: Real Madrid