Platense 88-71 Parque Sur

Platense logró una gran victoria este sábado por la noche y sigue siendo el gran líder de la Conferencia Sur. De local en Vicente López, el Calamar derrotó a Parque Sur por un sólido y contundente 88-71, sumando así un nuevo triunfo (lleva 7 al hilo) y fortaleciendo su brillante momento dentro de La Liga Argentina.

Cedric Blossom fue uno de los mayores exponentes del dueño de casa con 24 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias en poco más de 32 minutos (34 de valoración). No obstante, también hay que destacar el partidazo que hizo Lucio Delfino desde la banca, con un fantástico aporte de también 24 unidades en casi 24 minutos (además sumó 3 asistencias y 1 robo).

En Parque Sur lo mejor pasó por Jerónimo Barón, autor de 18 tantos más 4 asistencias. Ezequiel Martínez, con 13, y Nicolás Giménez, con 11, fueron otros destacados dentro del goleo del equipo de René Richard. No obstante, Parque Sur volvió a fallar de visitante y sigue sin poder sumar victorias en la ruta.

El último partido que perdió el Calamar fue el 10 de enero, de visitante en General Roca y contra Del Progreso. Desde entonces sumó festejos frente a Centro Español (82-78), Petrolero (82-76), Antenas (82-67), Rocamora (78-44), Atenas nuevamente (87-77), Depo Viedma (83-72) y Parque Sur esta noche. Tras la victoria de hoy, los conducidos por Alejandro Vázquez pasaron a tener 30 puntos y un registro de 9-1 en esta Segunda Fase.

Informe: Prensa AdC Fotos: Camila Argueso (Prensa CAP)


Central de Ceres 84-80 Oberá

Central sumó un nuevo triunfo y sigue en la pelea grande. Otra victoria trascendental logró el «aurinegro», y por varios motivos la disfruta. Porque sigue arriba en las posiciones, hizo valer aquellas conquistas de su reciente gira por el norte del país y entendió las exigencias del compromiso.

Derrotó a Oberá de Misiones 84-80 y debiendo esforzarse mucho en el desarrollo, a partir de la extensa rotación del rival, su poca fluidez ofensiva y un andar dubitativo en diferentes pasajes. En donde nunca dudó fue, en saber lo que pedía el juego y debía hacer, para ganarlo, y sacarse de encima un examen complicado.

Le costó cada ataque, Vittar con el temor de su contractura a cuestas y no aparecieron las vías de gol habituales. Pero reemplazadas por el goleo de Matías Martínez y Brown, el cual fue respaldado por la actitud, el amor propio y el corazón del todos.

Central ganó el primer segmento por cinco puntos de diferencia (20-15) y perdió los dos restantes. Entonces Oberá entró al último parcial con un score favorable de 54-51 y lo que siguió, resultó cambiante y electrizante.

Una vez más, la defensa y el carácter, fueron fundamentales y con el aliento de su público, que llenó el estadio y se transformó en protagonista, consiguió salir airoso. Volvió a ganar Central, mantiene un largo invicto como local, perdió un solo juego en esa condición y está sentado en la mesa de los grandes de la Conferencia Norte.

Informe: Prensa Central

Artículo anteriorAtenas contrató a Carlos Romano
Artículo siguiente«Apostamos a la defensa»