Villa San Martín 81-69 San Isidro

El juego se iniciaba muy intenso en todas sus líneas, donde cada uno tenía sus armas en ataque y dentro de todo eso Franco Vieta, por los locales, era el que más daño hacía a raíz de su efectividad (12–11), ante un combinado cordobés que no aflojaba y tenía lo suyo; el partido era muy atractivo.

Las acciones eran cada vez más parejas, ambos jugaban muy intenso y eso hacía muy entretenido todo, por lo que el primer cuarto se cerraba con ventaja para los locales por 20 a 19 y toda la expectativa en lo próximo, que sin dudas era muy alentador.

El segundo parcial mantenía la misma sintonía aunque había algunos lapsos que Villa San Martín tenía algunas pequeñas ventajas, pero en general nada cambiaba de lugar (24–21). Recién en la mitad del periodo el “Tricolor” se soltaba un poco de la mano de Sebastián Picton y de alguna manera era lo más reelevante en lo que iba del juego con una dife aceptable (31 – 23).

El cierre de Villa San Martín era el mejor, había una muy buena aparición de Elijah Robinson y eso era más que positivo para el equipo y para el score, que por suerte para los locales lo cerraban de la mejor manera y con ventaja de 42 a 27.

En el tercer acto, las cosas seguían siendo muy intensas, también habladas, pero los locales mantenían la ventaja y eso era lo que lo tranquilizaba (45–35). Pero con el correr de los minutos San Isidro se despertaba, aprovechaba las desconcentraciones del rival y nuevamente volvía a estar en juego, teniendo sus principales vías de gol mucha incidencia en el juego (49–46).

Lo mejor de los locales y por suerte para el equipo era que a pesar de la remontada cordobesa no se desesperaba y sabía jugar, a tal punto que en la última bola y con la chicharra de cierre de periodo a pleno, lograba convertir un triplazo de la mano de Alejo Britos y que cerraba el tercer cuarto con ventaja de 56 a 48.

En el último cuarto el nerviosismo y la intensidad jugaban al máximo, donde Villa San Martín lo manejaba bien y eso lo trasladaba al score mediante buenas apariciones de Sebastián Picton y Elijah Robinson (68–56). Esa paridad donde ambos no tenían diferencia, lentamente era suprimida u opacada por los locales quienes comenzaban a defender mejor y correr bien la cancha y así todo volvía a la normalidad en materia de resultado (73–58).

El final del partido nuevamente equiparaba un poco las cosas, ya que el buen equipo cordobés no se entregaba y eso hacía que el resultado sea incierto; los locales algo bueno que demostraban era que nunca se desesperaba y siempre alguien estaba para calmar las aguas y que todo vuelva a tranquilizarse (78–69).

El final del partido era para Villa San Martín sobre San Isidro de San Francisco por 81 a 69 y la confianza y buen juego del equipo de Gastón Castro continúa creciendo.

Informe: Prensa Villa San Martín


Atenas 80-77 Racing 

Atenas desde el arranque apostó al juego interior y le dio sus frutos, con Gamazo y Nwogbo como líderes en ese rubro y algunas salidas rápidas, el Griego se puso 11 a 6, en cuatro minutos de juego.

Aprovechando la buena defensa que le permitió correr y los espacios que le dio su rival, Atenas pudo mantener el tablero y a falta de 3’ se fue arriba 14-8, pero se distrajo, se apuró en ataque y Racing con cinco puntos de Paredes se acercó a la mínima (14-13), a dos del final lo que exigió el tiempo muerto del Negro Romano.

En el regreso, con Dupuy en cancha, Agostino clavó un triple paralelo al cesto para escaparse de nuevo. Del otro lado contesto O’ Garro para volver a la mínima, 17-16. Así Atenas defendió la última y se quedo con el parcial, 19-16.

Luego de un mal arranque, donde con un triple de Pena García y un doble de Morris, Racing pasó por primera vez al frente 21-19, Atenas reaccionó, Pércaz contestó con un triple y luego una corrida para una conversión de Gamazo con un tiro de bonificación. El Griego no solo recuperó el tablero sino que volvió a estar en juego. En tres minutos, ganaba 28-21.

El trámite se hizo de ida y vuelta, pero con el local al frente. Dos triples de Dupuy, le dieron aire al Griego, 38-30, a falta de dos minutos, pero dos descuidos permitieron que Pena García contestara con sendos triples para acercarse 38-36, a falta de 1’42’’. Dos libres de Pau, una buena defensa, dos dobles de Gamazo y una corrida de Pércaz,  permitieron que el local se vaya al descanso largo arriba, 46-38.

El arranque del tercer parcial fue intenso, con Atenas manejando las acciones pero Racing intentando descontar, de hecho la vía de los tres puntos fue clave para ponerse 47-43 abajo a 7 del final y un minuto más tarde, Barrales con otro tiro de tres y un doble, poner a su equipo arriba, 47-49.

La vuelta de Nwogbo (debió ser atendido por un golpe) le dio juego interior al local, aunque el tramite se cerró. Con un Atenas errático en ataque, Paredes aprovechó y le dio la máxima a su equipo, 64-50, con 3’ por jugar. Atenas, sin recuperar su juego, pudo recortar la diferencia y cerrar abajo por la mínima, 60-59.

Dos conversiones de Gamazo y Pau, le dieron la punta en el marcador al Griego, 64-61, en el arranque del último cuarto. De trámite cerrado, Paredes con un triple puso pardas en 66, a 6’ del final. Una buena y una mala para el Griego, Dupuy desnivelo de tres, 69-67, arriba pero a la vuelta Nwogbo cometió la cuarta promediando el parcial.

Foul y doble en contra de Gamazo para poner arriba al local, 73-71 con 3’ por jugar. Respondió Barrales para empardar. En la vuelta, Agostino dio un mal pase y Ojeda cobró con dos desde la línea para poner a Racing arriba, 75-73. Con 1’13’’ por jugar, Pércaz encaro por el eje y convirtió (con una dura falta en su contra no sancionada) para pasar al frente 76-75. En la réplica de Racing, Atenas defendió bien  pero no pudo definir en ataque.

Recupero Pércaz, le cometieron foul (pero Romano entro a levantarlo y hubo cambio) y Dupuy fue a la línea convirtió los dos para estirar 78 -75, con 29’’ para el cierre. Mal ingreso del balón en ataque para los de Chivilcoy que recupera Nwogbo a quien le cometen foul. Dos de dos en la línea para casi asegurar el resultado (80-75, con una posesión por delante).

Otra vez Racing se equivocó en ataque, el local recupero el balón y coronó una victoria dura y trabajosa, por 80-77, más teniendo en cuenta la ausencia de Lavoratornuovo y Laterza.

Informe: Prensa Atenas


Tiro Federal 60-62 Barrio Parque

Un comienzo de partido intenso, no muy preciso y pocos puntos de ambos equipos. Barrio Parque lideró desde el comienzo el partido, con la conducción de un efectivo Guerra y los lanzamientos de tres puntos que fueron claves, pero sobre el cierre a los 2:00 Tiro pasó al frente 15-12,  y la visita no pudo controlarlo y cerró con ventaja a su favor 20-14.

En el segundo cuarto, Tiro salió a sacar la máxima del juego 26-19 a los 8:15, pero Barrio Parque movía el banco y apostaba a tiros de tres puntos que no entraron. Por su parte los locales apostaban a un juego activo de Strack y Oprandi que le aportaron al equipo y al tablero. A pesar de la buena actuación y tiros claves de Chiera, Parque se fue al descanso cayendo 39 32.

Barrio Parque salió con otra cara al tercer chico con un defensa más ordenada y con tiros en el poste bajo. Pero el local no perdonaba, los triples repartidos, el manejo de la pelota y rebotes claros hicieron bloquear nuevamente el juego propuesto por los cordobeses. De este modo “El Verde” cerró otra vez abajo 50- 47.

El último cuarto, Parque buscó la oportunidad de la mano de Guerra, que con un triple hizo que el equipo igualara en 50 puntos a los 8:10. En la última mitad del juego, la ida y vuelta fue pareja. Pero sobre los últimos segundos del final, Barrio Parque defendió mejor y se llevó el juego por 60- 62. El próximo partido será mañana a las 21:30 horas frente a Central Ceres de Santa Fe en condición de visitante.

Informe: Prensa Barrio Parque

 

Artículo anteriorFermín Thygesen fichó en Ameghino
Artículo siguienteBrasil cumplió su objetivo y clasificó al Mundial