Tras su pólemica salida del Fiat Torino, Carlos Delfino jugará lo que resta de la temporada en la Serie A2 de Italia tras cerrar un acuerdo con el Fortitudo Bologna, en el que será su segundo paso por el equipo.

La experiencia anterior para el argentino en Bologna fue entre el 2002 y 2004, donde llegó a disputar una final de Euroliga, además de dos finales por el Scudetto. Ahora vuelve con la intención de concretar el ascenso, ya que el Fortitudo se encuentra primero en su grupo cuando restan siete fecha de fase regular.

De esta manera, el campeón olímpico en 2004 volverá al ruedo tras la mala experiencia que tuvo en Torino, con la posibilidad de concretar una nueva temporada y en busca del ascenso del Fortitudo Bologna.

Artículo anterior«Por Magnano me saco el sombrero»
Artículo siguienteGarino: «Me planteé volver a casa y dejar el básquet»