Rocamora 77-81 La Unió de Colón

La Unión de Colón derrotó este jueves 77-81 a Tomás de Rocamora por una nueva fecha de la Conferencia Sur en la Liga Argentina de Básquetbol. El partido fue mayormente parejo pero el elenco visitante hizo mejor las cosas y tuvo en el extranjero Trevon Young a una figura descollante, autor de 40 puntos y 11 rebotes. En el equipo uruguayense se destacó Manuel Olocco con 19 unidades y 7 tableros.

El partido nunca le calzó cómodo al equipo de Juan Varas, desde el inicio mismo La Unión se encargó de nublarle los caminos al gol y por eso fueron palo y palo desde el comienzo hasta que el primer cuarto quedó 18-19. Ya Trevon Young asomaba como el mejor de la visita y en el dueño de casa fueron valiosos los arranques de Justo Catalín y Dominique Shaw.

En el segundo cuarto fueron intercalando aciertos y errores de uno y otro lado. Marcelo Macías utilizó un minuto rápido cuando Rocamora quiso mostrarse mejor y más tarde fue Varas el que lo pidió porque su equipo no estaba bien en cancha. Ahí el tablero estaba 30-30 y después el local consiguió lastimar a través de Olocco para ponerse 39-34 aunque el cierre del primer tiempo indicó 39-37.

Rocamora nunca pudo despegarse y tampoco pudo controlar el goleo de Young, quien se fue a los vestuarios con 18 puntos en su haber. El foráneo visitante siguió haciendo de las suyas en el inicio del tercer tiempo hasta que Facundo Gago puso a Rocamora 48-47 con un triple. Pero fue eso y nada más para el dueño de casa porque después volvió a caer en las imprecisiones. Estuvo siete abajo en el parcial aunque se las arregló para quedar 59-60.

Arrancó el último cuarto y si bien la paridad seguía latente Young se encargó de anotar él solo 10 puntos seguidos; llamativamente nadie en Rocamora pudo frenarlo, ni siquiera los cambios de marca. Franco Benítez, quien jugó poco en el primer tiempo porque tenía tres faltas, se acopló muy bien a Young y juntos mantuvieron a su equipo arriba. En esta parte del juego La Unión logró alejarse dos veces a seis puntos pero a tres del final un doble y falta facturada por Olocco dejó el tablero 72-72.

Pareció que era el impulso que necesitaba Rocamora para ganar el juego y cuando, inesperadamente, Young perdió la bola al local le quedó la siguiente ofensiva para pasar al frente. Sin embargo no la pudo aprovechar y después lo pagó caro. Young facturó dos veces y más tarde Gómez Etchechurre clavó un triple que pareció sellar la historia (74-79).

Quedaba menos de un minuto por jugar, Young volvió a notar pero Gaído se animó con un triple que trajo suspenso (77-80) y encima en la reposición le pelota se fue rozando en Young antes de salir. Mientras todo el estadio quiso festejar el árbitro Corradini dio la pelota para la visita ante el reclamo de la mayoría de los presentes y vecinos del barrio.

Desde afuera se vio claramente que la pelota tocó en la figura de la noche antes de salir por un costado pero ni siquiera viendo la reiteración en video el árbitro Jorge Chávez despejó la duda. La pelota fue para La Unión y tras recibir la falta Franco Benítez anotó uno de los dos libres para sentenciar la historia.

Más allá de esta polémica acción en los últimos 15 segundos La Unión fue un justo ganador porque sin ser brillante se exhibió como el mejor de los dos, jugó un básquet sencillo, defendió bien y aprovechó la extraordinaria faena Young para quedarse con la victoria. A Rocamora, en cambio, le quedó la sensación amarga de la derrota y no poder reencontrarse con ese juego que lo llevó a ser uno de los mejores en la Primera Fase.

Informe: Prensa Rocamora


San Isidro 71-83 Central de Ceres

San Isidro no pudo con Central Argentino. Los halcones rojos no tuvieron la mejor noche y cayeron ante el equipo de Ceres por 83-71. El equipo de Sebastián Torre perdió por primera vez en la temporada jugando en San Francisco.

Lo que no había pasado nunca hasta aquí en la actual temporada de la Liga Argentina de basquetbol, pasó este jueves por la noche en el Severo Robledo. Y es que San Isidro no pudo con Central Argentino de Ceres y dejó su invicto de local tras perder por 83 – 71.

Lo cierto es que San Isidro volvió a demostrar falencias en ambos lados de la madera: fue muy endeble en defensa y perdió ante una ofensiva inteligente, con buen movimiento y distribución de goleo; y erro demasiado en el aro rival cediendo siempre ante el planteo defensivo rival.

Los halcones rojos que debieron correr siempre de atrás a su rival y perdieron los tres primeros cuartos del encuentro, lograron igualar el tanteador en el inicio del segmento decisivo, pero de nuevo volvieron a pecar de más en el sector defensivo e ineficientes en ataque y el rival volvió a separarse en el tablero para con capacidad y dureza, mantenerse arriba de San Isidro hasta la chicharra final.

Informe: Prensa San Isidro


Atenas 68-58 Rivadavia

A partir de una buena defensa, sobre todo en el arranque del último parcial, paciencia en ataque y mucho juego colectivo, Atenas le ganó Rivadavia (Mendoza), 68-58. Claves fueron las actuaciones de Martín Pércaz en la conducción y el juego interior de Lotanna Nwogbo y Joaquín Gamazo

El juego arranco errático para ambos equipos, de hecho el primer doble llego de la mano de Joaquín Gamazo, a casi dos minutos de juego. Atenas podía controlar el ataque mendocino pero no capitalizaba en el propio, de todas maneras promediando el parcial mandaba 7-4.

En la segunda mitad del parcial, el local pudo mejorar el ataque para escaparse 14-8, con casi tres por jugar. Pero el juego se cerro, Atenas no pudo mantener el ritmo, Rivadavia lo empato en 14 con 25’’ para el final pero una habilitación de Pércaz a Gamazo que cambio por gol le dio ventaja al local 16-14 en el cierre lo empardo Grenni para llegar igualados en 16, al final del primer cuarto.

Un triple de Arancibia y otro de Matías Bernardini, en la vuelta al juego le dio ventaja a los mendocinos, 24-18, en los primeros minutos del cuarto. Pero Atenas ajusto a tiempo, jugó mejor ofensiva y recupero el tablero, 24-26, en cuatro de juego, de la mano de Emiliano Agostino. Pero otra vez respondió Arancibia, de tres, para pasar por la mínima, 27-26. A partir de allí el juego se hizo impreciso, con poco goleo y en ese panorama, Rivadavia fue más efectivo y se fue arriba al descanso largo 34-33.

Con siete puntos consecutivos de Lotanna Nwogbo, Atenas arranco arriba el tercer parcial 40-34. Pero el juego decayó, otra vez la falta de efectividad se hizo presente, eso beneficiaba a Atenas para sacar ventajas, 44-36, promediando el parcial.

Atenas se secó y en dos minutos, Rivadavia acortó 44-42. Pero apareció Pau y con dos libres estiró la ventaja a cuatro, con 3’22’ por jugar. Otra vez el trámite se hizo cerrado e impreciso, pero esta vez el Griego supo capitalizar el cierre del parcial para irse al último descanso corto, arriba 54-48.

Luego de dos minutos sin convertir, Pupi Pércaz con un triple y un doble, abrió la cuenta par el Griego y saco una máxima, 59-48. La férrea defensa y la paciencia en ataque le dieron un buen pasaje al local para seguir sacando ventajas, 63-48, con 5 por jugar.

Informe: Prensa Atenas

Artículo anteriorLa palabra de los entrenadores de La Liga
Artículo siguiente¡Impresionante! Los 58 de Harden ante el Heat