Oberá 85-79 San Isidro

Oberá Tenis Club (OTC) consiguió un importante triunfo ante un rival complicado que no bajó los brazos hasta el final. Pero el dueño de casa tuvo un mejor cierre que le permitió dar vuelta el resultado y seguir sumando en la confianza del equipo.

El juego comenzó adverso para el Celeste, porque el rival estaba muy efectivo e intenso, de la mano de Rodríguez y Correa marcaban los tiempos del ataque, sumado al aporte desde la banca de Uranga. En tanto que los de Kuperman no encontraban el rendimiento deseado, pero de todas maneras no dejaban que los santafecinos se alejaran demasiado en el goleo. El marcador indicó 21-23 y 37-46 (17-23) en el final del primer tiempo.

Luego del descanso largo, OTC cambió el chip, salió con otra actitud, acortó rápidamente la diferencia y se puso a la par de Unión, que en contrapartida estaba errático hasta con lanzamientos cómodos e incluso tomando segundas oportunidades.

La clave estuvo en el tercer parcial que fue ganado 28-17 por OTC gracias al juego en conjunto, la obtención de rebotes con Fabio, el goleo de Pitu Schoppler y Maxi Martin, además de la siempre importante presencia de Hooper en la zona pintada.

De a poco el Celeste fue imponiendo su juego, la conducción del juvenil Taiel Gómez Quinteros fue importante, también sumando puntos en momentos claves. El equipo tuvo un buen funcionamiento, supo reaccionar a tiempo y aguantar los ataques de Unión que sobre el final intentó arremeter, pero OTC se quedó con la victoria por 85-79.

Informe: Prensa Oberá


Central de Ceres 109-91 Deportivo Norte

Los del sur de la provincia exigieron siempre y sus cualidades individuales están puestas de manifiesto claramente. Pero se encontró con Central, quien continúa su marcha impactante y exitosa, desde los números y el juego.

Mentalmente sigue siendo una formación en ascenso y su producción no parece tener techo, por ello, ya nadie se sorprende por su posición entre los mejores de la Conferencia Norte. Los dirigidos por Lancellotti manejan con seguridades llamativas los distintos momentos del partido, sabiendo los tiempos y los espacios que deben ejecutar. Un equipo muy regular, con rotaciones constantes y sin perder nunca la concentración en lo que pide cada acción dentro del rectángulo.

Ya ganaba el primer segmento por diez puntos (31-21) y logró estirar a once la diferencia al cierre del primer tiempo. El «aurinegro» supo siempre de las capacidades de su rival y por tal motivo, sus convicciones no decayeron. Siguió defendiendo, lo obligó a Norte Armstrong a utilizar el perímetro como vía de gol, porque cerca de los acrílicos, nada podían cristalizar.

Un gran juego de Tirrel Brown, 25 puntos, intenso, concentrado permanentemente y hasta tomándose un largo tiempo de descanso. El resto sobresalió en los pasajes que el desarrollo pedía y de esa manera construyó otro triunfo contundente y brillante.

Informe: Prensa Central de Ceres

Artículo anteriorCampazzo y Deck le ganaron a Laprovittola y Delía
Artículo siguienteObras y Rocamora comenzaron con el pie derecho