CLIPPERS 135-131 WARRIORS

Cuando parecía que Golden State iba a poner anoche la serie 2-0, ganando el segundo encuentro en el Oracle Arena, los Clippers de Doc Rivers tuvieron un increíble resurgir y se llevaron el partido por 135-131 para igualar las acciones en el global, tras haber estado abajo en el marcador por 31 puntos en el tercer cuarto (94-63 restando 7 minutos del capítulo). Serie 1-1, y a empezar de nuevo.

El hecho extraño inicial se dio en el primer capítulo, cuando DeMarcus Cousins tuvo que salir del rectángulo a causa de un dolor en su cuádriceps izquierdo, el cual no le permitió volver al partido, aunque su equipo no lo necesitó para pasar por encima a su rival hasta las charlas en vestuarios.

El otro hecho extraño ocurrió desde la mitad del tercer período, cuando Los Angeles cambió su cara, comenzó a jugar diferente, y empezó a limar la ventaja que tenía su rival, paso a paso, defendiendo como si fuera la final del mundo. Que en definitiva se podría decir que así fue.

Ya en el último período, que fue para el infarto, y gracias a una bomba desde la tercera dimensión lanzada por Landry Shamet, cuando faltaban 17 segundos para el desenlace final, los Clippers se pusieron arriba 133-131 (luego Harrell convirtió dos libres más), para ganar el chico 41-23, borrar a los Warriors del mapa y llevarse un partido más que decisivo de cara a lo que se viene.

El mejor del encuentro fue Lou Williams, que entró desde el banco y aportó 36 puntos y 11 asistencias, escoltado por Montrezl Harrel con 25+10 REB, y Danilo Gallinari con 24. En GSW, no fueron suficientes los 29 de Curry, los 21 de Durant y los 19 de Kevon Looney.

La serie continuará el jueves 18 y domingo 21, ambos en el Staples Center, con los locales soñando en grande, y por qué no, con dar el batacazo y ganarle al favorito.

Con este triple lo ganó Los Ángeles

El cambio de mentalidad de los Clippers se dio en el tercer cuarto

La lesión de DeMarcus Cousins

Los 36 de Williams

NETS 123-145 76ERS

Philadelphia puso las cosas en su lugar: se levantó del traspié sufrido el sábado, y le devolvió la gentileza a Brooklyn con un 145-123 demoledor en el segundo punto de la serie de la primera ronda de los Playoffs. Si bien durante los 24 minutos iniciales el juego fue muy parejo (65-64 en el descanso largo, a favor de los locales), el tercer capítulo fue el mejor momento de la noche en el Wells Fargo Center.

Es que ese chico culminó 51-23 para los Sixers, que establecieron su máxima de puntos en un período en toda la temporada, e igualaron el récord de la franquicia de anotaciones en un cuarto en la postemporada. El electrónico mostró 116-87 al finalizar esos 12 minutos, y el último período estuvo de más, ya que a pesar de que Brooklyn lo ganó 36-29, la historia ya estaba liquidada desde hacía rato.

Embiid volvió a ser Embiid, y se alzó como el máximo goleador del encuentro, con 23+10 REB, que además estuvo muy bien escoltado por Tobias Harris (19), Ben Simmons, con triple-doble (18+10REB+12AST), Redick (17), Marjanovic (16) y Mike Scott (15). En los Nets, los más destacados fueron Spencer Dinwiddie, con 19 unidades en su planilla, y D’Angelo Russell, con 16.

Los 76ers dieron una fuerte muestra de carácter, y aclararon que los que disputaron el partido del sábado no se acercaban ni un poco al plantel que pueden llegar a ser, como sí lo hicieron hoy. Fue borrón y cuenta nueva para igualar la serie y volver a empezar, aunque el escenario en los próximos encuentros será distinto: deberán viajar a Brooklyn, donde jugarán jueves y sábado, para volver a Philadelphia el 23.

Partidazo de Embiid

Hoy siguen los Playoffs:

  • (0) Orlando en Toronto(1)
  • (1) San Antonio en Denver (0)
  • (0) Oklahoma City en Portland (1)