La preselección original de Gregg Popovich ha desaparecido casi por completo: las numerosas bajas de la selección de Estados Unidos para el Mundial de China 2019 se hicieron sentir con nombres muy importantes como el de James Harden o Anthony Davis, que priorizaron su nueva temporada NBA.

Una de esas bajas es la de CJ McCollum. El escolta de los Portland Trail Blazers declaró en un Podcast de Adrian Wojnarowski que decidió poner por delante su bienestar, el de su franquicia y el de su familia. 

Sin embargo, eso no fue todo: el jugador expresó por qué cree que sus compañeros de selección pudieron declinar la convocatoria y soltó una frase fuerte: “¿Por qué ir y ser potencialmente la cara de un equipo perdedor?”, y explicó: “Además de eso, por la carga de trabajo. Si todos jugamos unos 20 o 25 minutos cada uno, la carga es menor, se van dando resultados abultados y vas avanzando en el torneo. Pero muchos jugadores no juegan, entonces tus minutos quizás aumentan, tu responsabilidad también y eso afecta a tu verano, lo que lleva a que en marzo estés agotado”.

Para concluir, McCollum profundizó: “Después del parate del All-Star Game, el cuerpo empieza a pasar factura, estas millas extras en el verano hacen que la temporada empiece cada vez más cerca, y no quiero dar vueltas por Australia o China y volver y tener que ponerme a punto para la temporada, cuando puedo estar planificando mi trabajo, tomándome mis tiempos y los descansos que necesito en el momento justo”.

Es cierto que, con el contexto y la explicación, quizás lo que disparó haya cobrado otro sentido, pero la frase inicial sonó fuerte y puede aportar al debate: ¿Estados Unidos sigue siendo imbatible?

Artículo anteriorLas Gigantes dejaron todo pero no pudieron con Estados Unidos
Artículo siguiente«Queremos la dorada»