Argentina logró una buena victoria ante Rusia por 85-64 en otro juego preparatorio de cara al Mundial de China. Fue interesante la producción del equipo de Sergio Hernández que mejoró la defensa y tuvo variantes ofensivas ante un rival con el cual se enfrentará en el tercer partido del torneo principal. La mala noticia fue la lesión que sufrió Facundo Campazzo en su tobillo derecho.

Fue bueno el arranque de Argentina con la misma formación inicial de los últimos juegos (Campazzo, Brussino, Garino, Scola y Delía). El equipo de Sergio Hernández entró más firme en defensa, elevó la intensidad en la primera línea y pudo correr de la mano de Campazzo para cerrar el primer cuarto 18-8. En el segundo se mantuvo la dinámica del inicio y se sumó la muy buena entrada de Gabriel Deck (11 puntos en ese parcial y 17 en total) para que Argentina se vaya al vestuario 39-28.

El segundo tiempo arrancó con varios jugadores argentinos que no habían visto acción (Gallizzi, Fjellerup, Vildoza), rotó el plantel el banco nacional y las ventajas se mantuvieron. Fue bueno el aporte de Gallizzi cerca del aro pero aparecieron algunos triples de Rusia que achicó a 7 las diferencias que habían llegado a ser de 17 (48-31). La mala de este tramo tuvo que ver con la lesión que sufrió Facundo Campazzo, que penetró, pisó a un jugador rival y sufrió un esguince de tobillo derecho. Tuvo que ser reemplazado y no volvió al juego. En el cierre del parcial, Laprovittola sumó de tres (no fue bueno el porcentaje en triples) y entraron al último 59-48.

En el inicio del cuarto final, Rusia atacó el rebote ofensivo, jugó con intensidad y achicó diferencias (61-54). Sin embargo, con la conducción de Luka Vildoza y las apariciones de Nicolás Brussino y Laprovittola, Argentina volvió a sacar distancias importantes (73-54). Los dos equipos bajaron ya la intensidad en el tramo de cierre, cuidaron físico para llegar al score de final con triunfo del albiceleste.

Nota: ucuweb
Foto: CABB

Artículo anterior¡Volvé a ver UCU TV del sábado 24 de agosto!
Artículo siguiente«Fuimos prácticos y contundentes»