Cuatro juegos se disputaron en la noche del domingo y dos de ellos fueron ganados por los equipos que en la previa llegaban como los más débiles. Estudiantes y Deportivo Viedma abrieron la segunda fase como la terminaron, liderando, Rivadavia venció al ganador de la división Noroeste y Petrolero bajó a uno de los escoltas del Sur.

Estudiantes tuvo un buen segundo tiempo en Olavarría y dio vuelta la historia ante Ciclista para vencerlo por 80 a 74. El interno Ignacio Galardo tuvo una gran noche y sumó 22 puntos y 10 rebotes. En el conjunto de Junín, Kieston Standfield fue el mejor con 15 tantos y 6 rebotes.

El otro líder que tiene la conferencia Sur, Deportivo Viedma, también ganó, fue por 98 a 89 a Parque Sur como local. Kenneth Jones se lució para el conjunto rionegrino con 27 unidades y 9 rebotes, mientras que para el elenco entrerriano el que más aportó fue Patrick Smith (18 tantos y 9 rebotes).

La primera sorpresa de la noche vino de la mano de Petrolero, que como local le ganó a Central Entrerriano por 79 a 75. Máximo Vélez fue el destacado para el conjunto neuquino con 17 puntos, mientras que en la visita el rendimiento más alto vino de parte de Gastón Córdoba, que anotó 20 tantos y bajó 5 rebotes.

La otra sorpresa la dio Rivadavia de Mendoza, el último de la tabla, al vencer a Barrio Parque, el líder, por 75 a 73. Latraius Mosley se cargó el equipo al hombro y sumó a la planilla 21 unidades y 9 rebotes. Por el lado del equipo cordobés, Santiago Ferreyra terminó la noche con 16 puntos y 9 rebotes.

La noche del lunes tendrá cinco partidos y la acción comenzará a las 21h con Quilmes recibiendo a Rocamora. A las 21:30h se disputarán los otros cuatro encuentros: Deportivo Norte recibirá a San Isidro, Oberá será local frente a Villa San Martín, Independiente de Santiago del Estero visitará a Central de Ceres y Parque Sur cerrará la noche en Carmen de Patagones ante Atenas.

Foto: prensa Deportivo Viedma.

Artículo anteriorQuimsa tuvo más resto para derrotar a Platense de visitante
Artículo siguienteDeck llegó a los 100 juegos en el Madrid y fue figura otra vez